Poesías de Canarias

VIVIMOS EN PUEBLOS Y CIUDADES
Yo vivo en un bello pueblo
Que no es grande, ni chiquitito,
Entre montes, mar y cielo
Y barrancos muy bonitos.

Tiene muchas casas viejas
Con su sombrero de tejas,
Y también hay casas nuevas
Con sus pisos y azoteas.
La casa de mis abuelos.

Tiene un balcón de madera,
Un patio que ni te cuento,
Helechos y enredaderas,
Un gran poyo por asiento
Y una pila hecha de piedra.

Muy cerca de nuestra casa
Hay viviendas de los guanches,
Tagoror y muchas cuevas
Debajo de un roque grande.
Pepa Aurora. Libro: El tayero.

EL DRAGO

Mi sangre es sangre de drago,
Mi cuerpo, monte de brezos.
Llevo en el alma un volcán,
Soy canario hasta los huesos.

Sabiendo que iba a morir.
Así le dijo al notario:
Dejo mi alma a las Folías,
Pa seguir entre canarios.

Canario, toma la mano
De tu hermano tinerfeño;
Peleando por el timón,
Se nos perderán los remos.

Julio N. Rancel

EL CABRITILLO BLANCO

El blanco cabritillo
Más suave que la seda,
Nació de madrugada
Y ya salta y patea.
De leche y beletén
Tiene la panza llena.
Su madre lo amamanta
Del ubre que descuelga.
Qué gracioso el cabritillo buscando su merienda,
Al vientre repanzudo.
Lo estruja y remenea,
Buscando la lechita tan rica, dulce y buena.
Con sus altas patas
Se lanza a la pradera
Tras las mariposas,
Alegres; volanderas,
Que liban en las rosas,
Se posan en las jerberas
Y lucen mil lunares
Cuando revolotean,
Por eso el cabritillo
Quiere jugar con ellas,
Pero él, no tiene alas.
Elsa Henández Baute. Libre: Queridos niños.