POAP

         EL PLAN DE ORIENTACIÓN ACADÉMICO Y PROFESIONAL

               La orientación académica y profesional es un proceso  de ayuda al alumno o  alumna que tiene como finalidad favorecer el desarrollo de la capacidad de autoconocimiento, de toma de decisión, de búsqueda activa y crítica de información de tipo académico y profesional, de tal modo que pueda efectuar un proceso personalizado, activo y crítico de elección académica y de inserción profesional. (García, Moreno y Torrego, 1996)

          El principal instrumento para el desarrollo de este tipo de intervención en un centro de Educación Secundaria es el Plan de Orientación Académica y Profesional. Dicho programa es la parte del Proyecto Educativo  en la que se especifican las actuaciones que se desarrollan en el instituto para facilitar la toma de decisiones de cada alumno o alumna a lo largo de su escolaridad respecto a su futuro académico y profesional eligiendo entre distintos caminos y alternativas.
La importancia de este Plan de Orientación en un Centro de Secundaria se justifica por la complejidad y diversificación del sistema educativo, la realidad cambiante del mundo laboral, el carácter procesual del desarrollo de la madurez vocacional, la relevancia de la toma de decisiones que deben hacer los alumnos/as  a lo largo de la etapa de Secundaria y Bachillerato, especialmente al finalizar la misma, donde resulta vital que el alumnado disponga de todas las habilidades para la autoorientación y la toma de decisiones eficaces.
El desarrollo de la madurez vocacional no puede ser un hecho puntual sino un proceso que forma parte del desarrollo global de la persona y que se trabaja durante toda la Educación Secundaria. No obstante, la orientación académica y profesional adquiere una especial relevancia en aquellos momentos en los que el alumno debe elegir entre distintas opciones muy importantes para su futuro profesional, es el caso de los alumnos que cursan 2º de Bachillerato o de los alumnos que durante la etapa dan por terminada su formación académica y se les debe facilitar la inserción laboral.
La orientación vocacional no tiene la finalidad de dirigir a los alumnos hacia unos caminos u otros sino que está concebida con un carácter marcadamente educativo formativo, como un proceso de desarrollo de las capacidades necesarias para que pueda ser el propio alumnado quien tome sus propias decisiones de manera libre y responsable, tanto en el momento actual como a lo largo de su vida.