La H muda y la A

En un pequeño planeta lejano, donde solo habitaban 27 personas, la H estaba enamorada de la A, pero cada vez que la veía se quedaba sin habla. Intentó muchas veces hablarle, pero la timidez la vencía. Siempre le pasaba lo mismo, por eso la A le puso de apodo “la H muda”.

Después de muchos meses se hicieron amigos y, por fin, la H logró dirigirle la palabra. Se acercaba una gran fiesta por el lugar y la A y la H fueron juntas. Bailaron, rieron y, como era de esperar, se enamoraron. Desde entonces la H perdió la vergüenza y conoció al amor de su vida.

Relato escrito por Daniela Molina Salas (4º Eso, Curso 16/17)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *