¿Cómo funciona nuestra biblioteca?

Formamos parte de la red Bibescan, un espacio virtual que promueve el intercambio y la reflexión sobre prácticas letradas de aprendizaje. Nuestro Centro, de régimen especial, intenta adaptar el modelo aportado desde la propia Red y en su autonomía organizativa y pedagógica, planificando acciones que se concretan en un plan de trabajo colaborativo que comparten con el resto de centros en la plataforma.

Es por ello la importancia y el valor de la radio escolar y su coordinación con los distintos agentes involucrados en la formación de nuestro alumnado, pues estimular la necesidad de formación en el ámbito de la competencia comunicativa.

Hoy nos ha visitado a la radio escolar Roland, encargado de la Biblioteca General de nuestro AAPA, y ha realizado aportaciones interesantísimas sobre su funcionamiento, sobre la clasificación, predisposición y gusto de los usuarios, así como algunas anécdotas relacionada con su labor. A continuación podemos escuchar la entrevista..


 

Se ha elaborado un popplet, un mapa mental digital, que resume a nivel esquemático la cantidad de información que Roland ha aportado sobre la organización y gestión de una biblioteca de un Centro Penitenciario como el nuestro.



Un pensamiento en “¿Cómo funciona nuestra biblioteca?

  1. Hola, me llamo Francisco Medina.
    Fui compañero de Roland durante 3 años en la biblioteca del centro. Ya veo que las cosas han cambiado, para mejor.
    Por desgracia, el porcentaje de lectores internos, es el mismo hoy día que cuando me fui en libertad. Me ha producido escalofríos escuchar a la excelente persona que me enseñó a trabajar en ella.
    La biblioteca sin Roland, no hubiese sido lo que es hoy en día. No se imaginan el amor que pone, y que aún se nota, a la hora de cumplir con el objetivo de fomentar la lectura y la cultura en general, tanto al personal de la prisión como a los internos o a todo aquel que quiera acercarse a un libro. No quiero ponerme más triste aún, ya que por motivos obvios, es una etapa de mi vida que quiero olvidar por completo, pero sí que puedo decir que mi paso por el Centro, me han dado la oportunidad de conocer gente con un corazón maravilloso, a la que debo muchísimas cosas, como profesores, funcionarios y sobre todo a Roland Coge, un Alemán con un corazón más canario que el gofio, el cual llora cuando pierde su equipo amarillo del Pío Pío… Bueno, aquí lo dejo que las lágrimas me salen sin querer. Gracias Roland, porque aunque la mayoría no valore tu trabajo, esfuerzo y amor hacia el cuidado de un libro y de su divulgación fuera y dentro del centro, yo sí te he visto haciéndolo como nadie.
    Un abrazo desde Fuerteventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.