Unas navidades diferentes

      Estaba en mi casa mirando el calendario ansiosa porque dentro de cuatro días sería Navidad y vendría Papá Noel.   Le había pedido un móvil nuevo, porque no me gustaba el que tenía: era viejo y de tantas veces que se me había caído ya estaba muy roto.
     Yo había terminado el instituto, mi madre estaba contenta porque las había aprobado todas. Pensé que por eso me iban a comprar el móvil mis padres por Navidad. Cuando mi madre llegó de trabajar, me dijo que ella y mi padre se habían peleado y que se iban a separar dentro de cuatro días, es decir, el día de Navidad.
     Yo me puse a llorar y fui corriendo a mi habitación. Ya no me importaba el móvil, solo quería que mis padres volviesen a estar juntos y celebrar las navidades de siempre.
     Pasaron los días y solo quedaba un día para Navidad. Mi madre y yo nos fuimos a casa de mi abuela. Allí supe que no se reconciliarían nunca. Estaba más triste que al principio.
     Ya había llegado el día de Navidad y estaba en casa de mi abuela celebrándolo mis primos, mis tíos, mi madre y mi abuela. Yo estaba apartada en una esquinita, sentada en el suelo. Llegó la hora de que viniera Papá Noel y de abrir los regalos.
     A mí me dejó el móvil que yo quería. Pero ya no me importaba el móvil, solo quería estar con mi madre y con mi padre todos juntos en familia. A partir de aquel día todas las Navidades fueron diferentes.
 
Relato escrito por Shaila Cabrera (2º Eso, Curso 2013-14)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *