POESÍA PARA EL DIA DE LOS FINAOS

10730154_10204571237221831_1593878036480450637_n
El dia de los finados
En tiempos de mis abuelos
La gente comia castañas
Juntitas detras de un fuego

Yo no se que pasa ahora
Si es que no saben igual
Porque en vez de las castañas
La gente se pone disfraz

Yo el antifaz me lo pongo
Cuando salgo a vacilar
El dia que celebramos
Nuestro querido carnaval

Las brujas esas de afuera
Que nos quieren endosar
Que las adoren los que quieran
Pero busquense otro altar

Si seguimos de esta guisa
Tendremos que celebrar
El dia 4 de julio
El martes de carnaval

Todo esto que les digo
Lo hago con mucho apuro
Porque se que los americanos
Pincharon mi disco duro

Yo sigo con mis castañas
En dia tan especial
Recordando a todos los seres
Que con nosotros ya no estan

La varada del pescado
Beñesmen en guayadeque
La suelta del perro maldito
O la rama en Agaete

Estas y otras muchas son las fiestas
Que debemos celebrar
Y de paso nuestros hijos
La tradicion inculcar

Las brujitas esas yankis
Quien las quiera festejar
Que coja un barco y lo haga
… al otro lado del mar
AUTOR DESCONOCIDO

EL DÍA DE LOS FINADOS

EL DÍA DE LOS FINADOS

Hoy, hay gente que le llama “Halloween”, que en inglés es una contracción de “All Hallows Eve”, o Víspera de Todos los Santos, pero este día ya se celebraba en Canarias como el día de los finados o “finaos”, de los muertos, o de los difuntos. Así nos lo cuentan:

NOCHE DE DIFUNTOS
“La última fiesta del año era la de esta noche en que se reunían a jugar a la perinola, comiendo castañas dulces que saboreaban con buenas copas de vino rancio y con licores, en festiva francachela, cuentecillos chistosos y alegres bromas.” (Domingo J. Navarro, “Memorias de un noventón”).

FINADOS
“Celebración del velorio de finados” en la noche de difuntos, entre el día uno y dos de noviembre. Antiguamente se velaba toda la noche haciendo cuentos y chascarrillos, bebiendo vino y comiendo castañas, nueces y dulces. En la actualidad los “finados” se siguen celebrando en los medios rurales con timples, guitarras, bebidas y enyesques, llegando en muchos clases matazón de un cerdo pequeño.” (Orlando García Ramos, “Voces y frases de las Islas Canarias”)

ALGO DE HISTORIA
Podemos pensar que el día de los Difuntos ha existido desde siempre, mucho antes de que la Iglesia, siempre atenta a las fiestas paganas, le pusiese una fecha. Coincide con el final del otoño, de las cosechas y de la preparación para el Invierno, En los orígenes de estas celebraciones, hallamos una mezcla de paganismo y cristianismo. Aunque pueda parecerlo, no es una fiesta triste. Recordando a los muertos se festeja la vida, y se ahuyentan los temores contando historias comiendo y bebiendo.

Desde el siglo IV la Iglesia de Siria consagraba un día a festejar a todos los mártires. Tres siglos más tarde el Papa Bonifacio IV (615) transformó un panteón romano en un templo cristiano y lo dedicó a “Todos los Santos”. La fiesta en honor de Todos los Santos se celebraba inicialmente en mayo, pero e! Papa Gregorio III (741) cambió la fecha al 1 de noviembre.

Hoy día se celebra en muchos países del mundo y en especial en América. En México y otros países de Centroamérica se le llama “Día de los Muertos” y tiene que ver con las tradiciones indígenas.

los finaos

Las tradiciones de Canarias para los Finados

Fiesta de los Finaos o Finados (Tradición canaria)

Se celebra en muchos lugares del archipiélago desde el 31 de octubre al 2 de noviembre. Con la palabra “finaos” que significa “difunto” se hace referencia a una fiesta popular canaria que se celebraba en la noche previa al Día de Difuntos (del 1 al 2 de noviembre). Aunque hoy en día se hace la víspera de “Todos los Santos” (del 31 de octubre al de noviembre) aprovechando que la jornada no es laborable.

Desgraciadamente esta tradición se esta perdiendo en muchos rincones de las islas debido en gran parte por el auge de la influencia anglosajona en al celebración de Halloween (una costumbre celta, que fue popularizada en EEUU por los irlandeses en la segunda mitad del siglo XIX y que comenzó a celebrarse en forma masiva en 1921, cuando se realizó el primer desfile de Halloween en Minnesota y que con el paso de los años ya se ha extendido al resto del planeta).
-Tocaban en la puerta y preguntaban ¿hay santos?

-La dueña decía que sí, depositando en la talega almendras, nueces, higos pasados o castañas.
-Cuando los niños llenaban la talega, volvían a casa muy contentos.

Por la tarde se reunían las familias para recordar a sus difuntos:

-La mujer de mayor edad de cada familia recordaba a los muertos, (los finados, los que habían llegado a su fin) contando anécdotas y mientras se compartía una comida con los frutos de temporada.

Para ese día se guardaban o se compraban castañas para asar, almendras, y otras frutas. También se pasaban higos y tunos (higos picos), y a los “higos pasaos” se les introducía una almendra. Estos podían ser elementos de la celebración familiar, o bien lo que se iba a buscar y/o llevar a los finaos. Para la celebración familiar se hacían platos más elaborados como el queso de almendras e higos, el frangollo, “piñones” incluso se podía matar algún animal. La mayor parte de las diferencias en cuanto a quien participa (la familia, los jóvenes, los vecinos) donde se realiza (en las casas propias, de los abuelos, los cercaos) y que se consume, se explican por el carácter familiar de la tradición, la zona o la economía familiar.