Cuando llegué a Jinámar

DSCF7115  Mi primera impresión fue de asombro. Era un barrio muy grande y el aspecto no me gustaba: se veían las calles sucias, los bloques sin pintar y había sitios por los que me daba miedo pasar, como Los Cuarenta. Había pocos jardines, pocos parques, pocos sitios para jugar los niños, pero de eso han pasado diecisiete años, y todo es distinto.

  Descubrí que hay muy buena gente y que las apariencias engañan.

  Se construyó el Parque De Las Mil Palmeras y es uno de los parques más bonitos. Luego construyeron los dos centros comerciales: Las Terrazas y El Mirador. Y Jinámar cambió mucho y, hoy por hoy me encanta mi barrio.

Escrito por Kevin Artiles Velasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *