La reforma, en septiembre

La LOMCE (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa), aprobada en diciembre, comenzará a aplicarse en las aulas, de forma progresiva, a partir del curso que viene.

Arranque. La reforma se aplicará a partir del próximo septiembre en 1º, 3º y 5º de Primaria. Se desdoblará la asignatura Conocimiento del Medio en Ciencias de la Naturaleza y Ciencias Sociales. La mayoría de las comunidades aún no ha aprobado el nuevo currículo.

FP básica. Sustituye a los programas de cualificación inicial. Dura dos años y es de oferta obligatoria. Las comunidades deben ofrecer 14 ciclos diferentes. El primer curso arranca el próximo septiembre. Es el cambio que se ha llevado el grueso de la financiación prevista para la implantación de la LOMCE. Los alumnos que aprueben estos cursos tendrán acceso directo a la FP de grado medio y podrán presentarse a la reválida de la ESO para obtener el título obligatorio.

Libros de texto. La ley deja en manos de cada centro escolar la selección y posible cambio de los manuales. Ocho comunidades han recomendado a sus colegios que no cambien los libros de texto, empujadas por la crisis económica y por el cambio mínimo de contenidos que supone la aplicación de la reforma.

Religión. Se recupera la materia alternativa a la de Religión (se llamará Valores Culturales y Sociales en Primaria y Valores Éticos, en Secundaria) y se elimina la materia de Educación para la Ciudadanía creada en 2006. El curso que viene ya se impartirán las asignaturas alternativas en los tres años de Primaria en los que se aplica la reforma. Respecto al horario, el Ministerio de Educación ha fijado 45 minutos semanales en Ceuta y Melilla. Es la mitad del tiempo dedicado hasta ahora. Otras comunidades (Asturias, Canarias, Galicia y Castilla y León) también rebajarán el horario. La Conferencia Episcopal ha pedido al ministerio que fije un horario igual para todos.

Reválidas. El próximo curso se celebrará la evaluación prevista en 3º de Primaria. En Secundaria y Bachillerato estas evaluaciones serán reválidas (si el estudiante no aprueba, no podrá seguir estudiando). La primera evaluación final después de 4ª de ESO se realizará tras el curso 2016-2017, pero no será necesario superarla para obtener el título de graduado en ESO. La evaluación final que se realice al finalizar el curso 2017-2018 sí tendrá efectos académicos.

Selectividad. Las universidades podrán hacer pruebas de acceso para cada carrera si lo desean.

El castellano. Educación adelantará el dinero para pagar colegios privados con clases en castellano para los alumnos que lo pidan y no encuentren esa oferta en la escuela pública. Esa medida comenzará a implantarse el curso que viene. El Gobierno detraerá posteriormente el dinero adelantado de las transferencias presupuestarias a Cataluña.

Fuente: El País, 1 de julio de 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.