Nov 11

¡ De monstruos y emociones!

 

untitled

OBJETIVO GENERAL: Manifestación y regulación progresiva de sentimientos, emociones, vivencias, intereses propios y percepción de éstos en otras personas.

Este curso hemos comenzado a reconocer y gestionar nuestras emociones a través de la lectura del cuento “El monstruo de colores” . Es la historia de un simpático monstruo que se hace un lío con las emociones hasta que recibe la ayuda de una niña que le enseña a clasificarlas según el color de cada una de ellas. En la clase de los piratas nos encantan los monstruos y, aunque solemos expresar nuestras  emociones en la asamblea, en la hora del cuento o cuando trabajamos en equipo, no siempre sabemos gestionarlas convenientemente. Por eso hemos elegido este cuento a partir del cual desarrollamos en el aula diversas actividades.

Actividad 1: La profe nos presenta a la nueva mascota de la clase: el monstruo de colores. Es un peluche muy suave y cariñoso que vamos pasando a nuestros compañeros en la asamblea (en el corro) ; todos lo reciben con un abrazo de bienvenida. ¡Qué suave!

20150923_123924

Actividad 2: La profe nos lee el cuento y nos muestra las imágenes. En ellas podemos ver el color de las emociones y dónde las podemos guardar para no hacernos tanto lío con ellas.

Actividad 3: Elegimos el color de una emoción y pintamos el monstruo de ese color. Lo hacemos con pinceles y témpera para exponerlo en la clase.

20150922_124612

Actividad 4: Creamos un bonito rincón para nuestro monstruo donde colocamos cajas de colores con el nombre de las emociones y un dibujo del monstruo.

20150923_123532

Actividad 5: Cada día, en la asamblea  de la mañana, reconocemos nuestras emociones y colocamos unas pinzas con nuestros nombres en la caja de la emoción que sentimos.

Actividad 6: Entre todos pintamos con témpera de color verde la silueta del monstruo ( en papel continuo de color blanco).  Cuando la silueta está seca se recorta. Cada niño elige una cera blanda, del color de las emociones, y traza rayas multicolores encima de la silueta: ¿ya te has vuelto a liar con las emociones?. La silueta se coloca en el pasillo de entrada al aula.

20151015_100929

20151016_090232

Actividad 7:  ¿Cómo me siento hoy?. Reflexionamos sobre nuestro estado de ánimo y nuestras emociones. Coloreamos el monstruo del color de la emoción que sentimos en ese momento. Dibujamos nuestra cara con esa emoción y explicamos por qué estamos tristes, o alegres, o enfadados, etc. Se anota en la hoja.

Actividad 8 : El monstruo siente una emoción nueva: el amor. En asamblea (corro) dialogamos sobre el amor. Coloreamos el monstruo del color de esa emoción: el rosa.

Estas y otras muchas actividades formarán parte de un dosier que iremos confeccionando entre todos. Los últimos meses del curso cada niño/a se llevará el dosier a casa para que las familias puedan ver el trabajo realizado con las emociones  y aporten sugerencias e ideas para enriquecerlo.

Presentación del cuento:

Queremos conocer tu opinión……….

 Invitamos a los niñas y a las niñas de la clase de los piratas ( con la colaboración de la familia) a que hagan un comentario sobre el cuento( lo que más les ha gustado o lo que menos), y les animamos a que inventen un nuevo final.

Esperamos sus comentarios.

20151021_123257

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 comentario

    • Lorenzo Rodríguez on 17 noviembre, 2015 at 23:16
    • Responder

    Que Enzo empiece a destacar con colores sus emociones nos acerca mucho a él, además, según la lectura y otros mensajes sobre el cuento, el identificar diferentes situaciones y expresarlas ayuda a no interiorizarlas y endurecerlas para luego convertirse en capas difíciles de superar. Más positivo me parece señalar la oscuridad de los colores que acompañan a las malas vibraciones para enfocarlas rápidamente, aunque bien es cierto que también hay que profundizar y fortalecer las emociones positivas.
    Me encanta escuchar la relación de los colores con las emociones en boca de un niño, en mi caso mi hijo, y mucho más que logre tener una conversación conmigo al respecto.
    La conclusión más clara que he sacado es que tenemos que ordenar las emociones, destacarlas por separado y afrontarlas, primeramente expresándolas. Que la rabia no sólo la debemos exteriorizar los hombres, la alegría los menores, o el llanto las mujeres. Si nos reprimimos caeremos en un vacío siendo muy complejo salvar tal obstáculo.
    Gracias, muchas gracias, de veras, ha sido muy constructivo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Ir a la barra de herramientas