Yo siempre tengo hambre

     

        Un día que tenía mucha hambre, como siempre, encontré una galletita en mi estuche la cual, sin dudarlo, me comí. De pronto, en medio de la clase, me convertí en invisible. Nadie se dio cuenta porque justo tocó el timbre. Entonces apareció un hada que podía verme y yo, asustada, empecé a llorar. Ella se posó en mi mano y me limpió las lágrimas. Luego me llevó a un lugar donde todo parecía estar dibujado.

      gnomo Apareció un gnomo bastante gracioso, ya que estaba todo el día contando chistes. Estábamos paseando y vimos un árbol de donuts, cada uno de un color diferente. Yo, como siempre, tenía hambre y me comí casi todos. Entonces me  empecé a sentir diferente y me di cuenta de que tenía poderes.

       Seguimos caminando y como empecé a divertirme, ya no me quería ir. Las hormigas me construyeron una casa enorme. Estaba cansada, así que me fui a dormir. A mitad del sueño apareció una especie de bruja blanca que me explicó que si me quedaba tendría que ser la reina. Me darían toda la comida que yo quisiera y no me aburriría tanto. Decidí quedarme.

       A la mañana siguiente apareció un duende con una bandeja de comida ¡era enorme! Me lo comí todo sin pensarlo dos veces. También tenía mis obligaciones, como ayudar a las flores, charlar con las aves y darles de comer a los peces. Cada viernes celebrábamos una fiesta a la que asistía todo el pueblo.

       Habían pasado tres años y todo seguía igual. El gnomo se hizo mi mejor amigo. Viví en ese mundo toda la vida, aunque solo podía vivirlo en mis sueños, por lo que intentaba cada noche volver a soñar lo mismo.

       Tenía 23 años cuando dejé de soñar, hacía años que no veía al gnomo. Me pasé el día pensando en ello y por la noche me di cuenta de que alguien me observaba. Encendí la luz rápidamente y apareció él. Me dio uno de esos deliciosos donuts y me sacó por la terraza. Volví a vivir la historia.

                               Historia escrita por Candela Diz (2ºESO, Curso 2013-14)

3 Respuestas a “Yo siempre tengo hambre

  1. La historia está muy bonita,la niña sin saber que va a pasar se come la galleta y el gnomo que cuenta chistes me parece muy interesantes.

  2. muy bonita la histori guay 😉
    😉 😉 🙂 😉 😉

  3. jajajajajjajaja me encanta <3<3<3<3<3<3:):):):):):):)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *