Archivo diario: 23 abril, 2014

Diario de un caballero

       Ya partía de sus aposentos y se adentraba en el oscuro y denso bosque en busca de alguien a quien ayudar cuando, sin más, oyó unos gritos de una señora de la tercera edad. El caballero empezó a cabalgar más y más rápido hasta que  por fin llegó.

       Allí buscó a la anciana, pero no había nadie. El caballero, con cara de duda, volvió a oír la misma voz de la anciana pidiendo ¡socorro!, y volvió a cabalgar más y más rápido. Cada vez la oía más cerca hasta que en un punto la dejó de oír. Cuando el caballero fue a dar la vuelta se encontró un rastro de sangre que conducía hasta una cabaña.

      Él la siguió y tocó en la pequeña puerta de la cabaña, esta se abrió produciendo un chirrido irritante. El caballero cerró los ojos y, cuando los abrió, se encontró en una silla, atado a ella. La anciana, con mirada amezanadora, le dijo:

          -¡Bueno, bueno! ¡Cómo es el destino! ¿verdad?

       El caballero contestó un poco dudoso:

         -Yo no te conozco, discúlpame

       La anciana le gritó:

       -¡Ah,  no! ¿No te acuerdas de una joven y bella dama del reino oriente a la que vos ibais a rescatar y qué después intentasteis matar para solo vivir para siempre?

       El caballero contestó:

     -Sí y que  queréis ahora vos.

    -Solo quiero volver a ser esa bella dama que era.

    – ¿Y cómo lo conseguiréis?

    – Matándote.

    – ¿Matándome?

    -Sí así de fácil. Simplemente matándote y bebiéndome un vaso de tu sangre.

       -Eso nunca lo…

       Antes de que el caballero terminara con su frase, la anciana lo intentó matar.

        El caballero abrió los ojos y se encontró herido en su castillo . Él preguntó cómo llegó allí y la doncella le explicó que un caballo lo había traído hasta sus aposentos. El caballero nunca volvió a hacer algo como lo de aquella vez, porque sabía que más tarde o más temprano alguien se lo iba a devolver.

Relato escrito por Sara Hernández al modo caballeresco (2º Eso, Curso 2013-14)

Utilizamos los adverbios para crear nuestros textos…

Los adverbios son palabras invariables que expresan lugar, tiempo, modo, cantidad, afirmación o negación. Al escribir nuestros relatos, poemas, obras teatrales… tenemos que usar este tipo de palabras, por lo que es esencial conocerlos.

Te animo a que escribas un relato en el que hagas un uso razonado de este tipo de palabras.