El ejemplo de los cerrajeros

Un caso de insumisión ciudadana

El “sapere aude” debe ir acompañado de una praxis coherente. Seguramente Kant, que temía el caos social revolucionario, no aprobaría la desobediencia civil, justamente lo contrario que postula Marx con su filosofía transformadora del mundo. Pero no siempre la praxis se tiene que entender de forma convulsa, las pequeñas acciones que nos posicionan contra lo que consideramos injusto y por tanto, nos negamos a hacer también pueden cambiar el mundo a mejor. Después de todo según Sócrates quién está convencido de que algo es injusto ¿podrá actuar contra su conciencia?Un caso real es el de los cerrajeros de Navarra. ¿Qué te parece su posición? ¿Nos conduce a algo? ¿Qué podríamos hacer siguiendo su ejemplo nosotros? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias?

Para leer la noticia y poder opinar con más conocimiento sobre esto lee el artículo publicado por El País: Los cerrajeros boicotean los desalojos, 29 de diciembre.

Ciudadanos obedientes versus ciudadanos responsables

¿Hay que obedecer siempre las leyes?

Es la pregunta que hacía en la “Apología” Sócrates cuando sus discípulos le animan a que huya de Atenas y evite así su ejecución inminente. La respuesta socrática supone una asunción del marco legal pero, ¿siempre deben obedecerse las leyes? ¿cuándo estamos legitimados para ejercer la objeción de conciencia y la desobediencia civil? ¿son lo mismo estos dos conceptos?

Te animo a leer y comentar este interesante artículo de El País contextualizado a la situación que vivimos en España y que da algunas interesantes pistas para responder esta pregunta.

Rebeldes, objetores y desobedientes (El País, Sociedad 29 diciembre 2012)

¿Cómo lo ves tú?

La democracia ¿tiene alternativas?

Una democracia con políticos altruistas

¿Será posible?

En el número 17 de la revista “Filosofía hoy” se publica un interesante artículo sobre la posibilidad de cambiar el mundo. En el apartado del cambio político se mantiene con Aristóteles la democracia como el sistema mejor adaptado aunque precisará de cambios. Destacamos esta frase: “La tendencia evolutiva en la política deberá favorecer el altruismo de aquellos ciudadanos que crean tener capacidad para entender la complejidad social y valoren como un premio excepcional el reconocimiento de sus conciudadanos”.
¿Estas de acuerdo?

Para leer  y conocer esta interesante revista en su versión on line pincha aquí.

Ciudad K, ¿todos podemos ser reyes filósofos?

¿La ciudad ideal?

Pensando la utopía

Ciudad K es una serie semanal con capítulos que de unos veinte minutos de duración que se emiten los lunes a las 21:30 en La 2 dirigida por José Antonio Pérez. Se recrea una ciudad cuyos habitantes responden a los ideales ilustrados, con un nivel cultural tan exageradamente alto que su vida cotidiana se establece a través de disertaciones de gran calado teórico. Esto hace que las situaciones sean muy surrealistas, lo que nos lleva a plantearnos si saber mucho supone mayor capacidad para saber vivir bien, o más bien lo que se precisa, como diría Aristóteles, para una vida buena son sentido común y un poco de suerte.

Para que te hagas una idea de lo que sería una sociedad compuesta exclusivamene de reyes-filósofos fíjate el trabajo que desarrollaría un agente municipal en este pequeño extracto de la serie.

Para ver más capítulos accede pinchando aquí.

Las exigencias platónicas a los políticos

La vocación política

Platón y el nuevo Rey-filósofo
Platón y el nuevo Rey-filósofo

La noticia publicada por El País sobre los diputados del PP de la Comunidad de Madrid que “se distraían” de sus obligaciones mientras se trataba un problema de gran de relevancia para la ciudadanía, nada menos que la privatización de la Sanidad y lo que supone en el desmantelamiento de un modelo de Estado llamado “del bienestar”, nos traen a la mente las consideraciones platónicas sobre el estatuto de los políticos. Las exigencias de Platón a su Rey-filósofo suponían unas condiciones muy duras en la asunción de responsabilidades y la dedicación a ellas. Sin duda, esta noticia sería considerada por el filósofo griego como una confirmación de su desprecio a los procedimientos democráticos de elección de los dirigentes de una sociedad.

Continuar leyendo “Las exigencias platónicas a los políticos”