El barco misterioso

Un día estaba en mi casa cuando, de repente, sonó el timbre.  Era mi madre, entró y me dijo que tenía que hablar conmigo urgentemente. Me dijo que tenía dos pasajes para ir a una isla desierta. Íbamos en un barco muy pequeño.

Eran las 20.47, ya era de noche. Todos estábamos preocupados porque no llegábamos a la isla.  Entonces fui donde estaba el capitán y le pregunte:

-¿Cuánto nos falta para llegar?

El me respondió con una mirada amenazadora. Yo estaba asustada porque el capitán parecía no estar seguro de sí mismo. Me fui a dar un par de vueltas por el barco y encontré un uniforme de azafata, era raro porque al parecer no había ninguna en el barco.

Tenía algo curioso,  ponía todo sus datos: cómo se llamaba, cuándo nació, etc. Dentro de su bolsillo había una pequeña carta diciendo que necesitaba ayuda. No me dio tiempo de leerlo porque mi madre apareció detrás de mí diciéndome que saliéramos porque habían asesinado a cuatro chicas.

Nos tiramos por la borda y cogimos un bote salvavidas. Vi en el fondo del mar un objeto brillante, la tentación me hizo nadar hacía él. Nadé y encontré un cofre con joyas de oro dentro y mi madre me ayudó a subirlo al bote.

Relato escrito por Cristina Díaz (1º Eso, Curso 2013-14)

Una respuesta a “El barco misterioso

  1. me gusto mucho el cuento porque trae mucho misterio y eso me gusta mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *