Una foto causó mi desgracia

  Estaba en mi  casa viendo mi serie favorita cuando, de repente, sonó el timbre. Era el cartero, quien  me entregó una carta que iba a significar mucho en mi vida. En ese momento me vino un recuerdo a la mente de mi hija de pequeña, muy contenta, en un parque. Se me partió el corazón y empecé a llorar sin importar quien me mirara.

        Nunca pensé que volvería a recordar el día en que desapareció mi hija. Aquel día los investigadores me habían ayudado mucho e hicieron lo posible por encontrarla, pero no hubo resultados. En aquel entonces ya habían pasado dos meses y estaba yo allí, de pie, con aquella foto de mi hija.  

     – No puede ser, está viva-pensé.

     Rápidamente cogí el teléfono y llamé a Roque, un investigador que había hecho de todo por mí y nunca dejó de buscar a mi hija. No me contestaba el teléfono, así que fui a su casa y toqué el timbre. Después de un rato abrió y se asustó mucho al verme.

     Pasé a su casa y Roque me preguntó qué había pasado.Yo se lo expliqué todo y le enseñé la foto. Él se quedó paralizado. Él y yo la dábamos por muerta, pero me dolía mucho pensarlo. Roque, con ayuda del ordenador, escaneó la imagen. Al escanearla, salió una pequeña fecha en la que se había tomado la foto. Roque y yo nos pusimos muy contentos, ya que la foto se había tomado hacía una semana.

      Roque reconoció el parque que aparecía en la foto y fuimos allí. Había cuerdas con sangre, como si hubiera sido maltratada. No quise pensarlo, así que miré hacia otro lado para no imaginarlo. Roque tomó una foto de todo lo sucedido y lo envió a algunos de sus compañeros para no llamar la atención. Al cabo de una hora más o menos llegó una llamada. Habían encontrado un cadáver lejos del parque.

      Empecé a ponerme muy nerviosa, esperando que no fuera mi hija, pero así fue: aquella niña contenta era mi hija.  Aún hoy sigo recordando el último día que la vi, porque es el último recuerdo que tenía de mi hija. Nunca dejaré de lamentar haberla dejado en aquel parque y no estar con ella.

Relato escrito por Gloria Estefany Zapata (2º Eso, Curso 2013-14)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *