Los objetivos del Plan Canario de Formación se basan en el estudio de las líneas estratégicas de la política educativa en el ámbito canario, estatal y europeo, así como de las necesidades del alumnado y de las competencias profesionales del profesorado y sus demandas.

Para el bienio 2013-2015 se han establecido las siguientes prioridades:

  1. Dinamizar y vertebrar la formación en el marco del proyecto ProIDEAC, promoviendo y consolidando un modelo de educación que sea inclusivo y sostenible, dentro del marco del Plan Global para la Universalización del Éxito Escolar, que implique el logro de las competencias básicas para todo el alumnado y que parta del trabajo colegiado de la comunidad docente.
  2. Impulsar el perfeccionamiento del profesorado que imparte la formación profesional y la enseñanza de personas adultas, con la intención de contribuir desde la formación del profesorado, a la reducción del abandono escolar temprano, a la mejora de la empleabilidad y la consiguiente disminución de los índices de paro juvenil.
  3. Avanzar en los programas de formación inicial de los procedimientos selectivos de los colectivos del funcionariado, dirección e inspección en prácticas, incorporando procesos de tutela y mentorización por profesionales experimentados que faciliten una formación práctica y eficaz.
  4. En relación con la formación inicial del profesorado, se pretende por un lado, potenciar y mejorar los canales de coordinación entre las universidades y los centros educativos a través de la consolidación de la red de centros de prácticas de Grado y de Máster; y por otro, ofrecer en coordinación con las universidades, jornadas de reflexión y debate con el alumnado de los practicum sobre temas relevantes como la acción tutorial, la atención a la diversidad, la gestión de la convivencia o la organización de los centros educativos.
  5. Seguir potenciando los programas de formación de los centros con el objetivo de que todos los centros educativos de Canarias cuenten con un plan institucional apoyado y evaluado por la Administración educativa a través de sus Servicios de Apoyo.
  6. Consolidar y ampliar las acreditaciones profesionales con la finalidad de propiciar la mejora en el desempeño eficaz del trabajo docente en aquellas funciones que sean relevantes para los centros educativos. En particular se llevarán a cabo dos nuevas acreditaciones la de igualdad, uno de cuyos objetivos es impulsar, a través de personas debidamente acreditadas, la igualdad real de oportunidades entre mujeres y hombres en los centros educativos, y la del silbo gomero con la intención de llevar a la práctica el Proyecto de Enseñanza de Silbo Gomero en la isla de la Gomera [1].
  7. Avanzar en la profesionalización de la dirección de los centros educativos a través de la puesta en marcha de un nuevo programa formativo específico para directivos escolares para el bienio 2013-2015.
  8. Diseñar nuevos planes y programas formativos, además de consolidar los ya existentes, con el objetivo de dar respuestas específicas a las demandas formativas del profesorado como la formación en emprendeduría [2] o la implementación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).
  9. Potenciar el trabajo colaborativo de los diversos colectivos de profesorado para fomentar la investigación, la innovación y la transmisión de buenas prácticas, en particular entre los equipos directivos y servicios de apoyo a la escuela.
  10. Seguir dando respuesta a los puestos de carácter singular a través de la consolidación y el diseño de nuevos programas formativos adaptados reconocidos en la Orden de 2 de agosto de 2010 (BOC n.º 157, de 11 de agosto de 2010). En concreto, se diseñará un programa formativo específico dirigido al profesorado que imparte docencia en los centros de Internamiento Educativo para Menores Infractores (CIEMI)
  11. Facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, la inmersión práctica y la eliminación de barreras espacio-temporales significativas en un territorio fragmentado como el nuestro, a través de una oferta formativa en línea, amplia y variada.
  12. Fortalecer el papel de la red de Centros del Profesorado como agentes esenciales en la canalización y ejecución de las iniciativas de formación e innovación educativa propuestas por el profesorado y en particular, a través de su implicación en el seguimiento, apoyo y evaluación de los planes de formación en los centros docentes de su ámbito de influencia.
  13. Favorecer la formación conjunta de todos los miembros de la comunidad educativa a través de los planes de formación en centros, esto es familias, profesorado, alumnado y personal no docente, de forma que contribuya al éxito escolar del alumnado.
  14. Priorizar acciones formativas relacionadas con las líneas estratégicas más demandadas por el profesorado. A saber: las competencias básicas y la programación didáctica; la competencia digital: orientaciones metodológicas e integración curricular de las TIC; la mejora de la convivencia y del clima escolar en los centros educativos y la atención a la diversidad.
  15. En un contexto de crisis económica, se seguirá potenciando los cursos autodirigidos y el campus de autoformación para garantizar el acceso del profesorado a recursos y materiales de calidad que le permitan ser el centro de su propio proceso de aprendizaje, fortaleciendo para ello su reflexión mediante actividades de aprendizaje.
  16. Consolidar los medios telemáticos relacionados con la formación impulsando así la Administración electrónica bajo los principios de eficacia, celeridad, economía procedimental, transparencia administrativa y servicio efectivo al profesorado.