El Plan Canario de Formación del profesorado no universitario de la Consejería de Educación y Universidades constituye el instrumento de planificación de la formación permanente del profesorado.

Actualmente este plan tiene carácter bienal y prevé una oferta amplia y diversificada de actividades, que garantiza al profesorado la posibilidad de mejorar su preparación y de actualizarse en las materias que son relevantes para su tarea educadora. De esta forma, se pretende contribuir, desde la formación y el desarrollo profesional docente, a la consecución de los objetivos trazados en el marco del Plan global para la universalización del éxito escolar de la Comunidad Autónoma Canaria. Esto es, la mejora tanto de la calidad educativa como de la tasa de éxito escolar y la reducción del abandono escolar.

La detección de las necesidades y demandas reales tanto del profesorado como de los centros educativos ha constituido un elemento esencial en este plan.

Bajo estas premisas, la red de centros del profesorado (en adelante CEP), repartidos por todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias, juega un papel esencial al contar en su organización con un Consejo General formado por las personas coordinadoras de la formación de los centros educativos adscritos. Esto permite la atención a las necesidades particulares de cada centro y de los diferentes colectivos del profesorado, desde un modelo de asesoramiento cuyo último fin es la mejora de las competencias profesionales docentes.

Por otro lado, la Consejería de Educación y Universidades a través de procedimientos sistemáticos de encuestas en línea dirigidas al profesorado, recopila y procesa la información obtenida con la finalidad de tener una visión global y sistémica de sus necesidades. No en vano, en la memoria del curso escolar 2012-2013 [1] participaron más de 4.200 docentes.

Por último, la Consejería cuenta con un órgano consultivo de participación denominado “Comisión Canaria de Formación del Profesorado”, que interviene asesorando y supervisando la planificación de la formación del profesorado en el ámbito de la Comunidad Autónoma Canaria. Entre sus funciones está la de conocer los planes para la formación del profesorado, una vez elaborados por la Administración educativa, con el fin de verificar su adecuación a los criterios y líneas definidas, así como de realizar su seguimiento y valoración.

El Plan Canario de Formación del profesorado para el curso escolar 2013‐2015 se estructura en torno a cuatro principios generales: la escuela inclusiva, considerada desde una perspectiva globalizada de atención a la diversidad; el liderazgo pedagógico, como motor de las organizaciones escolares; el trabajo colaborativo de las comunidades educativas y la formación permanente del profesorado, basada en los proyectos de innovación e investigación.

El Plan establece una serie de líneas estratégicas refrendadas por la Comisión Canaria de Formación que definen los centros de interés y los hilos conductores de la formación del profesorado para adaptar las actividades de enseñanza-aprendizaje a los tiempos actuales. Estas líneas son: las competencias básicas y la programación didáctica; la atención a la diversidad; la organización escolar y la cultura participativa; la formación en el uso de las TIC; el programa formativo: hablar otra lengua; la mejora de la convivencia y del clima escolar; y la formación profesional, la educación de adultos y las enseñanzas artísticas.

Por otro lado, concreta una serie de programas formativos específicos que por su temática o bien por el colectivo al que van dirigidos, requieren de una consideración especial, dadas sus funciones de liderazgo y relevancia pedagógica, como es el caso de los equipos directivos y los servicios de apoyo a la escuela o el profesorado tutor entre otros.

Desde un punto de vista pedagógico, la formación se dinamizará en torno al proyecto ProIDEAC (Pro Integrar Diseño + Evaluación > Aprendizaje Competencial) con la intención de consolidar y promover un modelo de educación inclusivo y sostenible, que implique el logro de las competencias básicas para todo el alumnado y que parta del trabajo colegiado de la comunidad docente.

Se seguirá apostando decididamente por la formación en centros al entender que contribuya a la creación de dinámicas que cambian y transforman la “cultura del centro”.

Además, cabe destacar la importancia que el Plan Canario de Formación del profesorado da a los procesos de acreditaciones profesionales docentes, que mediante programas formativos específicos y tras una evaluación competencial del desempeño, pretenden contribuir a la mejora de la calidad de los centros escolares mediante el ejercicio eficaz de una serie de funciones docentes relacionadas con temas esenciales en la escuela, como la mejora de la convivencia, la integración de las TIC o el impulso de la igualdad real de oportunidades entre mujeres y hombres, entre otras.

Mencionar por último que el Plan se ofrece como un documento en línea en constante actualización con el fin de reflejar los cambios continuos en los elementos que articula. De esta forma, la comunidad docente podrá acceder a toda su información e incluso tendrá la posibilidad de inscribirse en aquellas actividades que estén disponibles en cada momento, realizando la selección tanto por líneas de acción como por programas formativos.