Encoger los rascacielos

Hasta ahora habíamos visto que para demoler un edificio o rascacielos, era necesario toda una meticulosa y experta instalación de explosivos que detonasen en una secuencia y secciones concretas y estudiadas para, en pocos segundos, terminar con todo el edificio en el suelo. A la espera de la siguiente fase que sería el desescombro (que se tarda bastante).

Eso sí, no sin antes un gran estruendo y estremecimiento de las inmediaciones así como una enorme cantidad de suciedad y emisión al entorno de restos que se tardaba mucho en eliminar y limpiar.

Los japoneses, han desarrollado otra técnica: desmontar de arriba a abajo  (dos pisos cada diez días aproximadamente). Una estructura, especie de collar de cuatro pisos que rodea todo el rascacielos, es donde se va trabajando y desmontando y, mediante prensas hidráulicas se va descendiendo. Todo sin los inconvenientes anteriores. Eso sí, es algo más lento.

No es una animación. Es sólo una secuencia acelerada del descenso filmado de la estructura de demolición descrita.

La otra historia de la Electricidad

Las aplicaciones de la electricidad son una de esas grandes transferencias de conocimiento científico que se plasmaron en una clara mejora de las condiciones de vida humanas, es decir: Tecnología. No podríamos “sobrevivir” una semana sin la electricidad en nuestras ciudades. Muchos experimentamos nuestra absoluta dependencia con esta forma de energía cuando la tormenta tropical “Delta” dejó sin suministro eléctrico la isla sólo unos cuatro días. Más desastroso fue el “apagón” de Nueva York.

Este “invento” se estableció a finales del siglo XIX. Estamos a principios del Siglo XXI: poco más  de un siglo con la electricidad. Cuando hablamos de los “padres” de la electricidad siempre nos vienen a la mente los nombres de: Edison, Faraday, Henry, Lenz, Ampere, Franklin, Maxwell… y, efectivamente, ellos definieron en gran parte el desarrollo científico y tecnológico actuales en el campo electromagnético.

Pero, la cosa pudo ser muy diferente. Quizás, si se hubiese confiado más en otro investigador mucho más desconocido pero no menos importante: Nikola Tesla. Estaríamos ahora, quizás,  en un futuro más avanzado. Ideas ahora novedosas, ya las había introducido hace ciento cincuenta años Tesla…

Arquitectura Bioclimática

Construir con materiales naturales y que se puedan reciclar. Orientar la vivienda para obtener del entorno la mayor cantidad de luz y calor para hacerla confortable sin gastar energía para ello. Idear sistemas de refrigeración/calefacción no basados en el consumo de energía. Aprovechar las energías alternativas disponibles para generar electricidad y calentar agua….La arquitectura bioclimática parece que es algo del futuro pero… nada más lejos. Nuestros abuelos ya contemplaban estos parámetros a la hora de construir.

(ITER, viviendas Bioclimáticas Tenerife)

(Fundación Sotavento Galicia)

Y si Canarias tiene tantos recursos energéticos naturales (luz, calor y viento) y depende tanto del buen estado de su naturaleza para su economía, ¿Por qué la arquitectura bioclimática brilla por su ausencia?