El Plan Canario de Formación del Profesorado no universitario de la Consejería de Educación y Universidades constituye el instrumento de planificación de la formación permanente del profesorado.

La Ley 6/2014, de 25 de julio, Canaria de Educación no Universitaria establece en su artículo 64 (apartado 7) que la consejería competente en materia de Educación elaborará un plan plurianual de formación permanente del profesorado.

En consonancia con esta Ley, tendrán especial relevancia las acciones dirigidas a mejorar la cualificación de los profesionales de la enseñanza en el ámbito de la atención con el alumnado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE) (artículo 43. Apartado d), la formación en el uso de tecnologías de la información, la comunicación y el uso de los nuevos entornos de aprendizaje (artículo 24. Apartado 2), la formación lingüística y metodológica en lenguas extranjeras (artículo 4. Apartado 9) o la formación del profesorado para promover la igualdad de oportunidades entre ambos sexos desde la escuela (disposición adicional 18).

Actualmente, el Plan tiene carácter trienal y prevé una oferta amplia y diversificada de actividades, que garantiza al profesorado la actualización y mejora continua de su cualificación profesional para el ejercicio de la docencia y, para el desempeño de puestos de gobierno, de coordinación didáctica y de participación en el control y gestión de los centros. De esta forma, se pretende contribuir, desde la formación y el desarrollo profesional docente, a la consecución de los objetivos trazados en el marco del Plan global para la universalización del éxito escolar de la Comunidad Autónoma de Canarias. Esto es, la mejora tanto de la calidad educativa como de la tasa de éxito escolar y la reducción del abandono escolar.

La detección de las necesidades y demandas reales, tanto del profesorado como de los centros educativos, constituye un elemento esencial en este Plan.

Bajo estas premisas, la Red de centros del profesorado (CEP), repartidos por todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias, juega un papel esencial al contar en su organización con un Consejo General constituido por las personas coordinadoras de la formación de los centros educativos adscritos. Esto permite la atención a las necesidades particulares de cada centro y de los diferentes colectivos del profesorado, desde un modelo de asesoramiento, cuyo último fin es la mejora de las competencias profesionales docentes.

Por otro lado, la Consejería de Educación y Universidades, a través de procedimientos sistemáticos de encuestas en línea dirigidas al profesorado, recopila y procesa la información obtenida con la finalidad de tener una visión global y sistémica de sus necesidades. Estas encuestas se recogen anualmente, y en ellas participan miles de docentes.

Por último, la Consejería cuenta con un órgano consultivo de participación denominado "Comisión Canaria de Formación del Profesorado", que interviene asesorando y supervisando la planificación de la formación del profesorado en el ámbito de la Comunidad Autónoma Canaria. En la comisión se encuentran representadas: las asociaciones del profesorado, las universidades públicas canarias, los centros del profesorado, la Inspección de Educación y los sindicatos con presencia en la mesa sectorial entre otras. Entre sus funciones está la de conocer los planes para la formación del profesorado, una vez elaborados por la Administración educativa, con el fin de verificar su adecuación a los criterios y líneas definidas, así como de realizar su seguimiento y valoración.

El Plan Canario de Formación del Profesorado se estructura en torno a cuatro principios generales: la escuela inclusiva, considerada desde una perspectiva globalizada de atención a la diversidad; el liderazgo pedagógico, como motor de las organizaciones escolares; el trabajo colaborativo de las comunidades educativas y la formación permanente del profesorado, basada en los proyectos de innovación e investigación.

El Plan establece una serie de líneas estratégicas refrendadas por la Comisión Canaria de Formación que definen los centros de interés y los hilos conductores de la formación del profesorado para adaptar las actividades de enseñanza-aprendizaje a los tiempos actuales. Estas líneas son: las competencias y la programación didáctica, la atención a la diversidad, la organización escolar y la cultura participativa, la formación en el uso de las TIC, el programa formativo: hablar otra lengua, la mejora de la convivencia y del clima escolar y, por último, la Formación Profesional, la educación de adultos y las Enseñanzas de Régimen Especial.

Por otro lado, concreta una serie de programas formativos específicos que, por su temática o bien por el colectivo al que van dirigidos, requieren de una consideración especial, dadas sus funciones de liderazgo y relevancia pedagógica, como es el caso de los equipos directivos y los servicios de apoyo a la escuela, el profesorado tutor, el profesorado orientador y de atención a las necesidades específicas de apoyo educativo, entre otros.

Se seguirá apostando, decididamente, por la formación en centros, al entender que contribuye a la creación de dinámicas que cambian y transforman la “cultura del centro”.

Además, cabe destacar la importancia que el Plan Canario de Formación del Profesorado da a los procesos de acreditaciones profesionales docentes, que mediante programas formativos específicos y tras una evaluación competencial del desempeño, pretenden contribuir a la mejora de la calidad de los centros escolares mediante el ejercicio eficaz de una serie de funciones docentes relacionadas con temas esenciales en la escuela, como: la mejora de la convivencia, la integración de las TIC , el impulso de la igualdad real de oportunidades entre mujeres y hombres, o la promoción de los principios de transparencia, eficacia y eficiencia en la gestión administrativa y económica de los centros educativos públicos.

Mencionar por último que el Plan se ofrece como un documento en línea en constante actualización, con el fin de reflejar los cambios continuos en los elementos que articula. De esta forma, la comunidad docente podrá acceder a toda su información, e incluso, tendrá la posibilidad de inscribirse en aquellas actividades que estén disponibles en cada momento, realizando la selección tanto por líneas de acción como por programas formativos.