LAS AVENTURAS DE TANAUSÚ POR EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO

Junio 2013 003Las aventuras de Tanausú  es una colección de cuentos donde el protagonista, al que todos llaman cariñosamente Tana, es un gnomo aventurero e inquieto que recorre las islas del Archipiélago Canario ( a veces también cruza el charco)  ayudando a sus amigos a resolver misterios. Respetuoso con el patrimonio natural, cultural y artístico de los lugares que visita muy pronto se convertirá en un héroe y un amigo fiel al que todos querrán imitar.

Cada cuento puede leerse de forma independiente y en cada uno de ellos se proponen actividades que guardan relación con el texto apareciendo en todos ellos actividades de comprensión lectora, vocabulario, gramática y puntuación que favorecen, sobre todo, el desarrollo de la competencia en comunicación lingüística pero también el resto de competencias básicas.

Si bien se trata de profundizar, fundamentalmente, en el texto literario (cuentos, poesías, leyendas, trabalenguas ,etc) aparecen también otros textos como los informativos ( noticias de periódico, cartas), y los expositivos ( descripción de personas y paisajes) lo que invita a trabajar en el aula todo tipo de textos con las características y la intencionalidad comunicativa que le son propias.

Relación de cuentos:

  • Tanausú, el enano danzarín ( Una aventura en la isla de La Palma). Texto: María Jesús Cano. Ilustraciones: Pilar Manso. Actividades: Marcelo Pérez
  • Tanausú y la montaña blanca ( Una aventura en la isla de Tenerife): Texto: Sonia Mª Vaquero. Ilustraciones: Pilar Manso. Actividades: Marcelo Pérez
  • Tanausú y la roca mágica ( Una aventura en la isla de La Gomera). Texto: María Jesús Cano. Ilustraciones: Pilar Manso. Actividades: Marcelo Pérez
  • Tanausú y el fantasma del faro ( Una aventura en la isla de Fuerteventura).Texto: María Jesús Cano. Ilustraciones: Pilar Manso. Actividades: Marcelo Pérez
  • Tanausú y el misterio de la sabina ( Una aventura en la isla de El Hierro). Texto: María Jesús Cano. Ilustraciones: Pilar Manso. Actividades: Marcelo Pérez
  • Tanausú y la montaña de fuego ( Una aventura en la isla de Lanzarote). Texto: María Jesús Cano. Ilustraciones: Pilar Manso. Actividades: Marcelo Pérez
  • Tanausú y el hechizo del Roque Nublo ( Una aventura en la isla de Gran Canaria). Texto: María Jesús Cano. Ilustraciones: Pilar Manso. Actividades: Marcelo Pérez

_________________________________________________________________________________

 

 

 TANAUSÚ Y EL FANTASMA DEL FARO

Una aventura en la isla de Fuerteventura

 Tanausú y el fantasma del faro 001

 

Texto: María Jesús Cano

Ilustraciones: Pilar Manso

Comprensión lectora: Marcelo Pérez

El barco llega a Puerto del Rosario con unos minutos de retraso. Justo antes del atardecer Tanausú, un alegre y viajero gnomo, desciende por la escalinata contemplando la espectacular puesta de sol.
En el puerto de la isla majorera le espera, impaciente y nervioso, su amigo Nauzet que tiene su misma edad y con el que Tana, como le llaman sus amigos más íntimos, se lleva muy bien. Juntos crecieron en la vecina isla de La Palma hasta que la familia de Nauzet se trasladó a Fuerteventura por motivos de trabajo.
El padre de Nauzet es farero y es el encargado de la vigilancia y el cuidado del faro de La Entallada.
Tana viaja a la isla para participar con su amigo en el concurso de juegos tradicionales canarios que este año se celebra en Las Playitas, muy cerca de donde Nauzet vive con su familia.
– Hola Nauzet- saluda cariñosamente Tana a su amigo- ¿Has ensayado con el trompo?
– Claro que sí- responde Nauzet sonriendo- y esta vez te voy a ganar.
– Bueno, bueno, bueno, eso habrá que verlo- contesta Tana- he estado ensayando mucho estos días y creo que yo también puedo ganar.
Tanausú enseña a su amigo su objeto más preciado, un trompo de madera maciza que su abuelo Perico, muy aficionado a este juego, le regaló siendo muy niño y que, según decía , tenía poderes mágicos y ahuyentaba a los fantasmas.
Se abrazan, de nuevo, alegres por volver a verse e inician el largo camino hasta el faro de La Entallada donde viven los padres de Nauzet con su hermano pequeño Aday.
La montaña de Tindaya vigila y protege sus pasos. Esta montaña sagrada que guarda en su interior misteriosas historias y aventuras será testigo, sin saberlo aún, de una aventura fantasmagórica.
Felices y relajados recorren los caminos y senderos de la isla, visitan los pueblos por los que pasan y disfrutan de la comida del lugar.
En Tuineje compran un exquisito queso de cabra que se comen en un santiamén. Hasta ese momento no se habían dado cuenta del hambre que tenían. De postre, unas rapaduras que Tanausú trajo de La isla de La Palma.
Medio kilómetro antes de llegar a Las Playitas cogen el desvío que les llevará al faro; la carretera es empinada y está llena de curvas. Cansados llegan a la colina sobre la que se ve el imponente faro y las maravillosas vistas.
Tanausú y el fantasma del faro 003El faro, una torre cuadrangular de 11 metros de altura, está construido en piedra de color rojo, con azulejos. Sobre la torre hay una cúpula de cristal donde está el faro y justa al lado de la torre está la casa de la familia de Nauzet.

Nauzet enseña a Tana el lugar. Juntos recorren todas las habitaciones del faro. Pero en la parte más alta, muy cerca de la cúpula de cristal, hay una pequeña habitación con una puerta de madera y una gran cerradura que no se puede abrir.
La llave que abre la puerta ha desaparecido y nadie ha entrado en la habitación en años. Es una habitación misteriosa.
Cansados del viaje y, después de una magnífica cena, se acuestan a dormir en la misma habitación en dos literas. Nauzet duerme en la litera de abajo y Tana en la litera de arriba.
Sin embargo Tana no puede dormirse, está inquieto y no para de dar vueltas y más vueltas en la cama.
En los últimos años en el faro han sucedido acontecimientos extraños y sorprendentes. Luces que se encienden y apagan solas, barcos que chocan contra las rocas del acantilado, una misteriosa sábana blanca que, por las noches, tapa la luz del faro o unos sonidos extraños que se confunden con el fuerte viento.
De repente Tanausú escucha una voz que viene de la habitación misteriosa.
– Tanausúuuuuuuuuuu, Tanausúuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu.
– ¿Quién eres?- pregunta Tana con voz temblorosa.
– Soy el fantasma del faro. Escucha el sonido del viento que te traerá mis palabras.
Tanausú escucha el fuerte viento que azota las paredes del faro y que trae las palabras del fantasma.
– Mi nombre es Sustón y necesito que me ayudes a salir de esta habitación- susurra el fantasma a Tana.
– ¿Y cómo puedo ayudarte?- pregunta asustado Tana.
– Tienes que encontrar la manera de abrir la puerta para que salga de este cautiverio- le dice el fantasma.
– ¿Para qué quieres salir?- pregunta, de nuevo, Tana.

Tana no obtiene respuesta. Sólo se oye el sonido del viento y la respiración de su amigo Nauzet que duerme plácidamente.
A la mañana siguiente, después de desayunar un gran tazón de leche con gofio, Tana y Nauzet se dirigen a Las Playitas para participar en el concurso de juegos tradicionales.
Con la emoción de los acontecimientos de la noche anterior y la cabeza en otro sitio Tana se olvida el trompo de su abuelo Perico en casa y su amigo Nauzet le presta uno de los suyos.
Tana enrolla la cuerda alrededor del trompo y dándole un fuerte tirón lo hace caer al suelo donde empieza a dar vueltas y más vueltas sin parar hasta que comienza a inclinarse perdiendo su movimiento y se muere.

Nauzet tiene más suerte en el concurso y queda en segundo lugar. Tana se alegra por su amigo que recibe una medalla de color plata y se dice a sí mismo que lo importante es participar.

Tanausú y el fantasma del faro 005

Regresan al faro cansados y emocionados. Después de cenar se acuestan y Nauzet se duerme pronto; sin embargo Tana no puede dormirse esperando nuevamente escuchar la susurrante voz del fantasma.
– Tanausúuuuuuuuuuuuu, Tanausúuuuuuuuuuuuu- se oye la voz del fantasma.

– ¿Qué quieres de mi?- le pregunta Tana- que sigue sin estar convencido de que los fantasmas existan.

– Quiero que me liberes de esta habitación en la que llevo años encerrado- dice el fantasma.

– Pero, ¿por qué no puedes salir de la habitación?- le pregunta Tana.

Y entonces el fantasma le cuenta la historia de su cautiverio.

Hace muchos años, en los acantilados que hay cerca del faro, había una cueva donde los piratas escondían los tesoros de sus capturas.
En aquellos tiempos el fantasma vivía feliz en el faro de La Entallada asustando a los visitantes y recorriendo las habitaciones con su larga sábana blanca.
Pero Sustón no es un fantasma como los demás. A él no le gusta pasarse todo el día asustando a la gente y recorriendo habitaciones, él quiere ser pirata para navegar por los mares del sur, vivir mil aventuras y conocer otros países.
Una noche de luna llena se asomó a los grandes ventanales del faro y vio un barco pirata atracado en los acantilados. También pudo ver cómo unos piratas descargaban del barco uno, dos, tres y hasta cuatro cofres que debían ser muy pesados porque les costaba mucho arrastrarlos.

Tanausú y el fantasma del faro 007De repente, desaparecieron en el interior del rocoso acantilado.
Sustón salió, sigilosamente, de su escondite y bajó volando hasta el acantilado. El barco había desaparecido y no había ni rastro de los piratas.
Pronto descubrió la entrada de una cueva.
– Seguro que es la cueva dónde los piratas escondieron los cofres- pensó Sustón.
La cueva de los piratas estaba oscura y daba miedo aunque todos saben que los fantasmas no temen a la oscuridad así que, despacio y tranquilo, entró en la cueva.
Las paredes eran de roca afilada y Sustón se rasgó en más de una ocasión su impoluta sábana blanca.
Cuanto más avanzaba hacia el interior de la cueva más oscura se volvía sin embargo Sustón estaba acostumbrado a la oscuridad y no tenía miedo, sólo curiosidad.
De repente, en la parte más profunda y oscura de la cueva, descubrió los cofres y el tesoro de los piratas.
Sin pensarlo dos veces cogió uno a uno los cofres y los llevó al faro.
Cuando abrió los cofres y vio los tesoros que los piratas habían saqueado en los centenares de barcos que habían abordado decidió repartir las monedas de oro y las joyas entre los habitantes pobres del pueblo que, al enterarse, hacían largas colas en la entrada del faro.
Cuando los piratas regresaron con más tesoros y descubrieron lo que había pasado lanzaron una maldición pirata contra Sustón y lo metieron en la habitación más alta del faro cerrando la puerta con una llave que lanzaron al mar.
La maldición pirata decía que sólo podría ser rescatado por una persona valiente que descubriera cómo abrir la puerta.
Tanausú escuchó el relato del fantasma y le prometió hacer cuanto estaba en su mano para rescatarlo ya que había sido encerrado por una buena causa: repartir los tesoros entre los pobres del pueblo.
Despertó a Nauzet y le contó la historia del fantasma.
– ¿Qué podemos hacer?- preguntó Nauzet- que ahora entendía los extraños sonidos, las luces que se encendían solas, el faro que se apagaba y las sombras blancas. Era Sustón que trataba de enviar mensajes de auxilio.
– No lo sé- contesta Tana.
Tras reflexionar durante un buen rato se le ocurre una idea.
– Ya sé- comenta Tana- mi abuelo Perico me dijo que el trompo que me regaló tenía el poder de ahuyentar a los fantasmas. Si logramos dar con la fórmula para ahuyentar fantasmas Sustón podrá salir de la habitación misteriosa e irse a otro lugar.

– Tenemos que descubrir el poder del trompo de tu abuelo- dice Nauzet- pero, ¿cuál será su poder?
Tana aprieta fuertemente el trompo entre sus manos buscando indicios de su poder, le da vueltas y más vueltas, lo mira por arriba, lo mira por abajo y sin embargo no encuentra nada extraño.
Lanza el trompo contra el suelo y lo pone a bailar una y otra vez aunque sigue sin descubrir nada.
De pronto recuerda unas palabras de su abuelo: “para que la magia del trompo surta efecto tiene que dar 7 vueltas sin parar antes de morirse, sólo siete vueltas enteras y perfectas, ni más, ni menos”.
-¿Y por qué tu abuelo dijo siete vueltas?- pregunta Nauzet- ¿Por qué no otro número, tres, cuatro, cinco o seis?
– Supongo- contesta Tana – que porque el siete es un número mágico y misterioso y en algunas culturas aparece como el número del destino. Siete son los días de la semana, siete son los colores del arco iris, siete son los mares del planeta, siete son las notas musicales y, sobre todo, siete son las islas Canarias.
– Bueno, vamos a intentarlo- comenta Tana- cogiendo con cuidado el trompo de su abuelo Perico.
Suavemente enrolla la cuerda alrededor del trompo y con suma precisión lanza el trompo contra el suelo, con la energía necesaria para que sólo dé siete vueltas.
El trompo comienza a bailar y da una vuelta, dos, tres, cuatro, cinco, seis y siete vueltas justo antes de caerse al suelo.
– ¡Lo has conseguido!- exclama emocionado Nauzet.
– Sí- comenta Tana- veremos si ha funcionado.
Los dos amigos esperan, emocionados y en absoluto silencio, descubrir el poder del trompo. La espera se les hace eterna y los segundos parecen horas.
De repente se oye un ruido en la parte alta del faro. Un sonido chirriante, como una puerta al abrirse. Una puerta cuyas bisagras hace mucho tiempo que no se engrasan. La puerta de la habitación misteriosa.
Tana y Nauzet se miran y, sin hablarse, suben las escaleras que les llevan a la parte alta del faro.
– ¡Mira, Tana!- dice Nauzet – la puerta de la habitación misteriosa está abierta.
– Es verdad, entremos.
Juntos entran en la habitación misteriosa pero en el interior no hay nada, sólo unos cofres vacíos llenos de polvo y telas de araña.
– Creo que el trompo de mi abuelo Perico ha ahuyentado a Sustón y se ha ido a otro lugar- comenta Tana- ¡Qué pena! Me hubiese gustado conocerle y hablar con él!
– Es mejor así- le dice Nauzet- seguro que ahora vivirá feliz en otro faro o en algún castillo.
– O a lo mejor ha cumplido su sueño de ser pirata y viajar por los mares del sur- dice Tana- abordando los barcos piratas para repartir su tesoro entre los pobres.

Y colorín colorado este cuento de gnomos, piratas, amigos y fantasmas se ha acabado.

COMPRENSIÓN LECTORA

 ( señala la  respuesta  correcta)

 1. ¿ En qué isla nació Nauzet, el amigo de Tanausú que vive en Fuerteventura?

A) En la isla de Lanzarote.

B) Es evidente: en la isla de Fuerteventura.

C) En la isla de San Borondón.

D) En la isla de La Palma.

 2- ¿Qué poder mágico tenía el trompo que Perico, el abuelo de Tanausú, le regaló?

A) Convertía el agua en vino.

B) Ahuyentaba a los fantasmas.

C) Era un trompo que nunca dejaba de girar.

D) Convertía a los fantasmas en personas.

 3.¿Qué significa el término santiamén?

A) Que todos son muy buenos y santos.

B) Algo que se hace muy  rápido, al instante, al momento.

C) Algo que es muy bueno, buenísimo.

D) Que hay que santiguarse al entrar a una iglesia.

4. ¿Dónde se encuentra la habitación misteriosa del faro?

A) En el sótano.

B) Justo al lado de la despensa de la cocina.

C) Detrás del cuarto de baño.

D) En la parte más alta del faro, cerca de la cúpula de cristal.

5. Indica cuál de estos acontecimientos no ha tenido lugar en el faro en los últimos años.

A) Una sábana blanca tapa la luz del faro por las noches.

B) Los barcos chocan contra los acantilados.

C) Los marineros borrachos lloran desconsolados.

D) Unos sonidos extraños que se confunden con el fuerte viento.

6. ¿Cuál es el nombre del fantasma del faro?

 A) Francisco Alfarero.

B) Sustón.

C) Miguel

D) Wally

 7. ¿Por qué el fantasma del faro no era como los demás fantasmas?

A) Porque su sábana no era de color blanco.

B) Porque le gustaba bañarse en Las Playitas.

C) Porque quería ser policía.

D) Porque quería ser pirata para navegar por los mares del sur.

 8. ¿Qué hizo el fantasma con las monedas y las joyas de los cofres de los piratas?

A) Los repartió entre los pobres.

B) Se sacó un billete para Hawai y se dedicó a la buena vida.

C) Construyó un nuevo faro.

D) Construyó una nueva iglesia.

 9. ¿A qué se debían los fenómenos extraños del faro?

 A) A que Sustón enviaba mensajes de auxilio.

B) A que Perico no podía dormir por las noches.

C) A que un fantasma practicaba con el trompo después de medianoche.

D) A que un fantasma salía a bailar con su amada.

10. .¿Qué había que hacer para que la magia del trompo surtiera efecto?

 A) Lanzarlo con mucho cariño.

B) Lanzarlo y que diera exactamente siete vueltas.

C) Lanzarlo y que girase sobre una roca volcánica.

D) Lanzarlo y que no parase de girar.

 

 
   

 NOTA.

10   aciertos =  10

9   aciertos    = 8,5

8   aciertos    = 7

7   aciertos   = 5,5

6   aciertos  = 4

5   aciertos   = 2,5

4   aciertos = 1

MENOS  DE 4  ACIERTOS = 0

 

 

 

TANAUSÚ Y EL MISTERIO DE LA SABINA

Una aventura en la isla de El Hierro

Tanausú y el misterio de la sabina 002

 

Texto: María Jesús Cano

Ilustraciones: Pilar Manso

Comprensión lectora: Marcelo Pérez

En una grisácea tarde otoñal Tanausú, un inquieto y vivaz gnomo natural de la isla de La Palma, prepara su mochila para viajar a la isla de El Hierro.
Los gnomos, soberanos de los bosques, tienen la sana costumbre de nutrirse con los alimentos de la tierra y por eso, en su mochila, nunca falta el queso, la miel, las papas y el exquisito bienmensabe que su madre le prepara con tanto cariño.
En la sala de embarque del aeropuerto palmero Tana, como le llaman sus amigos, espera el momento de subir al avión mientras piensa en su prima Guacimara a la que no ve desde que ambos tenían cinco años de edad y ésta se mudara con su familia al Sabinar.
Está inquieto y expectante. De su mochila extrae una arrugada nota en la que puede leerse:

Tanausú y el misterio de la sabina 004Querido Tana:
Ha ocurrido algo sorprendente y necesito tu ayuda. Por favor, ven lo antes que puedas. Te espero en la Restinga. Un abrazo. Guaci

Guacimara, que vive en el bosque de sabinas de la isla de El Hierro, conocedora de las dotes detectivescas de su primo Tana, le ha enviado la nota para que le ayude a investigar lo que a todas luces es el mayor misterio que sus jóvenes ojos han visto jamás.
Esa misma mañana el bosque de sabinas se había despertado con su armonía habitual, la paz que se respiraba no hacía presagiar el misterio que se avecinaba: la sabina, árbol centenario y retorcido amanecía recto y erguido como un enorme rascacielos.
Sin duda había sido objeto de un encantamiento y, para colmo, faltaban sólo tres días para la fiesta de las castañas que ese año se celebraba en el bosque de sabinas.
La castañada, o fiesta de las castañas, es el acontecimiento anual más importante en la vida de los gnomos donde amigos y familiares venidos de todas las islas del Archipiélago se reúnen para asar castañas, cantar y bailar alrededor del fuego en una jornada mágica.
– ¡Qué tragedia!- comenta Guacimara.

Las centenarias ramas de la sabina ondean ahora rectas, solemnes y erguidas.¿ Dónde está su querida sabina, símbolo del bosque, retorcida por el viento y orgullosa de sus perennes hojas?

Tanausú y el misterio de la sabina 005

– ¡Qué tragedia!- repite Guacimara.

Desde el aeropuerto a La Restinga, afamado lugar de buceo, Tana contempla extasiado el hermoso paisaje lunar, los cráteres de los volcanes y el añil del cielo. También descubre, pastando a sus anchas, caballos, cabras y vacas en las verdes praderas.
En La Restinga le está esperando, impaciente, su prima Guacimara. Tana no la recordaba tan hermosa y, azorado, le da un tímido beso en la mejilla.
Camino de El Sabinar Guacimara le va poniendo al corriente del misterio pero no es hasta su encuentro frente a la enorme sabina erguida que Tana comprende la magnitud de la tragedia.
El padre de Tana, un sabio y centenario gnomo, le había contado la historia de Guancho, un lagarto gigante que vive, feliz y tranquilo, en los Roques de Salmor y a quien se le atribuye una enorme inteligencia y sabiduría. Los vecinos del lugar acuden a él en busca de consejo y siempre tiene una respuesta para todos.
El lagarto Guancho se sorprende con la noticia que Tana y Guacimara acaban de darle y, presurosos, emprenden juntos el camino a El Sabinar.

Tanausú y el misterio de la sabina 007

Al ver la sabina, Guancho pronto descubre, por algo es el sabio con más sabiduría de la isla, que se ha producido un encantamiento.
El encantamiento sólo puede ser obra del Mago de las Tinieblas, un malvado y envidioso ser que vive en la Cueva de Don Justo, a la que ha convertido en su hogar transformándola en un largo, oscuro, lúgubre y estrecho lugar que ya nadie quiere visitar.
Guancho indica a los valientes jóvenes el camino a seguir para llegar a la cueva y vuelve, impaciente, a sus queridos roques.
Tana y Guaci emprenden el camino a la Cueva de Don Justo y pronto descubren que no están solos.

Tanausú y el misterio de la sabina 002Un alegre petirrojo les acompaña volando de rama en rama moviendo su cola arriba y abajo constantemente. Su plumaje de color pardo y rojo ilumina los pasos de los jóvenes aventureros y alumbra su camino en el atardecer herreño.
Cuando ya la noche se apodera del bosque descubren la cueva donde habita el Mago de las Tinieblas. La cueva es tal y como se la habían descrito: un lugar lúgubre, oscuro y tenebroso. En su interior pueden oírse sonidos aterradores que hacen temblar a Guaci y Tana.
Decididos a descubrir el misterio de la sabina se olvidan de sus temores y, cogidos de la mano, se adentran en la cueva.
Guacimara se abraza a su primo cuando un murciélago, y dos , tres y hasta cuatro se abalanzan sobre ellos.
Corriendo a través de la oscura cueva descubren una potente luz que les ciega momentáneamente. Al abrir los ojos descubren al Mago de las Tinieblas que les contempla con cara de pocos amigos y maldice su intromisión.
– ¡Malditos sean, gnomos del bosque! ¿Cómo osan interrumpir mi sueño?- grita el mago de las tinieblas.

– Mi nombre es Tanausú y ésta es mi prima Guacimara- responde Tana con voz temblorosa. -Venimos a que liberes a la sabina de su encantamiento.
-¿Cómo se atreven a pedirme semejante barbaridad?- grita enfurecido el mago de las tinieblas- ¿Acaso no saben que, en venganza por haberme desterrado a esta cueva, he encantado a la sabina hasta que los habitantes de la isla reconozcan mis poderes y me devuelvan mis pócimas mágicas?
– Los habitantes de la isla me han asegurado que si utilizas tus poderes para hacer el bien y atacar el mal te devolverán tus pócimas y tus libros de magia- responde Tanausú con voz firme.
El mago de las tinieblas cansado de vivir en la solitaria y triste cueva promete a Tanausú utilizar sus poderes mágicos para hacer el bien y recuperar el respeto de los herreños.
– Bien- dice Tanausú- pero antes deberás mostrar tu arrepentimiento liberando a la sabina de su encantamiento.

El mago de las tinieblas así lo hace y confiesa a Tanausú cuáles son las palabras mágicas para que la sabina vuelva a estar retorcida por el viento para orgullo de los herreños y deleite de visitantes.
Tanausú y Guacimara regresan al bosque de sabinas y en presencia de sus amigos, familiares, y curiosos que se acercan a ver el espectáculo pronuncia las palabras mágicas.

“Tris, tras, en retorcida sabina te convertirás,
tris, tras, al mago de las tinieblas perdonarás
y al viento tus hojas mecerás al compás del tris tras, tris tras.

Tanausú y el misterio de la sabina 005

Y colorín colorado este cuento de gnomos, encantamientos, magos y arrepentimientos se ha acabado.

COMPRENSIÓN LECTORA

 ( señala  la  respuesta  correcta)

 1. ¿Dónde vive Guacimara, la prima de Tanausú?

A) En El Pinar.

B) En La Restinga.

C) En El Sabinar.

D) En Frontera.

 2. ¿Cómo se puso en contacto Guacimara con su primo Tanausú?

A) Por medio de una carta.

B) Por email.

C) Por medio de una postal.

D) A través de una nota.

 3. ¿Qué problema tenía la sabina?

A) Que no lo habían regado.

B) Que amaneció recto.

C) Que amaneció torcido.

D) Que lo habían talado.

4. ¿Qué nombre recibe el acontecimiento más importante en la vida de los gnomos?

A) La chuletada.

B) La castañada.

C) La castañuela.

D) La siempreviva.

5. ¿Qué lugar de la isla del Hierro es famoso por ser un lugar de buceo?

A) Valverde, la capital.

B) La Restinga.

C) Frontera

D) El Sabinar.

6. ¿ Qué signifIca la palabra azorado ?

 A) Turbado, aturdido, confundido o pasmado.

B) Cascado por el sol.

C) Valiente

D) Que es simpático y vivaracho.

 7. ¿Cómo se llama el lagarto gigante?

A) Rudy

B) Elvis

C) Acaymo

D) Guancho

 8.¿Quién le hizo el encantamiento a la sabina?

A)  Miliki

B) El Mago de las Tinieblas.

C) El Ladrón de Cuevas.

D) El Brujo de la Tormenta.

 9. ¿Qué le devolverán los habitantes de la isla al Mago de las Tinieblas si deshace su hechizo?

 A) Su casa.

B) Sus pócimas y sus libros de magia.

C) Sus vestidos.

D) Su capa y sus libros de magia.

10. ¿Quién pronuncia las palabras mágicas para deshacer el encantamiento?

 A) El Mago de las Tinieblas.

B) Tanausú.

C) Guacimara

D) Los tres a la vez.

 

NOTA:

10 aciertos= 10

9   aciertos    = 8,5

8   aciertos    = 7

7   aciertos   = 5,5

6   aciertos  = 4

5   aciertos   = 2,5

4   aciertos = 1

MENOS  DE 4  ACIERTOS = 0

 

TANAUSÚ, EL ENANO DANZARÍN

Una aventura en la isla de La Palma

Tanausú, el enano danzarín 004

Texto: María Jesús Cano

Ilustraciones: Pilar Manso

Comprensión lectora: Marcelo Pérez

 En la isla de La Palma, entre castaños, pinos y almendros, viven unos gnomos muy aficionados a la música y los bailes populares.

Cada mañana, antes de trabajar en el campo, ensayan los bailes y las canciones para la Gran Fiesta de la Cosecha.

Tanausú, el enano danzarín 002Los tradicionales bailes canarios alegran su labor: una isa, una malagueña, una folía o una berlina para comenzar el día; el sonido del timple para acompañar las tareas del campo y la danza del trigo para finalizar la jornada.

– ¡Qué hermoso sonido!- comentan los habitantes del bosque que esperan, ansiosos, la llegada de la primavera.
Todos parecen felices. Todos menos Tanausú, un pequeño gnomo inquieto y saltarín que sueña con recorrer la isla y convertirse en un famoso bailarín.
Un día de primavera Tanausú, al que todos llaman cariñosamente Tana, decide emprender un viaje alrededor de la isla y quizás, quién sabe, conocer otras islas del Archipiélago.

Pero antes que conocer otras islas tiene que recorrer, a fondo, su isla bonita y conocer sus paisajes y fiestas tradicionales para poder contarles muchas cosas a sus nuevos amigos de las otras islas.

La bruma, caprichosa, se adueña del bosque y Tana se refugia en una cueva para descansar. De su mochila saca queso, almendras, pan, gofio y miel y se da un pequeño banquete.
Cansado, se duerme, y el cielo de La Palma, cubierto de estrellas, ilumina sus sueños. Sueños de misterios y aventuras.

Y la aventura comienza al día siguiente cuando Tana se adentra en La Caldera de Taburiente.

El día está claro. El cielo más azul que nunca. Los vientos alisios juegan con las nubes en las montañas y los rayos de sol forman hermosos dibujos de sombra y color.

Nada hace presagiar que Tana viviría una emocionante aventura.

De repente, del interior de La Caldera, sale una enorme bola de fuego y del cielo, completamente negro, caen estrellas que quedan atrapadas en la enorme grieta que, poco a poco, se va cerrando.

Una pequeña estrella se ha salvado escondiéndose en la cascada de colores. Hacia esa única luz se dirige Tana.

En el interior un hombrecillo de aspecto cansado y triste custodia la luz.

– ¿Quién eres?- pregunta Tana.
– Soy el duende de La Caldera- responde el hombrecillo.
– Dime ¿sabes tú qué ha pasado?- vuelve a preguntar Tana.

El duende, que conoce todos los secretos de La Caldera, le cuenta una historia.

Tanausú, el enano danzarín 005En La Palma todos saben que en La Caldera de Taburiente habita “el guanche dormido”, un enorme gigante de piedra que descansa, tranquilo, en sus hermosos paisajes naturales convertidos en Parque Nacional.
Al gigante no le molestan las personas que visitan el Parque si hacen poco ruido, cuidan su entorno, no tiran basura y respetan las plantas, los animales y los árboles que habitan allí en paz y armonía.Pero ahora está enfadado porque unos hombres que van a construir una carretera muy cerca del Parque interrumpen su descanso con el ruido de sus excavadoras.Enfurecido, decide robar la luz del sol y las estrellas para que los obreros no puedan trabajar.Como nadie se atreve a enfrentarse al gigante en la isla reina la total oscuridad.

Tana escucha, sorprendido y preocupado, el relato del duende y decide recuperar la luz.

Inicia el camino en busca del gigante pensando en la manera de convencerle de la necesidad de construir una carretera para que los habitantes de los pueblos puedan desplazarse más rápido al mercado de la ciudad y vender el queso, las almendras, las naranjas y las papas de sus cosechas.

Aunque es un buen negociador nunca antes se había enfrentado a un gigante y no sabe cómo se habla con ellos.

Pero su intuición y su manejo de las situaciones difíciles le ayudarán a convencer al gigante.

Cuando ya está frente al gigante, sin miedo, le mira fijamente a los ojos y con voz potente le cuenta la historia de los habitantes del lugar que, para ganarse la vida, deben vender los productos de sus cosechas en el mercado.

El gigante, conmovido por el relato de Tana, devuelve las estrellas al cielo de La Palma y el sol vuelve a brillar en lo alto de La Caldera; y, por su valentía, el gigante le concede el deseo que más anhela, bailar la Danza de los Enanos en la próxima Bajada de la Virgen.
Y así fue cómo Tana descubrió el truco para hablar con los gigantes:

– Mirarles fijamente a los ojos.
– No tener miedo.
– Hablar con voz firme y poderosa.
– Contar siempre la verdad.

Y también cumplió su sueño de convertirse en un valiente y feliz enano danzarín.

Tanausú, el enano danzarín 007

Y colorín, colorado este cuento de duendes, gigantes, gnomos y enanos se ha acabado.

COMPRENSIÓN LECTORA

 ( señala  la  respuesta  correcta)

 1. ¿Para qué fiesta están ensayando bailes y canciones los gnomos?

A) Para la Gran Fiesta del Mar.

B) Para la Gran Fiesta de la Cosecha.

C) Para la Gran Verbena de la paloma.

D) Para la Gran Fiesta de la Recolecta.

 2.¿Qué instrumento musical suena mientras los gnomos realizan las tareas del campo?

A) La pandereta.

B) El piano.

C) La guitarra.

D) El timple.

 3. ¿Qué estación está a punto de llegar?

A) La primavera.

B) El verano.

C) El otoño.

D) El invierno.

4. ¿Qué es un banquete?

A) Un banco muy grande.

B) Una comida espléndida.

C) Una especie de rosquete típico de la isla de La Palma.

D) Un banco en el que se deposita dinero.

5. ¿Quién es el personaje que conoce todos los secretos de La Caldera?

A) Un gnomo muy anciano.

B) Un duende.

C) Una bruja malvada y con un solo ojo.

D) Un gnomo viejo y enfadado.

6. ¿ Le desagradan al guanche dormido (el gigante) las personas  ?

 A) Sí, muchísimo. No quiere saber nada de las personas.

B) Sólo las que son bajitas.

C) Sólo las que no respetan el medio ambiente.

D) Le gustan todas las personas.

 7. ¿Qué es lo que le molesta al gigante?

A) Los truenos. Les tiene muchísimo miedo.

B) Que le pongan de comer sopa de tomate.

C) Las personas hablando muy alto.

D) El ruido de las excavadoras.

 8.¿Qué fue lo que hizo el gigante para que los obreros no pudieran seguir su trabajo?

A) Les robó las máquinas.

B) Robó la luz del Sol y las estrellas.

C) Les robó el almuerzo.

D) Les derrumbó una montaña encima de sus excavadoras.

9.  ¿Qué deseo le concedió el gigante a Tanausú?

 A) Cantar su canción favorita en la próxima Bajada de la Virgen.

B) Cargar con la Virgen en la procesión.

C) Convertirse en el dueño de la Virgen.

D) Bailar la Danza de los Enanos en la próxima Bajada de la Virgen.

10. Tanausú le expuso al gigante que los palmeros tenían una necesidad. ¿Cuál era?

 A) Construir un Auditorio para poder cantar y bailar a la Virgen.

B) Construir una carretera para mejorar los desplazamientos y el comercio.

C) Construir una carretera para que los coches circulen más rápido.

D) Construir una carretera para no desplazarse andando.

NOTA:

10 aciertos: 10

9   aciertos    = 8,5

8   aciertos    = 7

7   aciertos   = 5,5

6   aciertos  = 4

5   aciertos   = 2,5

4   aciertos = 1

MENOS  DE 4  ACIERTOS = 0

 

TANAUSÚ Y LA MONTAÑA DE FUEGO

Una aventura en la isla de Lanzarote

Tanausú en Lanzarote 024

Texto: María Jesús Cano

Ilustraciones: Pilar Manso

Comprensión lectora: Marcelo Pérez

Tanausú, un alegre y vivaracho gnomo natural de la isla de La Palma, contempla  extasiado el mar de nubes bajo sus pies. Acurrucado en un asiento de la parte delantera de un pequeño avión, modelo ATR, se abrocha el cinturón cuando, por la megafonía, le anuncian que van a iniciar la maniobra de aterrizaje en el aeropuerto de Lanzarote.

Tanausú en Lanzarote 028  Tana, como le llaman sus amigos y familiares cariñosamente, se prepara mentalmente para el aterrizaje. Le apasiona volar pero no puede evitar sentir esas incómodas cosquillas en su estómago cada vez que llega el momento de tomar tierra.

Hace ya bastante tiempo que no visita la isla de Lanzarote, justo desde aquel año en que, con su familia, acudiera a celebrar el décimo aniversario del nombramiento de la isla como Reserva de la Biosfera.

Para distraer su nerviosismo ojea, de nuevo, el periódico que tan amablemente le ofreció la azafata cuando emprendieron viaje a la isla.

En la primera página del “Diario de Avisos”, afamado periódico insular, se recoge la siguiente noticia:

Tanausú en Lanzarote 032Unos turistas ingleses que el pasado viernes 9 de diciembre, festividad de Santa Leocadia, visitaban el Parque Nacional de Timanfaya descubrieron, estupefactos, que la famosa escultura de César Manrique “El diablo de Timanfaya”, símbolo del Parque, había desaparecido.

Según fuentes policiales la noche del jueves unos ladrones entraron en el parque con vehículos todoterreno, por el análisis de las huellas, para robar la escultura del artista César Manrique. No hay señales de violencia ni restos de la escultura por lo que se deduce que los ladrones se la llevaron entera, sin romperla. La policía cree que es muy difícil transportarla por carretera sin que nadie haya visto nada. Parece cosa de magia. El caso está en manos de las autoridades locales y de la policía que buscan pistas para encontrar a los autores del delito.

El artículo continuaba con una descripción del maravilloso lugar, el más emblemático de la isla, informando a sus lectores del origen del Parque a partir de las erupciones de 1730 y 1736 que crearon ese paisaje de aspecto lunar de más de 200 kilómetros cuadrados. Un lugar mágico que quedó completamente arrasado por las coladas de lava y la lluvia de ceniza volcánica. No obstante allí crecen, valientes y orgullosos, líquenes, verodes y tabaibas.Tanausú recorta el artículo del periódico y lo guarda en su mochila. En la terminal del aeropuerto lanzaroteño le están esperando su prima Yaiza que vive en Arrecife y su prima Guacimara que está de visita en la isla.

Juntos se dirigen al Macizo de Famara, lugar donde ese año se celebra un Festival  folclórico que será una explosión de felicidad, amistad, danzas populares, música y buenas viandas. Un día donde después de los bailes  degustarán las delicias de la cocina canaria: puchero, papas arrugadas con su mojito rojo y verde, queso asado con miel de palma, torrijas y el bienmesabe que tanto le gusta a Tanausú y que su madre prepara con tanto cariño. En el concurso de postres siempre se lleva un premio; aunque también se relame con el frangollo que hace su tía Candelaria que vive en Tenerife. Los vientos alisios que serpentean entre las altas montañas del Macizo humedecen las cumbres e impregnan con su frescura el fayal y los brezos que crecen caprichosamente. Muy cerca ya del Macizo, un fuerte olor a azufre penetra por sus fosas nasales y de sus enrojecidos ojos  se escapan lágrimas con sabor a sal. El cielo se cubre, de pronto, de una nube de humo gris que enluta el paisaje y hace el camino cada vez más difícil. Las cabras, ovejas y demás animales que pueblan la isla huyen hacia la costa en busca del frescor de la brisa marina y del azul del cielo.

–La montaña de fuego ha despertado, la montaña de fuego ha despertado – gritan asustados los animales a su paso.

Tanausú en Lanzarote 037

–Tanausú, Tanausú, ¿qué hacemos?- preguntan al unísono sus dos primas con cara de preocupación.

–Debemos seguir avanzando para avisar a nuestros amigos del peligro- responde con valentía Tana.

–Pero, pero….no podremos avanzar entre tanto humo- replica nerviosa Yaiza.

–Yo les ayudaré a avanzar más deprisa- dice una voz desconocida.

De la penumbra  surge  un camello de color canelo que porta la tradicional silla inglesa donde los turistas, de una forma diferente y peculiar, descubren las maravillas del Parque Nacional de Timanfaya.

Tana, Yaiza y Guacimara se sientan en la silla e inician el camino hacia la montaña de fuego.

El camello, conocedor de los entresijos  y atajos del camino, galopa rumbo a su destino sorteando las partículas de ceniza que trae el viento.

–¿Por qué se ha habrá despertado la montaña de fuego de su largo letargo?- pregunta Yaiza.

–No lo sé – responde Tanausú- pero ten por seguro que lo averiguaremos.

–¿Y cómo piensas hacerlo?- pregunta ahora Guacimara.

–Elemental, querida Guaci,- responde Tana emulando a su héroe Sherlock Holmes- con nuestras dotes detectivescas y trabajando en equipo seguro que daremos con la manera de averiguarlo.

No era la primera vez que Tanausú haciendo gala de su intuición y de sus conocimientos de magia había resuelto, en sus múltiples viajes por el Archipiélago Canario, misterios y hechizos. Tenía además un fuerte presentimiento y si, de nuevo, su intuición no le fallaba creía que el repentino despertar de la montaña de fuego tenía algo que ver con la noticia que había leído esa misma mañana en el periódico local sobre la misteriosa desaparición del “diablo de Timanfaya”. La isla de Lanzarote se va cubriendo, poco a poco, de un manto de ceniza volcánica y los habitantes de la isla buscan, desolados, un lugar donde guarecerse.  Se dirigen hacia la cueva de los verdes un lugar mágico y misterioso situado al norte de la isla donde sus antepasados se refugiaban cuando los barcos de los bucaneros arribaban a la costa lanzaroteña y donde los piratas escondían sus tesoros.Un lugar que, sin embargo, encierra  un gran peligro.

Así, poco a poco, los habitantes se refugian en el gran túnel subterráneo de más de seis kilómetros de longitud que se adentra en el mar y que con su sinfonía de colores verdes, amarillos, marrones y blancos les va embrujando.Una suave música ambiental acompaña sus pasos hacia el “infierno”, una inmensa galería cuyas paredes de lava petrificada serán testigo de su cautiverio. Desde lo más profundo de la cueva  se oye una voz malvada y siniestra que da la bienvenida a los cautivos.

–¡Ja, ja ,ja! Bienvenidos a mi cueva- grita exultante el mago Salymar.

El mago Salymar ha embrujado  con sus pócimas mágicas y encantamientos a los isleños para convertirse en el dueño y señor de la isla de Lanzarote y de todas sus maravillas. Sólo el mago Salymar es capaz, con sus hechizos, de despertar a la montaña de fuego para que los habitantes del lugar se refugien en la cueva y sólo él puede robar la escultura del “diablo de Timanfaya” que se erige ahora, imponente y majestuosa, en la galería del infierno custodiando a los cautivos. El mago Salymar se volvió malvado  hace muchos años cuando se enamoró de la bella princesa Fayna cuyo nombre significa “entre la luz y el fuego” y al no ser correspondido por su amor enloqueció y se convirtió en un ser cruel que vive en los Jameos solo y sin amigos, protegido por la luz del fuego que cada día le recuerda a su amada y que lo ha convertido en un ser huraño, triste y amargado. Sólo la valentía de tres pequeños gnomos logrará deshacer el encantamiento del mago y devolver a la isla la serenidad, la calma y la tranquilidad. Tanausú que conoce las artimañas del mago Salymar y la fórmula mágica para deshacer el encantamiento, por algo es ya un próspero aprendiz de brujo,  se pone manos a la obra. Cada uno de ellos deberá ir en busca de los tres ingredientes mágicos que, mezclados convenientemente, desharán el maleficio de Salymar. En Costa Teguise, al este de la isla, Guacimara encuentra a unos  pescadores que le dicen dónde puede localizar el primer ingrediente: una raspa de vieja. En la cofradía de pescadores, en una sucia y destartalada caja, hay varias raspas de pescado, entre ellas la de la  vieja que estaba buscando. La coge con cuidado y la guarda en su mochila. En el Jameo de la Cazuela, al norte de la isla, Yaiza  busca el segundo ingrediente entre las pescaderías del lugar: una pata de cangrejo albino. Compra un cangrejo albino y con sumo cuidado arranca una pata de color blanco como la nieve que guarda en su bolso. En la montaña de fuego Tanausú busca el tercer ingrediente mágico, un trozo de lava volcánica, que coge con mucho cuidado para no quemarse e introduce en un recipiente de metal que guardará su calor en el viaje de regreso. Pasados dos largos e intensos días los tres jóvenes se reúnen en la entrada de la cueva de los verdes. En una enorme cazuela con agua hirviendo vierten los ingredientes necesarios para la fórmula mágica: la raspa, la pata de cangrejo y el trozo de lava volcánica ardiendo aún. Tanausú vierte el burbujeante líquido en la entrada de la cueva de los verdes y pronuncia unas palabras mágicas en una extraña lengua que ni Guacimara ni Yaiza conocen.

“Sogam, sojurb, sorecicheh: le redop ed al aigam ayurtsed le otneimatnacne”

La explosión se oye en toda la isla y abre una enorme brecha en la entrada de la cueva. Tana, Guaci y Yaiza se protegen de los trozos de roca que vuelan por el aire y su amigo el camello acude en su ayudan para sacarlos de allí.  Tras el enorme estruendo el cielo recupera su color azul, la montaña de fuego deja de rugir y los habitantes de la isla salen, atónitos, a la luz del sol. Emocionados le dan las gracias a los tres gnomos que, a lomos del camello, devuelven el diablo de Timanfaya a su lugar para que pueda ser visitado de nuevo por los turistas del parque. En las entrañas de la tierra el malvado Salymar maldice su suerte entre gritos de venganza. En la edición matinal del día siguiente del “Diario de Avisos” puede leerse la siguiente noticia:

Tanausú en Lanzarote 040“Unos valientes gnomos recuperan el  símbolo del parque Nacional de Timanfaya y liberan a los habitantes del lugar de su cautiverio. La policía premia su labor concediéndoles la medalla de oro de la isla”.

 

 

Y colorín colorado este cuento de gnomos, jameos, volcanes y camellos se ha acabado.

 

                     COMPRENSIÓN LECTORA                      

( señala  la  respuesta  correcta)

1. ¿ Dónde se encuentra Tanausú al inicio del relato?

A) En la isla de Lanzarote

B) En un avión

C) En un barco camino de Lanzarote.

D) Subido en un avión contemplando el paisaje.

 2. ¿Cuál es el nombre del periódico que Tanausú ojea?

A) Diario de Lanzarote.

B) El Día.

C) Diario de Avisos.

D) Diario de Las Palmas.

 3. ¿Quiénes descubrieron la desaparición de El diablo de Timanfaya?

A) Unos turistas belgas.

B) Unos turistas ingleses.

C) Yaiza y Guacimara.

D) El mago Salymar.

4. ¿Cómo se llama la prima de Tanausú que vive en Lanzarote?

A) Guacimara

B) Eustaquia

C) Yaiza

D) Elena

5. ¿Qué acto se va a celebrar en el Macizo de Famara?

A) Una procesión.

B) Una carrera ciclista.

C) Un partido de fútbol solteras contra casadas.

D) Un festival folclórico.

 

  1. ¿Por qué estaban asustados los lanzaroteños?

 A) Porque había una amenaza de bomba.

B) Porque los camellos se habían vuelto locos.

C) Porque la Montaña de Fuego había despertado.

D) Porque un criminal peligroso estaba suelto.

7.¿Quién ayuda a Tana y a sus primas cuando no pueden avanzar entre tanto humo?

A) La princesa Fayna.

B) El mago Salymar.

C) Un camello.

D) El padre de Yaiza con su tractor.

 

  1. ¿Qué significa guarecer?

A) Refugiarse en alguna parte para librarse de un daño o peligro.

B) Coger mucha comida para no pasar hambre.

C) Amanecer un poco nublado.

D) Leer con detenimiento la noticia de un periódico.

 

  1. ¿Quién había robado la escultura del Diablo de Timanfaya?

 A) El hechicero Salymar.

B) El mago Salymar.

C) El vidente Salymar.

D) El maestro Ambrosio.

10. ¿Cuáles son los ingredientes mágicos con los que deshacen el maleficio?

 A) Una raspa de vieja, una pata de cangrejo rojo y un trozo de lava volcánica.

B) Una raspa de vieja, una pluma de pardela y un trozo de lava volcánica.

C) Una raspa de vieja, una pluma de pardela y un coral marino.

D) Una raspa de vieja, una pata de cangrejo albino y un trozo de lava volcánica.

 

NOTA:

10   aciertos10

9   aciertos    = 8,5

8   aciertos    = 7

7   aciertos   = 5,5

6   aciertos  = 4

5   aciertos   = 2,5

4   aciertos = 1

MENOS  DE 4  ACIERTOS = 0

TANAUSÚ Y LA MONTAÑA BLANCA

Una aventura en la isla de Tenerife

Tanausú y la montaña blanca 002

Texto: Sonia Vaquero.

Ilustraciones: Pilar Manso

Comprensión lectora: Marcelo Pérez

En la Caldera de Taburiente, mientras los pinos abrazan a la luna y las estrellas bajan a beber al río, Tanausú, el enano danzarín duerme plácidamente. El guanche dormido protege su sueño y la brisa acuna suavemente las campanillas y margaritas que forman su cama. Tanausú sueña, sueña con sus bosques, con su cascada de colores y con la música que hace volar sus pies en cada pueblo, en cada fiesta y que le hace sentirse verdaderamente feliz. Pero esta noche además sueña con una montaña, una gran montaña blanca, tan blanca y tan grande que parece flotar sobre las nubes tocando con su cima el cielo. De repente Tanausú escucha una vocecilla que le llama desde muy lejos, desde tan lejos, que casi no puede oírla.
Tanausú y la montaña blanca 003 Tanausú, Tanausú, Tanausú.
– ¿Quién eres? Casi no puedo oírte.
– Soy Violeta. Escucha bien al viento, él te llevará mi voz.
Tanausú se concentró en el sonido del viento y empezó a escuchar claramente las palabras de Violeta.
– Soy Violeta, ¿ves esa montaña tan grande? Es mi casa. Necesito tu ayuda Tanausú.
– Pero…¿ cómo puedo ayudarte? Yo no sé ni siquiera dónde está esa gran montaña, ni siquiera sé quién eres tú.
– Mi nombre es Violeta y soy un pequeño duende, como tú, por eso puedes oírme.
Tanausú se quedó asombrado, él no sabía que los duendes tenían la cualidad de poder comunicarse entre ellos por mucha distancia que existiera y se empezó a sentir muy contento por poder hablar con alguien como él.
– ¿Qué te ocurre? ¿Por qué necesitas mi ayuda?
– ¿Has visto mi casa? Se llama Teide y está muy triste. La nieve que cubre sus laderas no deja que florezcan unas flores únicas en el mundo. Esas flores se llaman violetas del Teide; yo soy la que se encarga de cuidarlas y protegerlas, por eso me llamo así.
– ¿Y por qué son tan especiales esas flores?
– Porque no existen en ningún otro lugar del mundo, sólo aquí. Además las violetas son mágicas y ayudan a muchos niños a recuperar las sonrisas perdidas.
– ¿Las sonrisas perdidas?
– Sí, muchas veces los niños pierden sus sonrisas porque tienen hambre, porque se ponen enfermos, porque están solos, porque se enfadan con sus amigos…Mis violetas gracias a su magia y a sus colores hacen que las sonrisas vuelvan del país de la tristeza a las caras y corazones de los niños. ¿Entiendes ahora por qué necesito tu ayuda?
– ¡Claro que lo entiendo! Pero… ¿Qué podemos hacer? !Todo se acabaría si los niños perdieran sus sonrisas! ¡No podemos dejar a los niños sin sonrisas!
Tanausú y Violeta se quedaron en silencio, en realidad ninguno de los dos sabía muy bien qué hacer. El viento le trajo a Tanausú las lágrimas de Violeta.
No te preocupes, Violeta, yo te ayudaré. No llores, ya verás que todo se arreglará.
Poco a poco, la luz del sol se fue asomando entre los riscos y los pinos, entre las últimas estrellas y la brisa fresca de la mañana.
Como todas las mañanas la graja Saja, un gran pájaro de plumas negras y pico rojo, acudió a despertar a Tanausú. Bajaron juntos al río y, como todas las mañanas, y buscaron frutos para el desayuno.
Mientras desayunaban Tanausú le contó a su amiga la graja Saja lo que le había contado Violeta. Saja lo tranquilizó y juntos decidieron que irían a visitar al viejo sabio Idafe para buscar consejo.
Saja abrió su pico rojo, enganchó a Tanausú por su chaleco, se lo puso sobre su lomo y se elevó entre los árboles. Mientras volaban por encima de los pinos Tanausú vio algo que hizo que el corazón le diera un vuelco.
– ¡Mira Saja! ¡Mira Saja!
En el horizonte, donde el mar se une con el cielo, apareció como flotando entre las nubes una gran montaña blanca.
– ¡Es el Teide, Saja! ¡Violeta tenía razón! ¡Qué triste está! Date prisa, debemos llegar cuanto antes a Idafe.
Cuando llegaron a Idafe , éste ya les esperaba. Idafe es un viejo roque, más viejo que el pino más viejo, más sabio que el hombre más sabio.
Tanausú y Saja se sentaron bajo su sombra y le pidieron su consejo. Idafe con su voz de roca vieja y sabia dijo:
– La respuesta que buscas está en tu interior, Tanausú. Piensa que la felicidad es un sentimiento universal que todos compartimos, sólo debes buscar en tu interior. Lo que te ayuda a ti, ayudará a los demás.
Saja y Tanausú se quedaron muy pensativos, se despidieron de Idafe y decidieron subir hasta Cumbre Vieja para contemplar el Teide. Cuando llegaron, Tanausú decidió llamar a Violeta.
Violeta, Violeta, Violeta. De nuevo el viento trasladó las palabras de nuestro amigo el enano danzarín y Violeta sentada al lado de sus flores mágicas enterradas bajo la nieve, le respondió:
– ¡Hola Tanausú!, ¿has pensado en algo? Las violetas siguen bajo la nieve y cada vez hay más niños sin sonrisa. Desde Montaña Roja a Teno, desde Punta Hidalgo a Garachico, desde Anaga a la villa de los guanches guerreros sólo hay silencio, no se escuchan risas, no se oyen juegos, la tristeza está atrapando a todos los niños de Tenerife.

Tanausú y la montaña blanca 005

Escúchame bien, Violeta, el sabio Idafe me ha dicho que busque en mi interior, que en mi interior está la respuesta, que lo que me hace feliz a mí ayudará a hacer felices a los demás. Pero no sé a qué se refiere, le he dado mil vueltas y no encuentro la respuesta.
– ¿Qué te hace feliz a ti, Tanausú?- dijo Violeta.
– No sé… mil cosas…caminar por el bosque, volar con Saja, hablar con las ninfas que viven en las cimas de las montañas, ver los colores del arco iris desde las cumbres de mi isla, la música…
Al oír estas palabras Saja y Tanausú gritaron al mismo tiempo:
¡Eso es!, ¡La música! ¡mi música!!Eso es lo que verdaderamente me hace feliz, bailar al son de mi música! ¡Hacer felices a los demás con la magia de mi polca!
De repente Tanausú cerró los ojos, sintió dentro de él la música que tantas veces había bailado, se dejó llevar y la música empezó a sonar primero despacito, como un rumor, pero, poco a poco, se fue haciendo cada vez más intensa, más sonora, más real. De pronto sus pies empezaron a moverse, su pequeño cuerpo se cubrió con su traje de baile y comenzó su danza, aquella danza que tenía el poder de despertar los sentimientos más puros que todos guardamos en algún rinconcito del corazón.
Los vientos alisios acudieron a la llamada de la música y bailando entre las copas de los árboles de la Cumbre, fueron hacia el mar, y bailando, bailando, en remolinos y en rachas suaves llevaron las notas de la polca de Tanausú sobre las olas, sobre los lomos de los delfines, sobre los picos de las gaviotas, hasta llegar a las costas de la gran isla. Violeta, que seguía sentada al lado de sus flores, oyó una primera nota, luego otra, luego otra, y así, gracias al viento la polca empezó a oírse por todas las Cañadas, subió por las coladas de lava2, por los roques de basalto, paseó por el Valle de la Luna y comenzó a subir hacia la gran montaña nevada. Violeta sintió como su corazón se llenó con la música de Tanausú.

Tanausú y la montaña blanca 007

El poder de la música fue haciendo que lentamente la nieve desapareciera. El Teide empezó a recuperar sus colores, el marrón, el amarillo, el naranja, el ocre. Violeta no podía creerlo, cada vez la música sonaba más cerca, cada vez se sentía más feliz. De pronto vio como los tajinastes se cubrían de diminutas flores, las retamas esparcían su fragancia entre las rocas y sus queridas flores mágicas, las violetas del Teide, comenzaban a asomarse entre la poca nieve que quedaba. Una tras otra, todas las violetas desplegaron sus pétalos al sol y bailaron felices al son de la música de Tanausú.
– Lo has conseguido, Tanausú. Las violetas ya están de nuevo conmigo, con nosotros.
Al mismo tiempo que Violeta decía esto, las flores mágicas miraron al sol, el sol hizo brillar sus pequeños pétalos y de repente llegaron desde las costas, desde los pueblos de las medianías, desde las ciudades, desde cada rincón de la isla unos extraños rumores.
– ¡Son las risas de los niños! ¡Ya vuelven!
Miró hacia el cielo y observó como una gran nube negra que había cubierto los cielos de la isla durante todo este tiempo se desvanecía para dejar tras de sí un cielo limpio y azul.
– ¡La tristeza se va!¡Tu música la está alejando!- dijo Violeta entre lágrimas; esta vez, lágrimas de felicidad.
– ¡Gracias Tanausú! – dijo una voz profunda. Nos has devuelto la belleza, las sonrisas, la magia de la felicidad. A partir de ahora, las violetas sobrevivirán a la nieve, al hielo, a las tormentas. Mis entrañas de fuego les darán calor durante todo el año, para que los niños conserven la alegría, para que cuando necesiten una sonrisa sólo tengan que mirar hacia mí, hacia mis flores. Violeta seguirá siendo la guardiana de la magia de mis flores y ella se encargará de que cada pétalo brille siempre para alumbrar cada una de esas sonrisas.
Tana y Saja bailaron aún con más felicidad al oír las palabras del Teide y le prometieron a Violeta que cada vez que necesitaran una sonrisa mirarían hacia esa gran montaña que flotaba entre las nubes.

COMPRENSIÓN LECTORA

 ( señala  la  respuesta  correcta)

 1. Mientras Tanausú está soñando oye la vocecilla de Violeta. ¿Quién es Violeta?

A) La hija de la vecina de Tanausú.

B) La hermana de su amigo Zebenzui.

C) Un pequeño duende.

D) Un hada del bosque.

 2. ¿Por qué se asombró Tanausú al hablar con Violeta?

A) Porque Violeta era muy hermosa.

B) Porque no sabía que los duendes se podían comunicar entre ellos.

C) Porque Violeta tenía aspecto de bruja.

D) Porque Violeta sabía muchas cosas.

 3. ¿Dónde vive Violeta?

A) En una granja en la isla de La Palma.

B) En El Roque de Los Muchachos.

C) En La Esperanza.

D) En El Teide.

4. ¿Por qué estaba tan triste El Teide?

A) Porque hacía mucho viento.

B) Porque no podía llegar hasta la Luna.

C) Porque la nieve impedía que florecieran las violetas.

D) Porque con la nieve hacía mucho frío.

5. ¿Qué poder mágico tenían las violetas del Teide?

A) Ayudaban a los niños a recuperar las sonrisas perdidas.

B) Te hacían perder unos 30 kilos.

C) Te podían convertir en una buena persona.

D) Ayudaban a los niños a aprobar todas las asignaturas.

6. ¿Quién despierta a Tanausú cada mañana?

 A) La gata Lina.

B) El capirote Toste.

C) La graja Saja.

D) La paloma Chona.

 7. ¿Quién es Idafe?

A) Un viejo roque al que Tanausú pide consejo.

B) Un viejo roque en el que Tanausú se sienta a descansar.

C) Un viejo roque que le da a Tanausú la respuesta a su problema.

D) Un viejo roque.

 8. Selecciona el lugar de la isla de Tenerife que no se nombra en el texto.

A) Teno

B) La Orotava.

C) Garqchico

D) Anaga

 9. ¿Cómo consiguió Tanausú que las violetas desplegaran sus pétalos al sol?

 A) Con un baile espectacular.

B) Con una manguera a presión.

C) Con su música.

D) Con una traca de voladores.

10. ¿Qué extraños rumores terminaron oyéndose en El Teide?

 A) Las risas de los niños.

B) Los chismorreos de las vecinas alcahuetas.

C) Unas excavadoras que estaban haciendo una carretera.

D) Unas aguas subterráneas que se estaban filtrando.

NOTA:

10 aciertos= 10

9   aciertos    = 8,5

8   aciertos    = 7

7   aciertos   = 5,5

6   aciertos  = 4

5   aciertos   = 2,5

4   aciertos = 1

MENOS  DE 4  ACIERTOS = 0

 

 

TANAUSÚ Y EL HECHIZO DEL ROQUE NUBLO

Una aventura en la isla de Gran Canaria

Tanausú y el hechizo de Roque Nublo 001

 

Texto: María Jesús Cano

Ilustraciones: Pilar Manso

Comprensión lectora: Marcelo Pérez

Tanausú y el hechizo de Roque Nublo 003En la isla de Gran Canaria, en el Municipio de Tejeda se alza hermoso, fuerte y valiente un roque de origen volcánico lugar de culto a los aborígenes y punto de encuentro, ese año, de la carrera alpina de los gnomos. Una carrera solidaria por los bosques, caminos y sendas de la isla.
En ese lugar mágico y romántico, adornado de pinos canarios, habitan también unas aves rapaces que son el asedio de los gnomos del lugar.
Los reptiles y lagartijas que pueblan el Parque Natural escapan huidizas de sus garras.
Como todos los años Tanausú, un gnomo natural de la isla de La Palma, participa en la carrera junto a sus mejores amigos Agoney y Acaymo.

Hace un espléndido día de primavera, el sol calienta las copas de los pinos y los lagartos y lagartijas que pueblan el Parque Nacional entonan sus más pícaras canciones.

Tana, como llaman cariñosamente sus amigos a este gnomo inquieto y vivaracho, canturrea una canción y se siente feliz, muy feliz.

– ¡Hoy será un gran día!- piensa Tana. Veré a mis amigos y juntos correremos las tres etapas de la prueba alpina.
Los amigos de Tana le están esperando en el Roque Nublo.
A medida que se va acercando al bosque Tana empieza a sentirse inquieto. No se oye ningún ruido, todo está en silencio.
– ¿Dónde estarán mis amigos?- se pregunta Tana. ¿Qué les habrá ocurrido?- repite con un ligero tembleque en la voz.
Abstraído en sus pensamientos tropieza con una raíz que sobresale tímida de un robusto pino canario.
Al mirar hacia el objeto causante de su tropiezo descubre algo extraño.
– Vaya, vaya, vaya, ¿qué será esto?- se pregunta intrigado Tana.
Allí en el suelo, repleto de pinocha, descubre una punta de lanza con la palabra “guanarteme” impresa en letras doradas.
Tanausú y el hechizo de Roque Nublo 005Tana recuerda que Agoney y Acaymo han sido siempre fieles seguidores de las aventuras y desventuras del monarca aborigen Guanarteme y que Agoney tenía entre sus objetos más preciados una lanza que su padre le regaló cuando tenía apenas cinco años y a la que siempre había atribuido poderes mágicos.
Su padre le contó que la lanza era capaz de convertir en animal a cualquier ser vivo; sólo tenían que pronunciar las palabras mágicas clavando la lanza a los pies del Roque Nublo una noche de luna llena.
Tana creía que sólo eran leyendas aborígenes a las que no se debía hacer mucho caso y por eso nunca había compartido la emoción de Agoney por esas historias.
Sin embargo un sentimiento de angustia comenzó a apoderarse de él y más aún cuando se dio cuenta que esa noche era luna llena y aún no había recibido noticias de sus amigos.
Se imaginó lo peor. Su cabeza no dejaba de dar vueltas a la idea de que sus amigos, en un acto de osadía y curiosidad por descubrir la veracidad de la historia, habían hecho uso de la lanza y ahora eran víctimas del hechizo vagando por el bosque como animales que buscan la forma de recuperar su apariencia original.
Dispuesto a encontrarlos y descubrir la fórmula mágica que les devuelva su apariencia Tana se adentra en el bosque y, cauteloso, sigue el sendero marcado por los organizadores de la carrera alpina hacia los bosques de Tamadaba.
En el camino tropieza con un duendecillo que le contempla aterrado.
– Dime, duendecillo del bosque, ¿has visto a dos gnomos pasar por esta camino, ayer lunes?
– Sí, sí que los he visto-responde el duendecillo asustado.
– ¿Por qué estás tan asustado?-pregunta Tana.
– Porque ayer al atardecer, justo antes de salir la luna, he visto cómo esos dos gnomos que tú buscas imploraban con una lanza al Roque Nublo pronunciando unas palabras mágicas- le responde el duendecillo.
– ¿Y recuerdas qué palabras eran esas?- pregunta Tana intrigado.
– Sí, sí que las recuerdo muy bien.
El duendecillo, imitando la postura erguida de Agoney y Acaymo, repite las palabras mágicas:
Tanausú y el hechizo de Roque Nublo 001Guanarteme, rey de reyes,
con el poder de tu lanza.
convierte a estos seres,
con orgullo y con templanza
en sabios y nobles animales.
– ¿Y qué ocurrió entonces?- pregunta Tana.
– Que tus dos amigos, por arte de magia, se convirtieron en perro, dos magníficos ejemplares de perro presa canario.

Tanausú y el hechizo de Roque Nublo 009

Tanausú, sorprendido e inquieto por el relato del duendecillo, sabe que tiene una difícil y complicada misión que cumplir: encontrar a sus dos amigos y devolverles a su apariencia real.
Tana es un buen rastreador y sus dotes detectivescas ya le han salvado de algún que otro apuro.
Se acerca la noche. Cansado y hambriento se detiene a descansar y, de su mochila color canelo con relucientes cremalleras doradas, extrae el almuerzo que le ha preparado su madre.
-¡Ummmmmmmmm!- se relame Tana al descubrir un exquisito bocadillo de pata asada y un bol repleto de bienmesabe, su alimento favorito.
Después de una reparadora comida que le devuelve la energía para dirigirse a los bosques de Tamadaba en busca de la fórmula que deshará el hechizo se adentra en la oscuridad de la noche y, guiado por la luz de la luna, descubre una vieja cabaña donde vive el hada de los bosques.
Tana le cuenta al hada toda la historia y le pide que le revele el modo de deshacer el hechizo. El hada, consultando sus libros de magia, le dice que para recuperar a sus amigos debe clavar, de nuevo, la lanza a los pies del Roque Nublo pronunciando tres veces su nombre, una noche de luna llena.
Pero Tana sólo tiene la punta de la lanza con la que tropezó en el bosque. Tendrá que construir una lanza nueva.
Con la madera de un robusto pino canario construye un mango al que coloca la punta de la lanza y se dirige al Roque Nublo.
– Roque nublo, roque nublo, roque nublo- exclama tres veces clavando con fuerza la lanza en el suelo volcánico.
Al clavar la lanza se abre una brecha en la tierra y ¡ZAS!, dos gnomos curiosos, inquietos y traviesos vuelven a encontrarse con su amigo y ¡GUAU!, le endiñan un cariñoso mordisco en señal de agradecimiento.
Felices dirigen sus pasos al punto de salida de la carrera alpina.
Tanausú nunca jamás desveló el secreto para “deshacer entuertos” y, desde ese día, decidió convertirse en aprendiz de brujo para, con sus hechizos y pócimas mágicas invocar al bien y alejar el mal.

Y colorín, colorado este cuento de hechizos, poderes, lanzas y perros se ha acabado.

COMPRENSIÓN LECTORA

 ( señala  la  respuesta  correcta)

 1. ¿En qué municipio de la isla de Gran Canaria se desarrolla la historia?

A) En Gáldar.

B) En Tejeda.

C) En Maspalomas.

D) En Agaete.

 2. ¿Con quién va a participar Tanausú en la carrera alpina de los gnomos?

A) Con sus amigos Agoney y Luis Enrique..

B) Con sus amigos Fernando y Mª Isabel.

C) Con sus amigos Acaymo y Yeray.

D) Con sus amigos Agoney y Acaymo.

 3. ¿Qué significa la palabra asedio?

A) Molestia constante que sufre una persona por insistencia de otra.

B) Tener mucha sed.

C) Muy vivo de carácter, avispado y alegre.

D) Que vieron que se había dado.

4. Cuando Tanausú tropieza con la raíz, ¿qué fue lo que descubrió?

A) Un gnomo herido.

B)  Un gnomo muerto.

C) Una punta de lanza.

D) Una lanza plateada.

5. ¿De qué monarca aborigen son seguidores los amigos de Tanausú?

A) De Taoro.

B) De Guanarteme.

C) De Tindaya.

D) De Agoney.

6. ¿Qué poder mágico tenía la lanza?

 A) Convertía en planta a cualquier ser vivo.

B) Convertía en humano a cualquier ser vivo.

C) Convertía en objeto a cualquier ser vivo.

D) Convertía en animal a cualquier ser vivo.

 7. ¿Quién le desvela a Tanausú las palabras mágicas?

A) Un viejo roque.

B) Un gnomo del lugar.

C) Un duendecillo.

D) Un mencey.

8. ¿En qué se habían convertido los amigos de Tanausú?

A) En dos perros de presa canario.

B) En dos gallos espolones.

C) En dos muñecos de nieve.

D) En dos gatos siameses.

 9. ¿Quién vive en la vieja cabaña que Tanausú encontró en los bosques de Tamadaba?

 A) El hada de los bosques.

B) El hada de los sueños.

C) El hada feliz.

D) El hada de los deseos.

10. ¿Cómo le muestran sus amigos a Tanausú su agradecimiento?

 A) Con un fuerte abrazo.

B) Con tres besos en cada mejilla.

C) Con un cariñoso mordisco.

D)   Con un apretón de manos.

 

NOTA:

10   aciertos =  10

9   aciertos    = 8,5

8   aciertos    = 7

7   aciertos   = 5,5

6   aciertos  = 4

5   aciertos   = 2,5

4   aciertos = 1

MENOS  DE 4  ACIERTOS = 0

 

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Ir a la barra de herramientas