Biografía de Platón

Platón nace en Atenas en una familia aristocrática, algunos de cuyos miembros participaron en el gobierno de los Treinta Tiranos. Recibió las primeras enseñanzas de filosofía de Cratilo, seguidor de Heráclito, pero lo que decidió al parecer su vocación como filósofo fue su encuentro con Sócrates, cuando Platón contaba unos veinte años, al que siguió hasta la muerte del maestro en el 399. En la condena a muerte de Sócrates vio Platón la confirmación de la ruina de la sociedad ateniense y de su democracia. Tras la muerte de Sócrates, Platón realiza un viaje por el sur de Italia, entrando en contacto con la escuela pitagórica. Intentó por dos veces, valiéndose de sus influencias personales, poner en práctica en Sicilia sus ideales políticos, pero fracasaron estrepitosamente (llegó a ser puesto en venta como esclavo, situación de la que le salvó un amigo que lo reconoció y  le pagó su libertad).
Hacia el 387 Platón abrió escuela en las afueras de Atenas, en un lugar cercano al templo dedicado a Akademos, de donde viene el nombre de Academia. La Academia, que puede considerarse la primera Universidad de Europa, pretendía ser una escuela de formación de hombres de Estado, y en ella se enseñaba filosofía y matemáticas. En el friso de la entrada figuraba el lema: Que no entre nadie que no sepa geometría, ya que, como dice Platón en La República: Son filósofos los que son capaces de entrar en contacto con lo que se comporta siempre idénticamente según sus relaciones constitutivas. Los que oscilan en medio de lo múltiple y la total diversidad de sus estados, ésos no son filósofos…La geometría es conocimiento de lo que existe, atrae el alma hacia la verdad y perfecciona el pensamiento filosófico. El alumno más inteligente de la Academia fue Aristóteles. Las lecciones de Platón en la Academia se perdieron; las obras que conservamos son diálogos para un público más amplio que el de la Academia, escritas en un estilo no académico sino literario, en el que Platón utiliza con frecuencia mitos para ilustrar los aspectos más oscuros de su doctrina, algunos de los cuales, como el mito de la caverna, son referencia obligada de la cultura universal y darán que pensar siempre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *