La búsqueda del tesoro

   Una tarde de verano, en compañía de mi amiga Haizea, iba caminando por una playa cuando de repente vimos una botella de cristal que flotaba sobre el agua. Lo pensamos y decidimos abrirla, dentro de ella había un mapa de un tesoro. Entonces le pregunté:
     -¿Qué hacemos con el mapa?
     Ella dijo:
     -Pues tú qué crees, buscaremos el tesoro.
     Las dos, siguiendo el mapa, fuimos en busca del tesoro,pero antes fuimos a coger nuestras mochilas y abllenarlas de provisiones para el viaje. Una vez preparadas, proseguimos nuestro viaje. Después de horas y horas buscando no encontramos nada. De repente oímos una voz:
     -¡Socorro! ¡Socorro!
     Era un hombre que pedía ayuda porque tenía la pierna enterrada bajo un montón de madera. Después de haber sacado a aquel hombre de allí le preguntamos:
     -¿Vive usted aquí?
     -Sí desde hace ya cuatro meses.
     Tenía aspecto de no haberse cuidado ,tenía los dientes negros, solo se vestía
con una falda hecha de hojas y vivía en una cueva.
     -¿Sabe usted dónde está el tesoro que aparece en este mapa?
     Y él respondió.
     -Sí, si queréis os puedo llevar hasta allí.
     El hombre, muy amable, nos llevó donde estaba el tesoro, nos dio dos palas y empezamos a cavar.
     Después de haber desenterrado el tesoro, volvimos a la playa y pensamos como gastárnoslo. Finalmente decidimos volverlo a enterrar. Dibujamos un mapa ,lo metimos dentro de una botella y la echamos al mar, así otra persona podría tener tanta suerte como nosotras y utilizarlo para algo mejor.

Relato escrito por Nayara Quintana (1º Eso, Curso 2013-14)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *