El capitán Garfio (o Peter Pan)

   Érase una vez un capitán de un barco pirata que había vivido siempre en el País de Nunca Jamás, hasta que un día, un insolente niño (que debía de estar aburrido) tras la mayor pelea de las que habían transcurrido en aquel barco, consiguió tirarlo al mar.

Por aquellas aguas había un cocodrilo, que le arrancó la mano de un bocado. Por suerte, su tripulación consiguió sacarlo del agua y , su más fiel ayudante, Smith, le puso el más hermos garfio de plata que jamás había existido, donde antes estaba su áspera mano.

-¡Peter Pan! ¡Juro mi venganza! ¡No pararé hasta que lo consiga! -dijo el capitán.

Y desde entonces pasaron años y  años intentando darle muerte a aquel niño.

Relato escrito por Iriome Montañez Noda (4º Eso, Curso 16/17)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *