El cacao

Desde los tiempos más remotos, se ha considerado el chocolate como la comida de los dioses.

Hace algunos años, un gran amigo mío tuvo la suerte de visitar Inglaterra y allí conoció cómo el chocolate era utilizado para infinidad de cosas.

La gente lo tomaba porque servía para prevenir infartos, como estimulante para la mente, como mascarilla para el cuerpo e incluso porque aportaba vitaminas esenciales para nuestro cuerpo, tales como hierro y fósforo.

Mi querido compañero consumió chocolate en aquel país de muchas maneras y se trajo para Canarias diez tabletas de chocolate de todos los sabores, los cuales dio a probar a algunas de sus amistades, y gustó muchísimo. Todos ellos querían consumir chocolate y mi amigo hizo lo siguiente: cambiar este manjar por cosas que a él le apetecían. De esa manera se cumple una vez más la historia: el chocolate como moneda de cambio.

Relato escrito por Kevin Artiles Velasco.

Esta entrada fue publicada en Contadores de historias. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *