Ir a la barra de herramientas

Los otros creyentes

¿Cómo entender el Cristianismo?

El Evangelio de la Educación, según Bill Gates

Al hilo de la noticia de cambio de CEO en la locomotora de Microsoft recordé aquellas notas que tomé sobre un discurso de Bill Gates a los alumnos de su antiguo Instituto y en el que les hacía unas cuantas recomendaciones de interés desde su perspectiva personal.

Las reglas que, según Bill Gates, tus hijos no aprenderán en la escuela.

La sesión fue titulada como “Las 11 reglas de la vida que tus hijos no aprenderán en el colegio”. Recojo aquí las once reglas junto con algunos comentarios.

Regla 1: La vida no es justa, acostúmbrate a ello.

Efectivamente la vida no es justa, pero no por ser vida es necesariamente injusta: debemos acostumbrarnos a la injusticia para mejorar la resiliencia (como se llama ahora), pero la injusticia -vital o no- debe empujarnos a mantener una actitud de combate.

Regla 2: Al mundo no le importará tu autoestima. El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo.

Es una descripción de la realidad, pero que el mundo sea así no quiere decir que deba ser así: los aspectos emocionales también son humanos aunque no se les conceda la prioridad, lo contrario es estoicismo.

Regla 3: No ganarás US$5.000 mensuales justo después de haber salido de la escuela, y no serás el vicepresidente de una empresa, con coche gratis, hasta que hayas terminado el Instituto, estudiado y trabajado mucho.

Es una buena aproximación a realidad pensar que quien algo quiere algo le cuesta y que a todo derecho le corresponde un deber. Derechos y deberes son partes integrantes de la misma y única Justicia.

Regla 4: Si piensas que tu profesor es duro, espera a tener jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida.

Esto es un tranquilizante para profesores, que -aunque lo nieguen- en el fondo siempre dudan de la objetividad de sus acciones docentes.

Regla 5: Dedicarse a voltear hamburguesas no te quita dignidad. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: le llamaban oportunidad.

La dignidad del trabajo proviene de la perfección en su ejecución y no del objeto material en que se opere. Otra cosa distinta es la recompensa.

Regla 6: Si metes la pata, no es culpa de tus padres, así que no lloriquees por tus errores; aprende de ellos.

Echar la culpa a otros de todo lo que a uno mismo le pasa es síntoma de falta de humildad de modo semejante a cómo echarse la culpa de todo a sí mismo es de falta de objetividad, lo que también tiene aroma de soberbia.

Regla 7: Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como lo son ahora. Ellos empezaron a serlo por pagar tus cuentas, lavar tu ropa sucia y escucharte hablar acerca de lo “super” que eres y lo pesados que son ellos. Así que antes de emprender tu lucha por las selvas vírgenes, contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación, escritorio, armario, etc.

Las cosas pequeñas y menudas siempre son indicio de acoplamiento a la realidad, o lo que es lo mismo, el camino que me conduce al paraíso comienza a recorrerse desde el primer metro.

Regla 8: En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no. En algunas escuelas ya no se pierden años lectivos y te dan las oportunidades que necesitas para encontrar la respuesta correcta en tus exámenes y para que tus tareas sean cada vez más fáciles. Eso no tiene ninguna semejanza con la vida real.

No construimos la realidad solo con nuestros deseos, únicamente influimos en ella. La transformación de nuestro entorno exige algún esfuerzo además de una sólida voluntad de cambio, por tanto, hay que poner los medios adecuados. Pero, esto solo no basta: además hay que saber producir el cambio.

Regla 9: La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre.

No podemos esperar que los demás hagan por nosotros lo que nosotros mismos no haríamos por nosotros mismos. Es un galimatías, pero no más oscuro que la vida misma.

Regla 10: La televisión no es la vida real. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar.

Si vives una vida virtual, tus logros profesionales o personales también serán de ficción: ¿qué esperabas? Claro que… siempre puedes seguir engañándote. ¡Es tan fácil!

Regla 11: Sé amable con los “NERDS” (los más aplicados de tu clase). Existen muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos.

Interesado, pero práctico. Eso si tienes suerte y en tu clase hay algún NERD (empollón/a). En cualquier caso, siempre merece la pena aprender de los mejores y nunca despreciar a los que no son tan buenos.

Evangelio de la educación según Bill Gates, tomado de http://curiositatics.blogspot.com.es/2014/02/evangelio-de-la-educacion-segun-bill.html

¿Quién es Dios para mí?

Esta pregunta tan importante para toda persona, creyente o no, tiene múltiples respuestas. Desde el que responde que Dios no existe hasta el que da la vida por Dios. En este caso, traigo el testimonio de una persona que habla de que Dios es toda persona que necesita un plato de comida, que necesita formación, que necesita ayuda. En definitiva, Dios es para ella toda persona que necesita un poco de amor. Veamóslo en este vídeo localizado en el canal TEDx de YouTube. http://youtu.be/xJpyykyIGJ8

 

Cómo hacer el Diario de Aula

Diario de Aula

Diario de Aula

[pullquote align=”left|center|right” textalign=”left|center|right” width=”30%”]El Diario de Aula es una estrategia de reflexión sobre nuestra actividad en clase.[/pullquote] Muchos alumnos creen que solo con haber estado en clase ya es suficiente para aprender. Pero no, nuestra memoria tiene un alcance corto para algunas cuestiones. Por eso, es necesario hacerlo por escrito, en nuestro cuaderno personal de la materia.

  1. Hay que hacer constar qué es lo que hemos hecho en clase, ese día. Si podemos ser concretos mejor. No es lo mismo ” hemos hablado del hambre en el mundo” que decir “hemos leído un documento que hablaba sobre el hambre en el mundo, realizando un diálogo posterior. Así mismo, hemos contestado a unas preguntas sobre lo que significa esta situación para otras personas y para nosotros”. Como podemos ver es diferente hacerlo en abstracto a concretarlo mayormente.
  2. Por otro lado, el segundo apartado nos pregunta por lo que hemos aprendido. Muchas veces, nos dicen cosas que ya nos suenan de haberlas escuchado en otros momentos. Pero también hay cosas, temas, frases, … que son novedosas y qué nos hacen reflexionar, pensar, profundizar. Esas cosas podemos aprenderlas de diferentes maneras. Cuando aprendemos algo, estamos dispuestos a explicárselas a otros. En la medida en que somos capaces de enseñar a otros lo que hemos interiorizado.
  3. Un tercer apartado es el de definir el vocabulario fundamental del trabajo de ese día, o por lo menos, los conceptos, procedimientos o actitudes, habilidades, destrezas, emociones,… todo aquello que creemos fundamental para entender el tema del que estamos hablando. Un ejemplo claro lo tenemos con el término “interioridad” que hemos trabajado durante este trimestre en 2º de la ESO.
  4. El cuarto punto nos habla de cuáles son nuestras dudas y dificultades en la clase del día. Muchas veces nos quedamos sin preguntar nada por miedo a qué dirán, o por no molestar. Para eso es este punto, para que seamos capaces de decirlas y que nos sean aclaradas las dudas, y para ser conscientes de las dificultades que nos han surgido del estudio de este trabajo, ficha, grupo,… De nuestros errores es cómo aprenderemos.
  5. Los puntos 5 y 6, qué nos ha llamado la atención y otras observaciones, no son tan importantes para el día a día, pero en ocasiones es conveniente rellenarlos con elementos como citas de un texto llamativo, una idea que se nos ha ocurrido sobre el tema, una película o un documental, un corto, un anuncio, que hayamos visto y qué nos serviría a todos para entender mejor o completar el trabajo del tema de estudio.
  6. No olvidarnos que todo esto luego hay que traspasarlo al final de la unidad o del trimestre a el Diagrama V dosificado de Bob Gowin que ya tenemos en una entrada anterior.

[important]El Diario de Aula es como el acta que levanta el notario cuando sucede un hecho, o el secretario de una organización escribe los acuerdos de la reunión.[/important]

Diagrama V dosificado de Bob Gowin para hacer nuestra evaluación.

Diagrama V de Gowin para hacer la evaluación del trimestre.

Diagrama V de Gowin para hacer la evaluación del trimestre.

Este diagrama V de Gowin, preparado especialmente para trabajar con el alumnado el pensamiento sobre el trabajo realizado y revisarlo, es una forma de evaluar el trabajo de cada unidad. En este caso, para este primer trimestre el diagrama está referido a todo lo que hemos trabajado en el trimestre para cada curso y grupo. Aquí tienen la plantilla para trabajarlo en word. Espero que pueda servirles. Pincha aquí: DIAGRAMA V DE GOWIN-PLANTILLA ALUMNOS.

 

Actividades del curso – 2º ESO

¡No a la reducción del horario de Religión en la escuela!

ARTÍCULO SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL PROFESORADO DE RELIGIÓN CATÓLICA DE CANARIAS TRAS LA LOMCE Y SU APLICACIÓN EN LAS ISLAS, REDUCIENDO A LA MITAD LA CARGA HORARIA LECTIVA DE LA ASIGNATURA A PARTIR DEL CURSO 2014/15.
Estimado Director:
Me gustaría que publicase este artículo de opinión en el periódico que usted dirige sobre la nueva situación de humillación laboral que está sufriendo el profesorado de Religión Católica de Infantil y Primaria, en todo el estado español y, más en concreto, en nuestra comunidad autónoma de Canarias.
Es de justicia que la sociedad canaria esté al tanto de los desmanes ideológicos y políticos que se suceden en nuestras islas y en toda España, en momentos concretos de la historia de este colectivo de profesores y profesoras, padres y madres de familia, trabajadores de la escuela pública canaria, aunque contratados por el Ministerio de Educación de España, por esas cosas no entendibles de que el Gobierno de Canarias tenga asumidas las transferencias totales en educación y, sin embargo, no han querido asumir a los casi 800 profesores de Religión Católica de Infantil y Primaria que todavía siguen perteneciendo al MEC.
Hay tanta mala información, y falsa y tergiversada, sobre la realidad laboral del profesorado de Religión Católica, que cada vez que hablamos de este tema, tenemos que volver a explicarle a las personas con las que dialogamos lo mismo, y desvelar la falsedad de las informaciones que algunos sindicatos, partidos políticos, colectivos y asociaciones contrarios a la Religión en la escuela pública, deciden que es la verdad. Pues, si hay que explicarlo mil veces así lo haremos, y vamos por partes:
1º) Que el profesorado de Religión Católica está nombrado y contratado en Infantil y Primaria por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de España, con el carácter de personal laboral indefinido, sin derecho a paro ni a indemnización, según se desprende de la lectura de su contrato. Es propuesto por el Obispado, en este caso concreto, de Canarias para la provincia de Las Palmas, (y en la provincia de Tenerife, por el Obispado de san Cristóbal de La Laguna), así como en el resto de España, según su provincia eclesiástica. Esta propuesta puede ser denegada por el Ministerio de Educación o por las consejerías de Educación de las comunidades que tengan asumidas a este profesorado. Recordemos que Canarias no las tiene asumidas dentro de sus competencias.
2º) Que el profesorado de Religión Católica cobra su salario según el número de horas de clases o sesiones tenga con el alumnado. Es decir, si hasta ahora eran dos sesiones semanales (reducidas a 45’ minutos cada una), para que un trabajador cobrara el 100 por 100 de su salario tendría que dar clases a 12 grupos, desde infantil hasta sexto curso de primaria. Aún así, tendría que realizar más guardias de recreo que otros docentes para cobrar la totalidad de su sueldo, porque el recreo también se utiliza como moneda de cambio para ello. No se les aplica ningún tipo de descuento horario por desplazamientos a otros centros si tienen que completar su horario en uno o dos o más colegios. Para su conocimiento, hay docentes que comparten hasta en cinco (5) centros diferentes la jornada semanal para cubrir el horario completo.
3º) Que este profesorado, tiene como requisitos para poder impartir la asignatura de Religión Católica, (recordemos que también existen otros docentes de otras religiones) estar en posesión del título de Maestro de Infantil y Primaria o el equivalente al grado de Infantil o grado de Primaria, una titulación teológica y pedagógica (antes DEI, declaración eclesiástica de idoneidad, y ahora, DECA, declaración eclesiástica de competencia académica), cuya duración no baja de varios cursos de formación. Aparte de ello, se supone que es una persona creyente, sin situaciones conflictivas ni problemas mentales, al igual que se pide para cualquier puesto de docente en el estado español.
4º) Una vez, el estado español, y su gobierno, determinaron que el profesorado de Religión Católica, tanto de Infantil-Primaria como de Secundaria, tenía un contrato indefinido con el MEC o con las Consejerías de Educación respectivas, los Obispados tendrían que ajustarse al derecho laboral cada vez que tenían que quitar la “misio canónica” a cualquier profesor. ¿Qué eso de la misio canónica? Es el permiso que da el Obispo de cada Diócesis u Obispado, a cada profesor o profesora de Religión Católica para poder ser enviado a la escuela como representante de la Iglesia. Es decir, el docente que está en el aula con niños o adolescentes explicando la asignatura de Religión Católica representa al Obispo, que no puede estar a esa hora en cada colegio o instituto, y por ello, como representa al Obispo en su labor educadora cristiana, su vida debe ser ejemplo de lo que enseña, tanto a nivel intelectual como a nivel moral y de fe.
5º) Desde muchos colectivos de docentes y de intelectuales, somos vistos, no como docentes en sí, sino como “catequistas” de una Iglesia que impone su poder en la escuela, y bla, bla, bla… Hay que contestar que desde el año 1979, firma del Acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede (el Estado Vaticano), se deja muy claro en los documentos que hay que separar lo qué es un docente de Religión Católica en la escuela pública, y lo qué es un o una catequista que es un formador dentro de las parroquias para los católicos. Los profesores y profesoras de Religión católica en la escuela pública no hacemos catequesis, sino que utilizamos los mismos ingredientes, metodología y procedimientos que otros docentes de cualquier asignatura. Incluso, el mismo profesorado de Religión Católica, que ahora es personal laboral, posteriormente pasa por unas oposiciones igual que cualquier hijo de vecino, y las aprueba y se convierte en funcionario, va a utilizar lo mismito que utilizaba antes. Me aclaro: hoy día nos exigen que utilicemos una metodología activa, participativa, con herramientas tecnológicas como los ordenadores, la pizarra digital, el aprendizaje cooperativo, etc., igual que en otras asignaturas. Por supuesto, nosotros explicamos la cultura cristiana, explícitamente, diciéndole al niño que el 25 de diciembre es navidad, y cuando crezca y esté en secundaria, que ese día proviene de una fiesta pagana dedicada al dios Sol de los romanos. Y hablamos de Jesucristo, y de lo que hizo, y de lo que está escrito en la Biblia, en los evangelios, y de amarnos unos a otros, y de los valores de solidaridad, y de ayudar y compartir con los otros. Y ponemos a nuestra disposición no solo nuestro tiempo sino, muchas veces, hasta nuestro dinero, como algunos otros profesores (docentes) que también lo hacen. Y también nos aplican las normas de los colegios como a todo docente, y las horas de tarde para atender a reuniones pedagógicas y las familias de nuestro alumnado.
6º) Por supuesto, que como humanos también nos equivocamos. Salen noticias escalofriantes de docentes, ya de Religión o de otras asignaturas, que son malos profesores, y que cometen fallos, algunas veces afectan al alumnado, otras veces a sus familias, otras a compañeros, y, otras, a sí mismos. Digo esto, porque dar clase de Religión no es un privilegio, como dicen algunos por ahí. No es algo que nos lo hayan regalado. No por estar en una lista del Obispado, entramos a dar clases de Religión. Hace falta mucho más. En Primaria, y en Secundaria, no es de extrañar encontrar a docentes con varios títulos universitarios, con másteres (el inglés “másters” suena mejor, pero hay que escribirlo en castellano), o con varias habilitaciones para dar clases de distintas asignaturas. Pero eso no nos hace infalibles. También estamos expuestos al estrés del trabajo, a no llegar a todo, a correr de una clase a otra para que el tutor o tutora vaya a otro curso, a esperar a las familias a la salida del cole,… No hace mucho, yo mismo tuve una situación de conflicto con un alumno de secundaria. Es tanta la presión con la que actuamos los docentes, de cualquier asignatura, que en más de una ocasión “tirarías a un alumno/a por la ventana”, hablando mal y pronto, aunque por tu condición de adulto nunca lo harías. El día que a una profesora le dieron un golpe con un codazo en la cara, de forma fortuita, dentro de una clase, estuvo media hora en el suelo sin que nadie supiera que hacer… Ese es el privilegio del que hablan algunas personas: nos dicen que cobramos un buen sueldo (igual que cualquier interino de Primaria o de Secundaria), que entramos porque estamos en una lista sin oposición (igual que cualquier personal laboral de cualquier ministerio o consejería del gobierno autónomo, cabildos o ayuntamientos), que tenemos las tardes libres y los fines de semana (igual que cualquier docente). Este es nuestro privilegio, poder dar clases a niños y niñas desde los tres años, hasta que van a la universidad, si es que las familias deciden elegir la asignatura de Religión Católica cada año y en sus matrículas. Es la asignatura más democrática del sistema educativo español.
7º) Sigo en este sentido. Es una asignatura que ha pasado de ser obligatoria en el franquismo, a pasar a ser elegida desde que en la Constitución Española de 1978 se planteó como un derecho reconocido en el artículo 27, por el que las familias decidirían para sus hijos la educación moral y religiosa que quisieran en la escuela pública. Cada año pasamos el referéndum de nuestro alumnado que decide unas veces estar en Religión y otras veces, estar en la asignatura alternativa, llámese ésta como se llame, incluso no teniendo nota. La asignatura de Religión tiene una estructura curricular como las otras asignaturas. Tiene criterios de evaluación por cursos o por ciclos ( y ahora estándares evaluables de aprendizaje) que son los que se utilizan para evaluar al alumnado, unos contenidos y unos objetivos como otra más de las asignaturas del sistema educativo. Las exigencias son las mismas, por lo que realizamos lo mismo que cualquier otro docente. Además, el profesorado de Religión tiene una relación de formación y de cooperación con el resto del colectivo de profesores de su asignatura: se reúne una vez al mes en grupo de profesores por zonas estipuladas de centros más cercanos; tiene una formación pedagógica y teológica a lo largo del curso escolar desde la Delegación de Enseñanza del Obispado; realiza cursos de innovación pedagógica y en nuevas tecnologías a través de los CEP’s (centros del profesorado); conformamos grupos de trabajos y de formación en nuestros centros educativos como el resto del claustro de profesores; y también, formamos seminarios permanentes de formación e innovación pedagógica en los Centros de profesores para seguir profundizando en nuestra tarea educadora, incluso con el famoso ProIDEAC de la Consejería de Educación (rúbricas, situaciones de aprendizaje, etc.).
8º) Hace dos años, la Consejería de Educación de Canarias, se inventó un procedimiento de acoso al profesorado de religión de Primaria, exigiéndoles la presentación de su contrato de trabajo a los directores/as de los centros, para poder seguir trabajando en los colegios. Esta situación, que está en contra del derecho del trabajador y su derecho a la intimidad, pues la Consejería no es la parte contratante del profesorado de religión en Primaria, y por tanto, dado que a ella le comunican por otros medios quién es el profesorado y su horario lectivo, no puede exigir algo que la ley no le otorgue. Esto supuso el conflicto entre el profesorado y los directores de los centros, o con otros compañeros/as que no entendían lo que pasaba. Todo esto con el tratamiento inadecuado que se le debe dar a unas personas, docentes como otros, que por ser de religión los apartaban durante horas en las salas de profesores, o le quitaban 10 minutos de cada clase porque no podían estar más de 45 minutos, o porque no podían darles clases a niños que no tuviesen religión. Pero sí nos pedían que sustituyéramos a otros docentes cuando hacía falta antes de todo este lío, o se nos decía que organizásemos las fiestas de navidad, o la biblioteca, o actividades con las familias, etc.
Por último, y ya extensamente agradecido si es que has llegado hasta aquí, la situación a día de hoy es que la LOMCE, ley del gobierno del PP, y de su ministro Wert, se va a aplicar en Canarias, donde dicen que está en su contra el gobierno bipartito de CC-PSOE, desde el próximo curso a todos los niveles de primaria SOLO para la asignatura de Religión Católica. Me explico. Wert ha decidido que en Ceuta y Melilla, donde no tienen las transferencias de educación, se reduzca las dos sesiones actuales de Religión a una sola sesión de 45 minutos. Al hacer esto la Consejería de Educación de Canarias, provoca que 180 o más docentes de Religión se vayan a la calle sin derecho a paro ni indemnización. Están contratados por el Ministerio de Educación, con seguridad social, pero en sus contratos no ponen la cláusula que especifica lo que se cobraría en caso de despido o termino del contrato. Así pues, como el profesorado de Religión cobra según las horas que trabaja y le reducen a la mitad su horario lectivo, pasaría a cobrar la mitad del sueldo. Pero como quedarían muchos profesores con sueldo partido, el conjunto de profesores ha hecho sumas y restas, y le salen las cuentas: quedaría reducido el número del profesorado más o menos a la mitad, teniendo cada docente que ir a dar clase a dos o más colegios para poder completar un sueldo digno. Eso sin contar las familias de estos docentes que están viendo que con la crisis, la edad, y las posibilidades de encontrar trabajo hoy día, es posible que nos veamos haciendo cola a las puertas de las Cáritas parroquiales para poder comer, porque también somos familias con hijos, con hipotecas, con cargas familiares, con maridos o esposas al paro, o con otros tipos de problemas, igual que cualquier hijo de vecino.
Lo único que pedimos es DIGNIDAD. Si el Gobierno de Canarias no da marcha atrás en este proceso de humillación al que está sometiendo desde hace muchos años a los docentes de Religión de Primaria y Secundaria, la asignatura de Religión, pero sobre todo, su profesorado, quedará a merced de la más pura aberración pedagógica, que es colocar una asignatura al borde de la desaparición, y a su profesorado al borde de la extinción personal y familiar.
No es victimismo, es pensamiento claro y alto. Hoy es el momento de actuar. Hoy han comenzado por el colectivo de Religión Católica en Primaria, mañana lo será a los de Secundaria , y no mucho más les tocará a otros colectivos ya anunciados: profesorado de música, de plástica, de tecnología, etc. En algunos momentos, estos colectivos han contado con mi ayuda y la de muchos otros profesores de Religión. Ahora les pedimos también su ayuda, algunos nos han dicho que sí, pero otros, escudándose en la ideología de “Religión no”, hacen madera del árbol caído. Espero que haya una pronta solución. Contamos con muchas personas que se solidarizan con nosotros, pero necesitamos dejar atrás, ahora más que nunca, las cuestiones ideológicas del sí o no a la religión en la escuela pública, y defender el trabajo, la dignidad y la profesionalidad de unos docentes que lo han dejado todo por la escuela pública y que ahora necesitan nuestro apoyo.
RELIGIÓN EN LA ESCUELA SÍ, PERO CON DIGNIDAD. NO A LA LOMCE. POR UN HORARIO DIGNO.

Las Palmas de Gran Canaria, a 17 de junio de 2014.

Firmado:

Domingo A. Morales Márquez,
profesor de Religión Católica en el IES Ramón Menéndez Pidal de Las Palmas de Gran Canaria.

PD: Si quieres reenviarlo, aquí tienes el mismo artículo en PDF: Artículo de opinión sobre la situación del profesorado de Religión-signed

Por la dignidad del profesorado de Religión Católica.

UD 7: DECIDIR EN LIBERTAD

Aquí está el contenido de la UNIDAD DIDÁCTICA  7 “Decidir en libertad” (ESO3-UNIDAD7) y las preguntas del trabajo sobre la película “El juego de Ender”.