El Diario de Tintín es el resultado del trabajo de profesores y alumnos del IES San Andrés. Se trata de una actividad cuyo objetivo ha sido fomentar la lectura y la escritura, así como el trabajo colaborativo y el uso de las TIC.

     1º ESO viajó a Europa con La Isla Negra, 2º ESO a África con Tintín en el Congo, 3º ESO a América del Sur con El Templo del Sol, 4º ESO a América del Norte con Tintín en América, 4º Diversificación a Asia con Tintín en el Tíbet, 1º de FPB a Oceanía con Vuelo 714 a Sidney, y finalmente el aula de PT a la Luna con Aterrizaje en la Luna. A lo largo de sus “viajes”, los alumnos han aprendido muchos aspectos de cada continente.

     Este es el diario que imaginamos el reportero hubiese escrito a lo largo de su vuelta al mundo. Los alumnos lo han acompañado en sus aventuras y han plasmado en este libro sus peripecias como si fuesen el mismísimo Tintín:

 

Tintín en Tenerife

      El único lugar de España presente en las viñetas de Hergé es… ¡Tenerife! (…y no es algo que nos hayamos inventado como parte del proyecto). En su segunda aventura, Tintín en el Congo, el reportero viajó desde Bélgica al entonces Congo Belga en el buque Thysville, haciendo escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.
En la primera publicación de este álbum, en blanco y negro, aparece una viñeta en la que se ve a Tintín con Milú en la cubierta del barco observando la costa de la capital tinerfeña, con la figura de El Teide dominando el paisaje. En dicha viñeta, en su posterior traducción española, Tintín le dice a su perro: «Mira Milú, Tenerife, la mayor las islas Canarias. Como ya debes saber las Canarias están situadas al noroeste del Sahara. Y ese puerto que ves ahí es Santa Cruz».

Captura de pantalla 2015-06-08 a las 15.27.10      Se podría especular sobre si el buque hizo efectivamente escala en el puerto tinerfeño, o sólo pasó frente al mismo, y, en el caso de haber tocado puerto, si Tintín llegó o no a desembarcar, pero lo cierto es que Tenerife (Hergé estaba bien documentado) era una escala habitual del buque, y de otros de su compañía, en la ruta entre Bélgica y el Congo, y el carácter curioso y aventurero de Tintín haría que no desaprovechara la ocasión de desembarcar para conocer la isla.
No podíamos dejar de incluir una escala de tanta importancia en nuestro Diario, así que hemos dejado volar la imaginación y este es el resultado: El Diario de Tintín en Tenerife.