Cuidado con lo que escribes en facebook

Siempre se ha dicho que los peores enemigos de la seguridad informática y la protección de datos no son las aplicaciones o servicios web, sino los propios usuarios. Veíamos en una entrada anterior que  las contraseñas más utilizadas son –por llamarlas de alguna manera educada– ridículamente inseguras. Hoy enlazamos el vídeo de un pequeño experimento llevado a cabo en Bruselas que demuestra lo poco cuidadosos que somos revelando información en la redes sociales.

La moraleja es que no tenemos que temer al uso de las redes sociales. Tenemos que temer a lo poco cuidadosos que somos con la gestión de nuestra información personal. Dedicaremos más de una entrada en el futuro al uso apropiado de las redes sociales.

 

 

[important]

La historia detrás del experimento del vídeo

[/important]

[notice]

Por supuesto, los participantes en el experimentos tenían que haber partido del hecho de que  los adivinos no existen.

[/notice]

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas