Archivo diario: 11 junio, 2017

Segunda oportunidad

ACTO I

Ricitos, una pequeña encantadora de pelo negro, se pierde en el bosque.

Ricitos: Estoy cansada, parece que hay una cabaña, pediré ayuda. (Entra, mira a su alrededor y encuentra una camita. Se acuesta en ella y se levanta sobresaltada al escuchar voces)

Enano 1: ¿Quién eres tú?

Enano 2: ¿Qué haces aquí y por qué estás acostada en mi cama?

Ricitos: Me perdí en el bosque y encontré vuestra casita.

Enano 1: Esta no es nuestra casa, estamos de ocupas.

Enano 2: Es de una familia de osos  que está invernando en una cueva.

Ricitos: ¿Vivís solos?

Enano 1: No, vive con nosotros una chica llamada Blancanieves.

Enano 2: Pero estamos preocupados porque hace unos días salió en busca de alimentos y aún no ha regresado.

Ricitos: Si quieren, yo me puedo quedar cuidando la casa y ustedes pueden salir en su busca.

Enanos 1 y 2: ¿De verdad? ¡Muchas gracias!

ACTO II

Ricitos limpia la casa cuando tocan a la puerta. Abre la puerta y se encuentra a  una señora mayor con aspecto de necesitar ayuda.

Bruja: Buenos días, joven. ¿Me podrías dar un vaso de agua, llevo mucho caminando y estoy sedienta.

Ricitos: Sí, claro. En seguida se la traigo (entra en busca de un vaso de agua y regresa con ella.

Bruja: Gracias, pequeña (se toma el agua y saca una manzana de la cesta que lleva). Ten esta manzana en señal de agradecimiento (  se marcha).

Regresan los enanos y Blancanieves a la casa.

Enano 1: ¡Hola, Ricitos! Esta es Blancanieves.

Blancanieves: ¡Hola!. Ya me han hablado los enanos de ti. Muchas gracias por cuidar de la casa. ¡Qué rico olor!

Ricitos: He hecho un queque de manzana, para agradecerles todo.

Blancanieves: ¡Qué buena pinta! ¿Lo probamos?

Ricitos: Sí, claro, lo repartiré entre todos.

Enanos 1 y 2: No queremos ahora, guarda el nuestro para la cena.

Ricitos: Bueno, pues para Blancanieves y para mí.

 Ricitos y Blancanieves comen un trozo y caen al suelo sin sentido

Enano 1: ¿Qué os ha pasado? ¡Vamos, despertad!

Enano 2: No despiertan, vamos a tumbarlas en las camas.

Enano 1: Parece que están dormidas.

           Tocan a la puerta y es la bruja que regresa a la casa

Bruja: Lamento mucho lo que hice, esperaba que no se hubieran comido la manzana. Esta poción romperá el hechizo.

La bruja vierte la poción en la boca de las jóvenes y estas despiertan. Los enanos, la bruja y las jóvenes se ponen a bailar.

Escrito por Saray, Sua, Shaila, Gabriela y Nerea (2º Eso, Curso 16/17)