Álvaro Martín,el único concejal trans de Canarias

ES CREATIVO Y SE DEDICA A LA PUBLICIDAD AUDIOVISUAL. SU OBJETIVO ES DAR VISIBILIDAD A LAS PERSONAS TRANSGÉNERO.

Álvaro Martín Moreno tomó el jueves posesión como concejal en el Ayuntamiento de Santa Brígida por Ando Sataute, sustituyendo a Fátima Santana, que renunció al cargo en septiembre. De esta forma, y a sus 33 años, se ha convertido en el único concejal transexual en Canarias.

Es creativo y se dedica a la publicidad audiovisual. Además, se encarga de dar visibilidad a las personas trans y ofrece charlas en diferentes entidades públicas y privadas, especialmente en centros educativos para formar e informar a los niños y jóvenes de esta realidad. “Me dedico a concienciar tanto ayudándome de la publicidad como de las conferencias“, afirma.

En 2004 ya hubo en Valsequillo un concejal transgénero, Juani Afonso, que a mitad del mandato se operó y se transformó físicamente de mujer a hombre. “Estuve mirado en internet y no encontré muchos casos de gente trans en política. Está el caso de la tinerfeña Carla Antonelli en Madrid pero en Canarias no veo a mucha gente por no decir ninguna“, dice el flamante edil satauteño.

Martín destaca que va a luchar por el colectivo LGTBI, la juventud y las mujeres, que son los grupos que considera más discriminados e invisibilizados.

En nuestra sociedad todavía queda sensibilizar porque falta mucha empatía. Hasta que no se ponen en tu piel o les toca un caso cercano, parece que no lo entienden. Por otra parte, hay que formar. Las personas que estamos en cargos públicos, en sanidad o educación tenemos que estar formadas ya con respecto a la diversidad y tratar a las personas como lo que son“, afirma en ese sentido.

Además, para Martín existen todavía trabas burocráticas y administrativas que dificultan la vida a las personas trans, hasta el punto de que en el Archipiélago, “las personas trans menores tienen que esperar a la mayoría de edad o pasar por unos trámites en los que dependes del buen hacer de esas personas con las que toques“. Cuando se cumplen los 18 años, recuerda, “tienen como mínimo que esperar dos años de hormonación y de certificados médicos“, en un proceso en el que las victimizan como si tuvieran “un trastorno” para poder optar al DNI con el nombre y sexo con el que se identifican.

Considera que queda mucho por hacer “porque todavía el Estado y sus leyes nos hacen sentir que estamos patologizados, que tenemos una enfermedad“. Sin embargo, admite que su transición fue “super fácil” porque su familia y su gente más cercana le han acogido y respaldado.

Sobre ello, el flamante edil satauteño resalta que la ciudadanía “se va educando y va respetando” poco a poco a todas las personas, independientemente de su ideología, orientación o identidad sexual. “Con el tiempo y la cercanía vas entendiendo a las personas porque al final te das cuenta de que todas las personas necesitamos los mismos derechos y las mismas oportunidades“, matiza. Y agrega que, en su opinión, es “muy importante” que el colectivo LGTBI se visibilice porque, de esa forma, pueden servir de referente para otras muchas que se pueden ver reflejadas en sus logros y consecuciones. Si todos logran poner “su granito de arena”, cree que la sociedad puede avanzar, ya que “si uno quiere, puede“.

Nacido en Pino Santo bajo,esta será su primera experiencia en política tras haber pasado por diversos colectivos y asociaciones. Asegura que lo que le atrajo de Ando Sataute fue su carácter vecinal y encontrarles, “siempre en las manifestaciones y los actos sociales” que se llevaban a cabo en el municipio.

Con el tiempo fui conociendo cuál era su proyecto con respecto al municipio, sus principios y formas de intentar mejorarlo. Vi que iban muy a la par con mis ideas, me sentí identificado con todos los proyectos“, añade. A pesar de que todos los miembros de la formación piensan “diferente”, lo que les obliga a “debatir mucho los temas”, admite que el objetivo final es el mismo: “mejorar la vida de nuestro pueblo”.

Su partido, Ando Sataute, gobernó Santa Brígida durante la pasada legislatura, pero en esta, aunque logró dos concejales más, fue relegado a la oposición. Aunque ello haya pasado, Martín opina que se están comportando “de una manera muy responsable” en su nueva posición, ya que están “aceptando las cosas que se hacen bien” y “poniendo el foco” en aquellas que consideran se pueden mejorar para dar siempre lo mejor a los vecinos.

LA PROVINCIA