La isla perdida

Aquel día, 18 de junio,  hacía bastante calor y, tras estar en mi cama pensando en varios temas, me decidí por dar un giro a mi vida…

Decidí comprar un pasaje de avión hacia una isla de la que no hubiera oído hablar en absoluto. Fui a la biblioteca y me puse en busca de un libro que hablara sobre  islas… Me dio curiosidad una isla e investigué un poco y me adentré en ella.

Encontré un libro en el  que decía que en ella se encontraba un científico loco pero ,en general, la isla estaba deshabitada. Yo, que soy tan aventurera, me decidí por comprar el pasaje y ponerme en rumbo hacia la isla.

El pasaje costaba 280 euros, hice las maletas y fui al aeropuerto. Ya que los aviones estaban desocupados y podía ir en cuanto quisiera, fui en cuanto terminé de comprar el billete.

2013-09-24 17.34.09

Llegué a la isla, pero nada era como imaginaba. No había ningún lugar para alojarme y ninguna tienda para comprar. Tuve que explorar la isla, encontré una cabaña misteriosa con líquidos de colores y animales de lo más peculiares  encerrados en distintas jaulas que  parecían algo enfurecidos.

Curioseé un poco la isla hasta que vi a un hombre. Al instante pensé en ir corriendo hacia él para pedirle que me ayudara a alojarme en algún lugar, pero me detuve y  pensé en que el único hombre en esta isla era difícil de llevar a la confianza. Entonces me quedé observándolo…

Tenía un animal en las manos que  parecía muy peculiar y enfurecido,  le cambiaba el color de los ojos y me asusté. El hombre soltó el animal en el agua y,  tras unos instantes,  se convirtió en una criatura horrenda.  El mar  se llenó de animales peculiares, la isla no parecía lo mismo… 

 Escrita por Tania Cardero (1º Eso, Curso 2013-14)

4 Respuestas a “La isla perdida

  1. esta muy bien, sigue así ;).

  2. esta muy bien, sigue así 😉 .

  3. Muy bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *