La Tierra Prohibida

     Hace tres días a mi amada la mordió una serpiente. Estaba enferma, visité al hechicero de una aldea cercana quien me dijo que no había manera de salvarla. Al quinto día mi amada murió. Visité de nuevo la aldea para informar de la muerte de mi mujer y el hechicero me dijo que había una manera de revivirla: tenía que llevarla a la Tierra Prohibida para reclamar el poder divino.

     Pensaba ir yo solo, en compañía de mi caballo y espada, pero mis dos amigos, Tomás y Javi, me acompañaron en el viaje. Llegamos a un templo en mitad de una llanura inmensa. Entramos y había una entidad encapuchada que me guió hasta el Foco Divino, donde resucitaría a mi esposa, pero para que funcionase tenía que conseguir dos corazones de colosos.

   

25256__130_a_1 Nos teletrasportamos mágicamente hasta una sala donde había un gigante de piedra. Tomás, Javi y yo cogimos tres espadas que había allí. Mis amigos empezaron a atacar al coloso pero no le hacían nada. Me fijé en que en la cabeza tenía un cristal. Se lo conté a Javi y a Tomás. Subimos por su brazo y clavamos las tres espadas en el cristal. El coloso se desmontó y desapareció dejando una roca en su lugar: era su corazón.

     Le llevamos el corazón a la entidad del Foco Divino. Lo colocó en una torre que ascendió a lo alto del templo. Mi mujer se levantó, ¡había funcionado!, aunque solo llevamos un corazón.

Relato escrito por Daniel Infante ( 2º Eso, Curso 2013-14)

4 Respuestas a “La Tierra Prohibida

  1. esta guapo . a mi me gusta la ficcion y los textos estilo edad media y cosas asi

  2. esta guapo , es interesante y la historia parece que es de la edad media.

  3. me gusta ,sobre todo la parte en la que tenias que ir a la tierra prohibida para coger un corazón

  4. me gusta ,sobre todo la parte en la que tenias que ir a la tierra prohibida para coger un corazón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *