+0081 -3489

Un viernes después de clase quedé con Aythamy y fuimos al parque. Después de haber jugado al fútbol, fuimos a mi casa a jugar a la play. Mi madre apareció y nos contó una historia de un hombre que dejó un tesoro enterrado debajo de una duna. Nuestra madre nos dio una pista de qué duna era y fuimos a desenterrarlo.

Al abrirlo apareció una nota que ponía “Si has llegado hasta aquí, es porque te interesa… solo te digo esto +0081 -3489″ Nosotros nos asustamos, al llegar a casa estuvimos pensando qué hacer, hasta que llegó mi madre y nos dijo que buscáremos en internet. Lo buscamos y apareció una coordenada con esos números: estaba en Tetir.

Nuestra madre nos llevó hasta allí y al llegar vimos que era una casa abandonada y entramos. Al entrar encontramos un cofre a plena vista que tenía otra nota en la que ponía “Estás muy cerca de ser rico, Moriso”.

Otra vez palabras raras, pensé yo… Buscamos la palabra en internet y no salió nada, hasta que un día se lo dije a mi abuelo:
-¿Que es Moriso?
Él respondio, asombrado:
-Un antiguo bar, situado en el muelle.
Rápidamente cogí la bicicleta y fui hasta allí. Había otro cofre a plena vista, pero esta vez relucía… lo abrimos y había mas diamantes de los que yo pudiera contar, desde ese día viví siendo rico.

 Relato escrito por Nahuel Pereyra (1º Eso, Curso 2013-14)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *