Archivos de la categoría 2º ESO

Romance de la Condesa (Continuación)

Inició al fin su camino

         para a su amado buscar,

         pero lo que se encontró

         no  lo podía esperar:

                                                                                    

 

ladrones la atacaron,

         por su vida debía luchar,

         cuando un desconocido

         la decidió ayudar.

 

       Terminado el conflicto

          la batalla pudo ganar

          ella ayuda le pidió,

          para su amado buscar.

          El desconocido aceptó,

          el viaje volvió a empezar.

          La mitad había pasado

          en barco había que zarpar.

 

 

          Tormentas, penas pasaron

           para su amado encontrar,

           pero nunca lo lograron,

            vida nueva empezará.

          Emprendió junto a su amigo

           el regreso a su hogar

           y un final inesperado

           juntos decidieron tomar:

           el tiempo pasado juntos

           los consiguió enamorar.

Continuación compuesta por Alba, Jorge y Adonay (2º Eso, Curso 17/18)

Continuación Romance de la condesita

Cogió un  rápido carruaje
y a su amado fue a buscar.
Después de un largo camino,
la  fueron  a molestar
y la condesa le dijo:
aquí no venga a estorbar;
y siguió su largo camino
 problemas iba a enfrentar.
                      
Tuvo que coger un barco,
para a su amado hallar,
pasaron semanas, meses
sin a su amado  encontrar,
pero cuando salió del barco
vio a alguien espectacular:
ese era su  bien amado,
con quien pudo regresar.
                            
 Continuación compuesta por Eliazar, Enmanuel, Alexei y Joel.
   

El día que te conocí

Sin buscarlo en un segundo,

día que te conocí,

aunque no me lo esperaba,

día alegre para mí;

sé que no te conocía,

pero me hiciste sonreír;

tu conversación fue breve,

y aún así me sorprendí;

que diferente me sonó,

creo que no me confundí.

 

Romance compuesto por  Aurora Lucía Mariz Cordero (Curso 17/18, 2º Eso)

Amigas por siempre

         Esta historia comienza

         con dos amigas queridas

         que tenían un problema,

          demasiado se querían.

         Besos a escondidas y

          demás cosas ocurrían,

         debido a ese problema 

         que las amigas tenían.

         Bien acaba esta historia:

          esas amigas queridas,

          tal problema no tenían 

         porque solo se querían.

Poema  compuesto por Alba Martínez (2º Eso, Curso 16/17)

 

La costa de Brasil

      Ese día el mar cantaba con el romper  de las olas y, al darme cuenta, caí en las profunas lagunas de tus ojos.  Eran tan profundas que no quise salir a respirar y, al anochecer, el sol se puso celoso porque sabía que no podría brillar ni la mitad que tus ojos.

       Entonces comprendí que tu sonrisa es lo que me empuja más.  Al final quise ser el dueño de tus besos y de tu amor, de tu cariño y de tus caricias. Así te explico mi amor en versos con la belleza del canto de las olas, con el brillo del sol en tus ojos, con el anochecer en el mar… y aquí no puedo más… porque esto sí es amar.

Relato poético escrito por Gabriel Marrero  (2º Eso, Curso 17/18)

EL OCASO

    

Eran las 7 de la mañana. El ocaso se vislumbraba en el horizonte, era precioso, o eso pensaba Laura. Laura se dirigía al consultorio,caminando, a través del campo.

     Esta se miró la mano mientras caminaba exhausta. La herida iba a peor con el paso del tiempo, ¡qué mala suerte tuvo al rozar la mano con una planta con espinas al tratar de ver un saltamontes! Debido a que hoy era su cumpleaños, la quedada con David tendría que retrasarse.

     Una vez en el consultorio, lo que vio se le hizo inconcebible: había un montón de personas esperando a su turno. Mientras Laura esperaba, el tiempo que pasaba se le hacía interminable.

     Al final, Laura salió muy molesta, pues pensaba que el médico fue un desalmado curándole la herida.

Relato escrito por  Xun Felipe Yangkun (2º Eso, Curso 17/18)

Susto incierto

  Era por la mañana y Noah se despertó muy contento porque era su cumpleaños. Esperaba pasarlo en el campo y poder ver saltamontes, que era su animal favorito.
      Por desgracia, Noah bajó las escaleras demasiado rápido, ya que su madre lo había llamado para desayunar, se tropezó y cayó sobre su mano izquierda.
La madre cogió rápidamente su bolso, agarró a Noah con cuidado y lo llevó al médico.

    Al llegar al consultorio, había una fila interminable y Noah se sintió molesto porque creía que la doctora era una desalmada por no curarlo primero. Pero al final esta historia acabó bien, Noah fue al campo y pudo ver saltamontes y divertirse en su cumpleaños.

Relato escrito por Alba Martínez (2ºEso, Curso 17/18)

El lobo y los cuatro cerditos (obra teatral)

ESCENA 1

(Cuatro cerditos están jugando en un prado cuando se acerca a ellos el lobo)

Lobo: ¡Hola, cerditos!

Cerdito 1: ¿Qué haces aquí? (mostrando desprecio por el lobo).

Cerdito 2: ¡Lárgate!

Cerdito 3: Eso, eso. ¡No te queremos aquí!

Cerdito 4: Vamos, chicas.

Lobo: Solo quiero ser vuestro amigo…

Cerdito 1: No eres igual que nosotras.

Cerdito 4: Nos vamos.

Cerdito 3: ¡Y no nos sigas! (dándose la vuelta mientras se marchan)

(El lobo se queda solo)

Lobo: ¿Por qué? ¿Por qué me tratan así por ser diferente? Solo quiero ser su amigo, pero ellas no me aceptan por no ser como ellas.

ESCENA 2

Cerdito 2: Pobre lobo, no nos ha hecho nada…(dirigiéndose a sus amigas)

Cerdito 4: Cállate, es diferente a nosotras, nunca podrá ser nuestro amigo.

Cerdito 1: Todos, al fin y al cabo, somos iguales. Deberíamos hablar con él.

Cerdito 4: Pues vayan ustedes.  Vamos, (agarrando del brazo al cerdito 3 que ha permanecido callado). déjalas que vayan con el lobo (saliendo de escena).

(Los cerditos 1 y 2 buscan al lobo y lo encuentran sentado en el suelo)

Cerdito 2: ¡Lobo!

Lobo: ¿Quién me llama?

Cerdito 1: ¡Hola! solo queremos pedirte perdón por lo de antes. Nos hemos dado cuenta de que no todos somos iguales y no por eso tenemos que dejar de ser  amigos.

Lobo: No pasa nada. ¿Podéis ayudarme a construir mi casa?

Cerdito 2: ¡En marcha!

ESCENA 3

(Los cerditos 3 y 4 observan cómo el lobo y sus hermanos trabajan construyendo la casa y deciden salir de su escondite)

Cerdito 3: ¡Hola, lobo! perdón por nuestro comportamiento.

Cerdito 4: Sí, perdónanos. ¡ No era nuestra intención hacerte daño!

Lobo: No os preocupéis. ¿Queréis ayudarnos?

Cerditos 3 y 4: ¡Sí! (Todos se abrazan  y comienzan a trabajar)

(Baja el telón)

Escrito por Nerea Falcón, Martha Guerra, Vania Delgado, Keny Santos y Kevin Cárdenes ( 2º Eso, Curso 16/17)

 

 

Segunda oportunidad

ACTO I

Ricitos, una pequeña encantadora de pelo negro, se pierde en el bosque.

Ricitos: Estoy cansada, parece que hay una cabaña, pediré ayuda. (Entra, mira a su alrededor y encuentra una camita. Se acuesta en ella y se levanta sobresaltada al escuchar voces)

Enano 1: ¿Quién eres tú?

Enano 2: ¿Qué haces aquí y por qué estás acostada en mi cama?

Ricitos: Me perdí en el bosque y encontré vuestra casita.

Enano 1: Esta no es nuestra casa, estamos de ocupas.

Enano 2: Es de una familia de osos  que está invernando en una cueva.

Ricitos: ¿Vivís solos?

Enano 1: No, vive con nosotros una chica llamada Blancanieves.

Enano 2: Pero estamos preocupados porque hace unos días salió en busca de alimentos y aún no ha regresado.

Ricitos: Si quieren, yo me puedo quedar cuidando la casa y ustedes pueden salir en su busca.

Enanos 1 y 2: ¿De verdad? ¡Muchas gracias!

ACTO II

Ricitos limpia la casa cuando tocan a la puerta. Abre la puerta y se encuentra a  una señora mayor con aspecto de necesitar ayuda.

Bruja: Buenos días, joven. ¿Me podrías dar un vaso de agua, llevo mucho caminando y estoy sedienta.

Ricitos: Sí, claro. En seguida se la traigo (entra en busca de un vaso de agua y regresa con ella.

Bruja: Gracias, pequeña (se toma el agua y saca una manzana de la cesta que lleva). Ten esta manzana en señal de agradecimiento (  se marcha).

Regresan los enanos y Blancanieves a la casa.

Enano 1: ¡Hola, Ricitos! Esta es Blancanieves.

Blancanieves: ¡Hola!. Ya me han hablado los enanos de ti. Muchas gracias por cuidar de la casa. ¡Qué rico olor!

Ricitos: He hecho un queque de manzana, para agradecerles todo.

Blancanieves: ¡Qué buena pinta! ¿Lo probamos?

Ricitos: Sí, claro, lo repartiré entre todos.

Enanos 1 y 2: No queremos ahora, guarda el nuestro para la cena.

Ricitos: Bueno, pues para Blancanieves y para mí.

 Ricitos y Blancanieves comen un trozo y caen al suelo sin sentido

Enano 1: ¿Qué os ha pasado? ¡Vamos, despertad!

Enano 2: No despiertan, vamos a tumbarlas en las camas.

Enano 1: Parece que están dormidas.

           Tocan a la puerta y es la bruja que regresa a la casa

Bruja: Lamento mucho lo que hice, esperaba que no se hubieran comido la manzana. Esta poción romperá el hechizo.

La bruja vierte la poción en la boca de las jóvenes y estas despiertan. Los enanos, la bruja y las jóvenes se ponen a bailar.

Escrito por Saray, Sua, Shaila, Gabriela y Nerea (2º Eso, Curso 16/17)

Lío de amores

ACTO I

(Entra Cenicienta, caminando por un bosque y se encuentra con un príncipe)

Cenicienta: ¡Hola! ¿Cómo te llamas? (algo tímida)

Damián: ¡Hola! Me llamo Damián, soy el príncipe de los Cárpatos. ¿Y tú? ¿Eres de por aquí?

Cenicienta: Sí, soy Cenicienta, una campesina. Vivo con mi madrastra en el castillo de mi padre fallecido.

Damián: ¡Oh, siento la muerte de tu padre!. Espero que eso no te impida seguir tus sueños.

Cenicienta: (Con voz quebrada) Gracias.

Damián: Bueno, debo irme, tengo que ayudar a mi padre con la caballería. Espero volver a verte.

              (Damián sale de escena )

Cenicienta: ¿Por qué es tan dichoso este hombre de robarme el corazón?

(Cenicienta se marcha a su casa)

ACTO II

(En casa de Cenicienta)

Madrastra: ¡Cenicienta! ¿Dónde has estado? ¿Por qué has tardado tanto? (chillando).

Cenicienta: Lo siento, no volverá a ocurrir…(con cara de pena)

Madrastra: Haz la colada y prepara la comida, y rápido.

(Cenicienta con la cabeza baja corre a hacer lo que su madre le dice. Después tocan a la puerta y Cenicienta escucha a su madrastra hablando con un hombre)

Madrastra: ¡Hola, buenas tardes! ¿Qué desea?

Mensajero: Buenas tardes, estoy aquí presente para entregarle esta carta, que es la invitación de un gran baile que organiza el príncipe Peter Pan.

Madrastra: ¡Oh, gracias! estaré encantada de asistir.

(Cenicienta va a donde está su madrastra)

Cenicienta: Aquí está su comida, madre.

Madrastra: Déjala ahí y búscame mis joyas que tengo un baile esta noche al que tú estás invitada, pero no vas a ir porque tienes mucho trabajo que hacer.

Cenicienta: Madre, no tengo nada que hacer, ya lo he hecho todo.

Madrastra: ¿Estás segura?

Cenicienta: Sí, madre.

Madrastra: Mira detrás de ti.

(Cenicienta se vuelve ysu madrastra aprovecha para tirar la comida que le acaba de traer )

Cenicienta: Pero madre, si lo acabo de limpiar todo.

Madrastra: Lo siento, pero no vas a poder ir (saliendo de la habitación).

(Cenicienta está recogiendo con lágrimas en los ojos y su hada madrina aparece)

Hada: ¿Qué te pasa, mi niña? No estés triste. Soy Campanilla, tu hada madrina.

Cenicienta: (Sorprendida) ¡Hola, hada! mi madre se ha ido al baile y ha causado este desastre para que no pueda ir (triste).

Hada: Tranquila, yo lo solucionaré (agita su varita mágica) Abra Cadabra, pata de cabra, que este desastre se arregle.

Cenicienta: Gracias, pero ya no me da tiempo.

Hada: Ya verás que sí vas a poder ir (guiñando un ojo). Magia potagia, ¡ que se convierta en una bella dama!

ACTO III

(Cenicienta se presenta en el baile con un precioso vestido. La madrastra le roba la varita a Campanilla y cuando ve a Cenicienta en el baile le echa un hechizo para que se enamore de Peter Pan, que está al lado de ella para que se enamore de él. )

Cenicienta: ¡Hola, príncipe!

Peter Pan; ¡Hola! Te gustaría bailar conmigo?

Cenicienta: Encantada.

Peter Pan: ¿Cómo se llama?

Cenicienta: Cenicienta

Peter Pan: Bien, pues Cenicienta. ¿Quieres casarte conmigo?

Cenicienta: Sí, por supuesto.

(Cenicienta sale corriendo. Peter Pan sale tras ella. Llega el  día de la boda)

Cura: Estamos aquí reunidos para unir en matrimonio a estas dos personas. ¿Hay alguien en contra de que estas dos personas se unan en matrimonio?

Damián: ¡Sí! (todos se vuelven). Yo me opongo a este casamiento. Yo, Damián de los Cárpatos, amo a Cenicienta y sé que ella me ama a mí.

(Cenicienta queda impactada y el hechizo se esfuma)

Cenicienta: ¡Oh, príncipe! no sé cómo no me he dado cuenta de que mi amor es tuyo (corre hacia Damián y lo abraza).

(Peter Pan se queda solo mientras Cenicienta y Damián se marcha)

Obra escrita por Manuel, Paula, Érika, Aday y Angie (2º Eso, Curso 2016/17)