JUANRAMONEANDO

Seguimos conociendo la obra de Juan Ramón Jiménez “Platero y yo”.

El alumnado de 5º curso de primaria está haciendo una actividad que consiste en partir del original y cambiando adjetivos y personajes, crear un nuevo texto: JUANRAMONEANDO. Aquí te dejamos dos muestras del arduo y productivo trabajo.

??????????????????????????????? Fotografías de los trabajos de 6ºC

???????????????????????????????

DRAGONCÍN Y YO

Dragoncín es grande, fuerte, cariñoso; tan suave por fuera, que se diría todo de hierro, que no lleva cartílagos. Sólo los ojos de Dragoncín de color azul son grandes cual dos piedras de color azul.

Lo dejo tranquilo, y se va al huerto, y acaricia tibiamente con su cola, rozándolas apenas, las plantas verdes, rojas, amarillas…

Lo llamo dulcemente “¿Dragoncín?” y viene a mí con una sonrisa preciosa que parece que se ríe, en no sé qué sonido alucinante…

Come cuanto le doy. Le gustan las manzanas, las peras, todas de amarillo, las naranjas, con su mancha en la pata.

Es grande y suave igual que un chico, que una chica; pero fuerte y blando por dentro, como de hierro. Cuando paseo con él, los lunes, por las últimas callejas del país, los niños del pueblo, vestidos de colores y limpios, se quedan mirándolo:

– Tien`fuego…

Tiene fuego. Fuego y dominación del todo, al mismo tiempo.

Armiche, 5º A

???????????????????????????????

GALLIFANTE Y YO

Gallifante es grande, plumoso, liso; tan liso que se diría todo de seda, que no lleva ropa.

Sólo las patas de gallina de su cuerpo son blandas, cual dos papas fritas de amarillo dorado. Lo dejo amarrado y se va a los herbazales y acaricia tibiamente con su pico, rozándolas apenas, las hierbas verdes, marrones, rojas…

Lo llamo dulcemente “¿Gallifante?” y viene a mí con unos pizotones fuertes que parece que se ríe en no sé qué cascabeleo tonto…

Come cuanto le doy. Le gustan las hierbas verdes, las zanahorias doradas, todas de ámbar, los churros rellenos con su mancha de chocolate por encima.

Es tonto y listo igual que un elefante, que una gallina…; pero fuerte y blando por fuera como la lana.

Cuando paseo sobre él los sábados, por las últimas calles del barrio, los señores del puente, vestidos de blanco y negro, se quedan mirándolo.

– ¡Qué bonito!

Tiene hierro. Aluminio y acero de sol al mismo tiempo.

Pablo, 5º A

Esta entrada fue publicada en TRABAJOS DEL ALUMNADO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.