Un tesoro en Cotillo

     Un día de acampada en Cotillo, estábamos caminando con mi perro y dos amigos y me asusté porque mi perro se quedó escarbando.
     Fuimos donde estaba y miramos lo que pasaba, se veía como un baúl. Fui al coche, mientras mis amigos se quedaron allí,  a coger unas palas para ver qué era ese misterio que el perro escarbaba.
     Al llegar allí, el perro estaba asfixiando de tanto escarbar. Empezamos a excavar y al final de todo era un tesoro. Los fuimos a abrir pero tenía candado y muy oxidado.
     Hicimos lo posible para abrirlo, pero no pudimos, nos quedamos con la intriga…

Relato escrito por Aythami García (1º Eso, Curso 2013-14)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *