Más allá de Frida Kahlo

Más allá de Frida Kahlo, las mujeres artistas que inspiraron a generaciones

La escultura Mary Edmonia Lewis. Ilustración de Rachel Ignotofsky.
La escultura Mary Edmonia Lewis. Ilustración de Rachel Ignotofsky.

No me cuentes cuentos, el libro que acaba con los tópicos machistas y clásicos de los relatos infantiles

La figura de Lee Miller (1907-1977) está cosida al mundo de la moda. Rondaba la veintena cuando Condé Nast, propietario de las revistas Vogue y Vanity Fair, la salvó de morir atropellada en las calles de Nueva York y la convirtió en una modelo muy cotizada A pesar de su profesionalidad, su exitosa carrera se trunco cuando protagonizó un anuncio de tampones. No obstante, Miller nunca se había conformado con posar. Quería estar al otro lado de la cámara. Así que se mudó a Europa y con una cámara en las manos y un casco en la cabeza documentó los horrores de la Segunda Guerra Mundial. 

“A pesar de haber sido uno de los fotógrafos más importantes de la época, pocas personas conocen su nombre, aunque la mayoría han visto alguna imagen suya alguna vez”, explica Rachel Ignotofsky, autora de Mujeres en el arte una obra reivindicativa de Nórdica Libros y Capitán Swing que narra los logros y las historias de cincuenta destacadas mujeres en el terreno artístico, como la de Miller, pero todavía desconocidas por el público.

Christine de Pizan.  Ilustración de Rachel Ignotofsky.
Christine de Pizan. Ilustración de Rachel Ignotofsky.

La ilustradora seleccionó de manera muy cuidadosa profesionales de todas las disciplinas, de todos los rincones de la geografía y de raza, edad y antecedentes económicos muy diferentes, y las ordenó por orden cronológico, comenzando desde la época medieval, para poder contar la historia del arte a través de los lentes y los trazos de estas mujeres. Entre las historias de esta publicación aparecen reconocidas figuras como las pintoras Frida Kahlo Georgia O’Keeffe, hasta nombres menos conocidos como Harriet Powers, bordadora de colchas afroamericana del siglo XIX.

Georgia O'Keeffe.  Ilustración de Rachel Ignotofsky.
Georgia O’Keeffe. Ilustración de Rachel Ignotofsky.

“Muchas de las mujeres en este libro crearon obras de arte que tuvieron un gran impacto en la sociedad durante su tiempo, pero a pesar de ser influyentes, no se les dio el crédito adecuado. Algunas fueron eclipsadas por hombres que estaban trabajando en ese momento o tuvieron que lidiar con instituciones artísticas racistas y sexistas”, apunta. Para sacarlas de ese olvido, empleó documentales, obituarios, libros de texto, biografías, recortes de noticias o archivos de museos, un trabajo bastante arduo, ya que la paridad en el arte es todavía un boceto. Los nombres de las artistas todavían están en blanco y negro.

FALTA DE REFERENTES

Las mujeres de este libro han perseverado a golpe de brocha o cincel, pero han pasado desapercibidas en la historia y en los libros de texto. “Cuando estaba aprendiendo historia del arte en la escuela, me molestó la falta de representación de las mujeres”, dice la también autora del bestseller internacional ‘Mujeres de ciencia’. Precisamente son publicaciones como este homenaje ilustrado los que ayudan a crear referentes femeninos, porque es una manera excepcional de dar a conocer a las niñas el trabajo de estas pioneras que allanaron el camino a las generaciones venideras. 

Nampeyo. Ilustración de Rachel Ignotofsky.
Nampeyo. Ilustración de Rachel Ignotofsky.

“Las mujeres constituyen el 50% de nuestra población. Eso significa que necesitamos al menos un 50% de representación en todos los campos, no solo en el arte, sino en todo, ya sea un laboratorio de ciencias, nuestro gobierno o un libro de texto de historia. Necesitamos asegurarnos de que tanto las niñas como los niños crezcan con modelos femeninos, para que estas niñas sepan que pueden convertirse en líderes que pueden cambiar el mundo para mejor”, concluye la autora.

CARLA PINA