LAS CONSECUENCIAS DEL CONFLICTO Y LA ORGANIZACIÓN DE LA PAZ

Los Tratados de Paz. Organización de la paz.

Tras la derrota de los Imperios Centrales, en 1919 los vencedores se reunieron en París para reconstruir el mundo. Durante 1919 firmaron 5 tratados: St. Germain con Austria, Trianon con Hungría, Neuilly con Bulgaria, Sèvres con Turquía, y, muy especialmente, con Alemania el Tratado de Versalles.

El mundo miraba con respeto y expectación a un hombre, el presidente estadounidense Woodrow Wilson. Vencedores, vencidos y neutrales admitían que la intervención de EE.UU. había decidido el conflicto. Los puntos de vista de Wilson eran bien conocidos; los había formulado, en enero de 1918, en sus Catorce Puntos, que eran los principios sobre los que, según él, había de establecerse la paz después de la victoria. Los Catorce Puntos exigían que se pusiera fin a los tratados secretos y a la diplomacia secreta; libertad de los mares; eliminación de las barreras y de las desigualdades en el comercio internacional; reducción de armamentos por parte de todos los países; reajustes coloniales; evacuación de territorios ocupados; autodeterminación de las nacionalidades y nuevo trazado de las fronteras europeas a lo largo de líneas nacionales; y como punto final, una organización política internacional para evitar la guerra.

Wilson empezó librando una dura batalla por una Sociedad de Naciones, organismo internacional permanente en el que todas las naciones, sin sacrificar su soberanía, se reunirían para discutir sus disputas, prometiendo todas no recurrir a la guerra. Pocos estadistas europeos tenían confianza alguna en aquella Sociedad, pero aceptaron la propuesta de Wilson.

La gran exigencia de los franceses en la conferencia de paz fue la de la seguridad contra Alemania. Proponían que la parte de Alemania al oeste del Rhin se estableciera como un estado independiente, pero los aliados se opusieron. Los franceses cedieron a cambio de una promesa de E.E.U.U. e Inglaterra de ir en su ayuda si eran atacados de nuevo por los alemanes. Francia obtenía el control de las minas de carbón del Sarre por 15 años; durante este tiempo una comisión de la Sociedad de Naciones administraría el territorio del Sarre y en 1935 se celebraría un plebiscito. Lorena y Alsacia volvieron a Francia.

En el este, los aliados querían asentar fuertes estados amortiguadores contra el bolchevismo ruso. Las simpatías con Polonia eran profundas. Las partes del antiguo imperio alemán habitadas por polacos fueron asignadas al nuevo estado polaco. Esto daba a Polonia un corredor hacia el mar; pero, al mismo tiempo, separaba a la Prusia oriental del núcleo de Alemania. Danzig se convirtió en una ciudad libre.

Alemania perdió todas sus colonias, que fueron conferidas a la Sociedad de Naciones que, a su vez, bajo “mandatos”, las asignó a diversas potencias para administrarlas. Los aliados se adjudicaron la flota alemana, pero las tripulaciones alemanas, en lugar de rendirlas, las hundieron. El ejército alemán quedó reducido a 100.000 hombres: el tratado prohibía a Alemania tener artillería pesada, aviación y submarinos.
Los franceses habían estipulado que Alemania debía pagar daños de guerra y los otros aliados formularon la misma exigencia. En la conferencia, Wilson quedó estupefacto ante el volumen de las facturas presentadas. En el tratado no se establecía ninguna suma total por reparaciones; quedó claro que la suma sería muy elevada pero su determinación quedó al arbitrio de una futura comisión.

Fue con la concreta finalidad de justificar las reparaciones por lo que se incluyó en el tratado la famosa cláusula del “delito de guerra“. Mediante aquella cláusula, Alemania explícitamente aceptaba la responsabilidad de todas las pérdidas y de todos los daños resultantes de la guerra. Los alemanes, ciertamente, no se sentían tan responsables como ahora se veían obligados a reconocer y consideraban que se ofendía a su honor como pueblo. La cláusula del “delito de guerra” inducía incluso a los alemanes más moderados a considerar el tratado como algo que sería necesario eludir, por una cuestión de propio respeto.
El Tratado de Versalles se terminó en 3 meses. La ausencia de los rusos, la decisión de no conceder ninguna audiencia a los alemanes y la inclinación de Wilson a hacer concesiones a cambio de la obtención de la Sociedad de Naciones, permitió resolver problemas complicados con una considerable facilidad. Los alemanes, cuando se les presentó el documento terminado, se negaron a firmar. Los aliados amenazaron con una reanudación de las hostilidades y, finalmente, se vieron obligados a firmar.

os demás tratados redactados por la Conferencia de París, en conjunción con el Tratado de Versalles (St. Germain, Trianon, Neuilly y Sèvres), trazaron un nuevo mapa para la Europa oriental, y registraron la recesión de los imperios ruso, austriaco y turco. Ahora existían 7 nuevos estados independientes: Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Checoslovaquia y Yugoslavia. Rumanía se amplió mediante la agregación de áreas anteriormente húngaras y rusas; Grecia se amplió a expensas de Turquía. Austria y Hungría eran ahora pequeños estados, y no había conexión alguna entre ellos. El Imperio Turco desapareció surgiendo Turquía como una república reducida a Constantinopla y Asia Menor.

Consecuencias:

Los cuatro años que duró el conflicto implicaron grandes cambios para el futuro de Europa y el mundo, sembrando la semilla de transformaciones de largo alcance para la sociedad del nuevo siglo:

  • Demográficamente, Europa perdió entre 9 y 10 millones de personas. El país más afectado fue Alemania. La mayoría estaba constituida por hombres jóvenes en edad de procrear, lo que provoca una superpoblación femenina en esas edades y un importante descenso de natalidad. Habría que añadir el gran número de heridos y mutilados. Este descenso demográfico implicaba importantes barreras para el desarrollo económico y social, sobre todo para aquellos países en los que la guerra tuvo una mayor incidencia.
  • Socialmente, la llamada “Gran Guerra” por sus contemporáneos, al producir un fuerte descenso de la población activa masculina, ésta se reemplaza con la incorporación de la mujer al trabajo. Esto tendrá importantes repercusiones de cara al futuro. La diversificación del empleo de mujeres en las distintas actividades laborales (agrícolas, fabriles, administrativas, educacionales, etc.) ante la falta de efectivos masculinos, permite a aquellas adquirir una nueva posición en la sociedad. El feminismo se convierte en un fenómeno en expansión y que no podrá ser ignorado fácilmente. El derecho al voto constituye el primer paso, en el que hay que destacar la labor de las llamadas sufragistas. Por otro lado, surgirán movimientos políticos de amplio calado social como el comunismo y el fascismo que irán polarizando la sociedad de la primera mitad del siglo XX.
  • En el campo económico, hay que destacar las destrucciones materiales. Los estados, fuertemente endeudados, difícilmente pueden hacer frente a tanta destrucción. El tejido productivo se orientó hacia las necesidades bélicas, es la llamada economía de guerra, que generó un desequilibrio en la producción de bienes que repercutió muy negativamente en los sectores más necesitados y que generó numerosas revueltas e inestabilidad. Serán necesarios procesos de reconversión industrial. La inflación y las devaluaciones de las monedas serán medidas frecuentes; elintervencionismo estatal en la economía es, por tanto, en esta época, otra consecuencia del conflicto. Alemania será la que sufra las más duras consecuencias económicas en los años de posguerra, como resultado tanto de las destrucciones materiales como de las duras condiciones de paz que se ve obligada a firmar. Por otro lado, se produce el hundimiento del patrón oroante las graves pérdidas de este metal sufridas durante el conflicto por los países beligerantes que lo necesitaron para llevar a cabo sus transacciones económicas. Así se puso en marcha una cadena de acontecimientos que cristalizarán en las depresiones de los años 20 y el crack financiero de 1929.

CAUSAS DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Observa detenidamente estos dos vídeos sobre la I Guerra Mundial.

A continuación responde a las siguientes cuestiones:

1- ¿Cuándo empieza y cuando finaliza el conflicto?

2- ¿Quién es el bando vencedor?

3- ¿Qué tipos de causas son las que provocan el estallido de la Gran Guerra?

4- Profundiza en las causas que provocan la Gran Guerra: económicas, Imperialismo, nacionalismo, Alianzas, armamento.

5- ¿Qué países se enfrentan?

6- ¿Qué nuevas armas aparecen?

7- ¿Cuáles son las estrategias de los contendientes?

8- ¿En qué etapas se divide la Gran Guerra?

9- ¿Cuáles son las batallas más decisivas de la Guerra?

 

LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL. LA PAZ ARMADA.

La Paz Armada (1870- 1914) es el nombre utilizado para describir el período de 1885 a 1914 anteriores a la Primera Guerra Mundial. Fue un momento de intensa carrera armamentíntista y alianzas militares entre varias naciones que se agruparon en dos grupos denominados Triple alianza y la Entente Cordiale o Triple entente.

Significado de la Paz Armada

Cuando la Triple Alianza (Alemania, Austria e Italia) ampliaron su capacidad militar, la Entente Cordiale (Rusia, Francia e Inglaterra) trató de imponerse y alcanzar a sus rivales en lo militar. La industria de armas aumentaría considerablemente en recursos, además la producción de nuevas tecnologías para la guerra estaría en ascenso. Además, casi todas de Naciones europeas adoptaron el servicio militar obligatorio, para así fomentar el sentimiento nacionalista. La paz armada (1870-1914) fue uno de los periodos más notorios antes de la Primera Guerra Mundial. La persistencia de las tensiones entre los Estados, tanto para los conflictos internos y ambiciones imperiales llevaron a muchos Estados a designar gran parte de los recursos del estado en la inversión de la industria de armamentos y el fomento del ejército. Esto dio lugar a un complejo sistema de alianzas en que las naciones estaban en conflicto, sin estar en guerra.

Causas de la Paz Armada

Después de la guerra franco-prusiana, ningun grave conflicto turbaba la paz en la Europa central y occidental. Sin embargo, se aglutinában una serie de factores para que las potencias europeas iniciaran una vertiginosa carrera armamentista:

* La aparición de dos nuevos estados grandes : Alemania (Unificacion de Alemania e Italia (Unificacion Italiana).
* Conflictos entre los estados europeos durante la expansión colonial.
* El sentimiento nacionalismo romántico alentado principalmente por Alemania que ensalzaba la idea de que cada individuo pertenecia a una nación “Nacionalismo exarcerbado”.
* La guerra económica en un ambiente liberal, principalmente por Alemania e Inglaterra.
* Un proselitismo pan-serbio en los Balcanes y el conflicto entre Austria-Hungría y Rusia por la hegemonía de los Balcanes que siempre había sido un importante punto de conflicto por su diversidad, una mezcla de pueblos, lenguas, religiones, etc. El imperio Austro-húngaro y el Imperio Ruso trataron de aumentar su influencia en los Balcanes, aprovechándose de la debilidad del Imperio Turco.

Todo esto creó un ambiente belicista, que obligó a las potencias a incrementar sus ejercitos y buscar alianzas para prevenir futuras agresiónes. Así se constituyo la Triple Alianza (1882) y la Triple Entente (1907).

Los enfrentamientos armados entre las potencias.

Las cuestiones coloniales fueron fuente continua de problemas. Las antiguas potencias (Gran Bretaña y Francia) habían ignorado a los nuevos estados (Alemania e Italia), dejándoles sin materias primas y mercados por lo que estos pedían un imperio colonial propio.

Las reclamaciones coloniales se plasmaron en las dos crisis de Marruecos (1905 y 1911). Alemania intentó que Francia no creara un protectorado en Marruecos, pero el apoyo de Gran Bretaña dio la victoria a las pretensiones francesas.

La segunda fuente de enfrentamientos fue la Cuestión de Oriente. El imperio otomano se estaba desmoronando, y Austria y Rusia pretendían aprovechar la situación para aumentar su poder en la zona. Rusia apoyaba a los Estados eslavos (Serbia y Bulgaria) e intentaba impedir que estos cayeran bajo poder austríaco. Por su parte, Austria buscaba expandirse en la costa del mar Adriático. Entre 1908 y 1913 se produjeron tres graves crisis en la zona.

La crisis del verano de 1914.

El 28 de junio de 1914, el heredero al trono del imperio austro-húngaro, el archiduque Francisco Fernando, realizó una visita oficial a Sarajevo para demostrar la soberanía austríaca en Bosnia (situada en los Balcanes), y murió en un atentado realizado por un terrorista serbio.

Esta situación fue aprovechada por Austria, que contaba con el respaldo alemán. El 23 de julio Austria planteó un ultimatum a Serbia, amenazándola con la guerra si no permitía investigar el asesinato. Pero Serbia, que estaba apoyada por Rusia, rechazó el ultimatum el 25 de julio. El 28 de julio Austria declaró la guerra a Serbia.

Rusia inició la movilización contra Austria y Alemania, y esta última le exigió que detuviera las operaciones. Al no recibir respuesta, Alemania declaró la guerra a Rusia, y después a Francia. Los alemanes pensaban que Francia apoyaría a su aliado ruso, y decidieron atacarla rapidamente.

Ya solo quedaba ver que iba a hacer Gran Bretaña, cuya postura ni siquiera Francia conocía. Pero el plan alemán, cuyo primer paso era la invasión de Bélgica, y la amenaza de la flota decidieron a los británicos, y Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania.

Italia no apoyó a Austria ni a Alemania, lo que rompía la Triple Alianza.

Mira en este vídeo