Archivo mensual: febrero 2014

Los mitos

Los mitos son relatos de hechos imaginarios protagonizados por dioses y héroes. Todas las culturas han creado mitos para explicar los enigmas del mundo: su origen, la aparición del ser humano…Las dos mitologías que más han influido en la cultura occidental son la griega y la hebrea.

En nuestras Islas existen leyendas que enlazan con el mundo clásico y que puedes consultar aquí. Pero si lo que te interesa es más universal, pincha este otro enlace.

 Te invito además a disfrutar del mito del Minotauro de Creta.

Reflexiones de San Valentín por Yasmina Sabri

 Muchos dirán que San Valentín es la fecha más maravillosa y romántica de todas, pero no siempre es así… No todo el mundo celebra la fecha señalada con su pareja, con una cena a la luz de la luna o con un paseo romántico a la orilla del mar al atardecer… No, no todos hemos encontrado a nuestra media naranja o, más bien, con la media naranja nos han hecho zumo.
Varias personas están en ese mismo instante llorando de amargura y pensando  “qué he hecho mal” o “¿de verdad soy tan horrible?”… Esas personas no son horribles, pero seguramente no tendrán a nadie que las apoye en esta época, la más dura para un o una soltero/soltera vulnerable, que se pasará todo ese mágico día llorando, viendo en la televisión programas absurdos de cómo parejas felices se reconcilian y algunas personas encuentran el amor, o escuchando canciones románticas en la radio que les recuerdan que ellos están solos, muertos del asco tumbados en el sofá, engordando a base de bombones que desearían compartir con una persona quien los arrope y les sonría en estos duros momentos del año.
Paseas por la calle y ves novios enamorados, rozando sus labios, o matrimonios felices que consiguen dejar a sus hijos en la casa de sus padres, y por fin, juntos consiguen recodar aquellos maravillosos recuerdos de su loca juventud… Mientras todo eso ocurre, hay una persona sola y desesperada en su casa, esperando que el amor de su vida entre por la puerta con un ramo de vistosas rosas, la coja de la mano con dulzura y cariño, sintiendo su suave mano rozando su mejilla y le dé un beso, ese tipo de besos de los que nunca se olvidan y la lleven a dar un paseo a la luz de la luna…
Normalmente eso no suele ocurrir, pero tenemos imaginación. Supongo que no pasa nada por soñar, lo malo es que no se puede vivir eternamente dentro de los sueños…

Te acabas de despertar y han pasado 30 años…

En el texto de Washington Irving, Rip Van Winkle, el protagonista se ha despertado tras quedarse dormido durante cincuenta años. Imagina que te sucede lo mismo, ¿cómo nos lo contarías?

El hombre del tatuaje

En la ciudad de Turín, Italia, decían que cuando era de noche los espíritus se apoderaban de las personas, así que la gente no salía a la calle después de las  doce de la noche. El 7 de enero, Feliz, un niño muy arriesgado y astuto, decidió salir a la calle.

Al cabo de un rato Feliz vio cómo unas sombras negras se acercaban cada vez más y más a él, quien al verlas se desmayó. Sin embargo, se quedó consciente unos  segundos y vio a un hombre con una máscara, que le cubría el rostro pero le dejaba ver un tatuaje de una x y una v al lado de la oreja izquierda.

El hombre lo cogió y lo llevó a su casa y, al día siguiente, Feliz se despertó en su cama. Nada más levantarse, salió a la calle a buscar al hombre  para darle las gracias, pero no lo encontró.

La gente empezó a salir de sus casas por la noche y, siempre que salía alguna persona, el hombre del tatuaje estaba ahí, y cogía a la persona y la dejaba en su casa.

Pasado unos meses, la gente conocía al hombre como el “El hombre del tatuaje”. El que no dejaba que nadie muriera e hiciera daño a la gente.

 Relato escrito por  Estefania Zapata( 2º Eso, Curso 2013-14)

Mi gato y yo

 rufo 2 rufo 6Cuando era pequeña, apenas un bebé, mi madre me puso en la cuna. Desde que llegué a mi casa, mi gato Rufo no se separaba de mí, y cuando estaba durmiendo se me cayó algo encima que no me dejaba respirar.

Rufo llamó a mi madre mordiéndola, maullando… Cuando mi madre se levantó y vio que Rufo iba a mi habitación, mi madre se preocupó y fue corriendo.  Gracias a Rufo sigo viva.

En este último verano, Rufo no se encontraba bien, le daban golpes de calor y tuvimos que ir al veterinario muchas veces.

Hace varios meses estaba yendo a la cocina y de repente me mareé y me apoyé en la pared. Sentándome en el suelo cogí fuerzas y me dirigí a Rufo  que estaba tumbado en el sillón.

Rufo no se podía mover, no había forma,  no tenía fuerza, así que desperté a mi padre gritando desesperadamente. Llamé al veterinario y nos fuimos, la chica no sabía qué hacer y le dije que le pusiera corticoides por vena. Se los puso, esperamos 15 minutos y Rufo y yo nos empezamos a poner mejor.

Rufo se levantó, yo le di un beso en la cabeza y lo abracé. Salió del veterinario él solito, nos subimos al coche y nos fuimos a casa.

Relato escrito por Marta Martínez (2º Eso, Curso2013-14)