NUESTRO ALUMNADO POETA

 

El alumnado de 5º curso ha estado trabajando la poesía. Para ello, sus profesoras han utilizado algunas técnicas encontradas en diferentes páginas y vídeos de la red.

 Una de las actividades propuestas es:

LOS SOBRES SECRETOS

Actividad para realizar la creación de un poema en grupo. En cada sobre habrá pequeñas cartulinas con una palabra en cada una (no tienen por qué ser palabras rimadas). Se reparten los sobres y se unen en grupos de 4 o 5 alumnos. Con las palabras que les han correspondido intentan crear un poema.

Aquí les dejamos con algunos ejemplos del resultado:

 

MI POESÍA

En las olas del mar

con mi barquito de plata,

yo con él puedo navegar.

El sol brilla,

el sol deslumbra,

y a todas las nubes deja sin tumba.

Los labios de fresa

yo quiero besar,

así yo feliz me puedo quedar.

En un corazón pequeño y de cristal,

todos mis recuerdos puedo guardar.

En el crepúsculo amanecer,

salir el sol yo puedo ver.

En las picudas montañas,

cae nieve sin parar,

y para divertirme yo

puedo esquiar.

De dos ojos caen dos lágrimas,

yo le digo:

¿Qué te pasa Fátima?

Lía Pettini Correa, 5ºA

LOS PENSAMIENTOS

Al despertar por la mañana,

los pensamientos me levantan de la cama

y despierto a mi prima

con una sonrisa.

Desde el ventanal veo el cielo azul,

desde mi silencio pienso en el amor

que se confunde con la risa y el llanto

mientras mi conciencia se queda en blanco.

La lluvia es muy inmensa

como la noche negra llena de estrellas.

Alan, Armiche y Nuhazet, 5ºA

UN AMANECER DE SONRISA

Los ojos de plata,

el corazón de cristal

amanece cada mañana

con las olas del mar.

El sol del crepúsculo

que ilumina mis montañas

las nubes las cubren

por encima de mis lágrimas.

Los labios sonríen,

el río de alegría

que va por debajo de la nieve

como un ola de maravilla.

Nayara y Gara, 5ºA

LA BELLA MUJER

Al amanecer

despertó una bella mujer

de ojos como el cristal

y corazón de plata.

El sol iluminó el río

las nubes cubrían las montañas

y la bella mujer observaba la hermosa mañana.

Su piel era blanca como la nieve

sus ojos azules como las olas del mar,

sus labios eran rojos como las rosas y

de todas las mujeres, era la más hermosa.

Al anochecer ya no sentía alegría

dejó de sonreir.

Bajo el crepúsculo sus lágrimas caían

y a partir de ahí, nunca más la ví.

Iron y Acoraida, 5ºB

Esta entrada fue publicada en TRABAJOS DEL ALUMNADO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.