El Egoísta

   Era un hombre tan avaro y tan egoísta, que prefería tirar la comida que dársela a los pobres, por eso,  cuando le pedía o le tocaba en la puerta algún pobre,  cerraba y los insultaba.

   Su familia tenía carencias y él no los ayudaba. Se quedó solo sin familia, porque todos lo detestaban por su egoísmo y tacañería. Él se reía y decía que se fueran, que él no necesitaba a nadie teniendo dinero, que con sus millones podría comprar compañía.

   Pero malgastó el dinero de tal forma que en poco tiempo se quedó sin nada, perdió su trabajo, perdió su trabajo, perdió su casa y todas sus pertenencias, en poco tiempo se vio en la calle sin nada, pidiendo tocó en la puerta de un familiar y le cerró como mismo él había hecho.

Se dio cuenta de lo mal que lo había hecho y que se portaron con él, como él lo había hecho: Quien siembra mareas,  recoge tempestades

Kevin Artiles Velasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *