La bruja de la nariz azul

La bruja de la nariz azul esperaba sentada con su escoba al lado de la chimenea. Preparó pasteles y manjares azucarados, apoyó la escoba en la pared chocolate y suspiró:

-¡Qué hambre tengo! – dijo con voz rota.

De repente la puerta bastón se abrió y unos mellizos de dorados cabellos entraron:

– ¿Hola? – dijeron los pequeños al unísono.

-Pasad, aquí hay fuego para todos…

Relato escrito e ilustrado por Adrián Padrón Ortega (4º Eso , Curso 16/17)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *