La isla de los tesoros abandonados

Llegó un momento que quería buscar un tesoro en la isla de los tesoros abandonados. El día 14 de julio de 1987 a las 11,30 cogí un barco de madera pequeño y fui a la isla. Mi compañero y yo llegamos allí y, como no vimos nada extraño, cogimos una pala y excavamos donde había marcada una X.

Después de excavar unos 3 metros, no encontramos nada. Así lo hicimos durante horas y horas, así que cansados nos quedamos a dormir. Cuando dormíamos, escuchamos una voz y el sonido de una pala excavando.

Cuando nos despertamos empezamos a excavar en toda la isla, encontramos una cueva en una montaña cubierta con ramas. Seguimos hasta el final del túnel y encontramos el tesoro. Lo cogimos y nos lo llevamos. Cuando llegamos nos lo repartimos y lo guardamos en un sitio secreto.

Relato escrito por Fernando Ruiz (1° Eso, Curso 2013-14)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *