Tareas pendientes (1º ESO A/C y 3º ESO E)

El curso ya está llegando a su fin, así que durante esta semana no les voy a pedir ninguna tarea nueva, sino que se pongan al día con las tareas que tienen pendientes.

Y como nunca está de más recordar algunos buenos hábitos, échenle un vistazo a esta infografía sobre cómo actuar para prevenir el contagio por coronavirus.

Recuerden usar la mascarilla y, cuando vayan a deshacerse de ella, tírenla en la basura, no en el suelo.


Cómo usar la mascarilla

Les deseo que tengan muy feliz verano y que ustedes y toda su familia disfruten de buena salud.

Un abrazo afectuoso y virtual de su profesora de Lengua Castellana y Literatura que los echa mucho de menos, Raquel Almeida. ¡Hasta el próximo curso!

Pasapalabra. Léxico canario (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 12 de junio, te propongo que juegues al “Pasapalabra” para comprobar cuánto léxico canario conoces.

Pincha en el enlace que tienes a continuación y suerte.

https://es.educaplay.com/juego/5915711-el_espanol_hablado_en_canarias.html

Mucho ánimo y no dejes de leer. Recibe un afectuoso saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Comprensión lectora (1º ESO A y C)

Hoy, día 11 de junio, te propongo que leas y hagas algunas actividades sobre unos fragmentos de una obra llamada Firmin del escritor Sam Savage, publicada en 2006.

FIRMIN

Firmin es una rata que nace en el sótano de una librería. Aprende a leer devorando las páginas de los libros. Pronto descubre que leer lo puede transportar a mundos distintos del suyo. Cuanto más lee, más cerca se siente de los humanos y más lejos de su condición de rata.

Firmin lee

FRAGMENTOS:

No me ha sido posible desplazarme mucho por el llamado mundo real, pero sí que he hecho un montón de viajes en la cabeza, conduciendo mis pensamientos por este o aquel camino. Cierta vez, durante uno de tales viajes, conocí en un bar a un hombre que me contó una historia de cuando era pequeño, en Berlín, Alemania, justo al final de la guerra. La Segunda Guerra Mundial, tuvo que ser. […]

La ciudad entera había quedado reducida a escombros tras los bombardeos, (…) y era invierno y hacía frío y no había nada de comer. Su casa –lo que quedaba de ella– estaba oscura y fría, así que el muchachito se pasaba la mayor parte del tiempo sentado en el bordillo de la acera al abrigo de una pared soleada, donde hacía un poco más de calor. Se pasaba horas allí sentado, todos los días, soñando con comida. Delante de su casa, una bomba había abierto un enorme agujero. Lo habían rellenado en parte, pero seguía siendo un agujero, y un día llegó por la calle aquella una camioneta cargada de carbón. El conductor no vio el cráter a tiempo y el vehículo se metió en él, ¡kerbang! Se produjo un tremendo barquinazo[1] y cayó al suelo mucho carbón. Pero la camioneta no se detuvo. Se perdió en la curva siguiente, y por unos instantes no hubo más que una calle vacía donde el sol alumbraba una alfombra de carbón. Un pedacito había llegado rodando hasta quedar cerca del pie del muchacho. […]

Y de pronto, como si alguien hubiera dado la señal, se abrieron las puertas a todo lo largo de la calle y empezaron a salir hombres y mujeres, más bien mujeres, a todo correr. El chico se quedó mirando, asombrado, mientras recogían los trozos de carbón en delantales y cestas, peleándose incluso entre ellas. El chico tapó con el pie el pedacito que yacía en el suelo junto a él y, más adelante, cuando todas habían vuelto a meterse en sus casas, se lo guardó en el bolsillo. Del comportamiento de aquellas mujeres había deducido que se trataba de algo muy valioso, aun sin tener ni idea de qué podía ser. Luego volvió la esquina y se lo sacó del bolsillo e intentó comérselo.

[1] Barquinazo: Vuelco

Sam Savage. Firmin. Seix Barral.

Realiza a continuación las siguientes actividades en un documento de word y envíamelas a pidolapalabrasite@gmail.com.

  1. Resume con tus palabras lo que sucede en estos fragmentos.
  2. ¿A qué tipo de género literario pertenecen? ¿Por qué?
  3. ¿Quién es el narrador?
  4. ¿Quién es el personaje principal de lo que se cuenta?
  5. ¿Por qué crees que el muchacho intenta comerse el carbón?

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Comprensión lectora: El Lazarillo de Tormes (3º ESO E)

En las semanas anteriores hemos leído y trabajado algunas cuestiones del Tratado Segundo de El Lazarillo de Tormes. Hoy, día 11 de junio, vamos a continuar con la lectura de esta obra, con el último fragmento del Tratado Segundo. Léelo atentamente, consulta en el diccionario rae.es las palabras que no entiendas (las palabras en negrita las tienes aclaradas al final del texto) y contesta después las cuestiones que se te plantean al final. Debes enviármelas para su corrección en un documento de word al correo pidolapalabrasite@gmail.com.

TRATADO SEGUNDO (4ª parte)

Quisieron mis hados, o por mejor decir, mis pecados, que una noche que estaba durmiendo, la llave se me puso en la boca, que abierta debía tener, de tal manera y postura, que el aire y resoplo que yo durmiendo echaba salía por lo hueco de la llave, que de cañuto era, y silbaba, según mi desastre quiso, muy recio, de tal manera que el sobresaltado de mi amo lo oyó y creyó sin duda ser el silbo de la culebra; y cierto lo debía parecer.

Levantóse muy paso con su garrote en la mano, y al tiento y sonido de la culebra se llegó a mí con mucha quietud, por no ser sentido de la culebra; y como cerca se vio, pensó que allí en las pajas do yo estaba echado, al calor mío se había venido. Levantando bien el palo, pensando tenerla debajo y darle tal garrotazo que la matase, con toda su fuerza me descargó en la cabeza un tan gran golpe, que sin ningún sentido y muy mal descalabrado me dejó.

Como sintió que me había dado, según yo debía hacer gran sentimiento con el fiero golpe, contaba él que se había llegado a mí y dándome grandes voces, llamándome, procuró recordarme.

Mas como me tocase con las manos, tentó la mucha sangre que se me iba, y conoció el daño que me había hecho, y con mucha priesa fue a buscar lumbre. Y llegando con ella, hallóme quejando, todavía con mi llave en la boca, que nunca la desamparé, la mitad fuera, bien de aquella manera que debía estar al tiempo que silbaba con ella.

Espantado el matador de culebras qué podría ser aquella llave, miróla, sacándomela del todo de la boca, y vio lo que era, porque en las guardas nada de la suya diferenciaba. Fue luego a proballa, y con ella probó el maleficio. Debió de decir el cruel cazador: “El ratón y culebra que me daban guerra y me comían mi hacienda he hallado.”

De lo que sucedió en aquellos tres días siguientes ninguna fe daré, porque los tuve en el vientre de la ballena; mas de cómo esto que he contado oí, después que en mí torné, decir a mi amo, el cual a cuantos allí venían lo contaba por extenso.

A cabo de tres días yo torné en mi sentido y vine echado en mis pajas, la cabeza toda emplastada y llena de aceites y ungüentos y, espantado, dije:

-¿Qué es esto?

Respondióme el cruel sacerdote:

-A fe, que los ratones y culebras que me destruían ya los he cazado.

Y miré por mí, y vime tan maltratado, que luego sospeché mi mal.

A esta hora entró una vieja que ensalmaba, y los vecinos. Y comiénzanme a quitar trapos de la cabeza y curar el garrotazo. Y como me hallaron vuelto en mi sentido, holgáronse mucho y dijeron:

-Pues ha tornado en su acuerdo, placerá a Dios no será nada.

Ahí tornaron de nuevo a contar mis cuitas y a reírlas, y yo, pecador, a llorarlas. Con todo esto, diéronme de comer, que estaba transido de hambre, y apenas me pudieron demediar. Y ansí, de poco en poco, a los quince días me levanté y estuve sin peligro, mas no sin hambre, y medio sano.

Luego otro día que fui levantado, el señor mi amo me tomó por la mano y sacóme la puerta fuera y, puesto en la calle, díjome:

-Lázaro, de hoy más eres tuyo y no mío. Busca amo y vete con Dios, que yo no quiero en mi compañía tan diligente servidor. No es posible sino que hayas sido mozo de ciego.

Y santiguándose de mí, como si yo estuviera endemoniado, tórnase a meter en casa y cierra su puerta.

  • recordarme: despertarme.
  • guardas: muescas.
  • ensalmaba: curaba con hechicerías.
  • demediar: satisfacer la mitad.

A continuación, responde las siguientes cuestiones. Recuerda que las respuestas has de buscarlas en el texto, no en Internet:

  1. ¿Dónde guarda Lázaro la llave y qué le ocurre por esconderla en tal sitio?
  2. Busca y escribe los adjetivos que califican a este clérigo de Maqueda. Por ejemplo, mísero… A partir de los adjetivos encontrados, redacta brevemente tu opinión sobre el clérigo.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo afectuoso de tu profesora del Ámbito Sociolingüístico, Raquel Almeida.

Dudas de escritura (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hay una serie de palabras con las que sueles tener dudas. Se trata de palabras homófonas (las hemos visto en las semanas anteriores) o de otras que suenan de manera parecida y suelen llevar a confusión.

Hoy, día 10 de junio, vamos a hacer ejercicios con algunas de ellas para aprender a distinguirlas. Pero antes lee esta breve información sobre cada una:

A, ah o ha

A: es una preposición. Tiene múltiples usos (a mí me gusta; veo a tu padre; voy a comer; quedamos a las once; vamos a tu casa…).

Ah: es una interjección. La utilizamos para expresar sorpresa, pena o admiración (ah, no lo sabía; ah, qué pena…).

Ha: es la tercera persona del singular del presente del verbo haber. Hay que usarlo siempre que va delante de un participio (ha cantado, ha comido, ha partido…).

http://www.xtec.cat/~jgenover/orto0.htm

A ver o haber

A ver: es una secuencia constituida por la preposición a y el verbo en infinitivo ver, y suele expresar interés por saber algo (ve a ver si han venido; a ver qué dice el mensaje; vamos a ver cómo sale la cosa…).

Haber: puede ser verbo en infinitivo (podría haber llamado; tiene que haber una explicación…) o un sustantivo, que significa ‘conjunto de bienes de una persona’ (su haber era escaso…).

http://www.xtec.cat/~jgenover/orto3.htm

Si no o sino

Si no: es la unión de la conjunción condicional si y el adverbio de negación no (si no estudias será difícil que apruebes…). Al pronunciar esta secuencia ponemos la fuerza de voz en no.

Sino: puede ser una conjunción adversativa para contraponer dos conceptos (no quiero ese sino aquel; no solo nos mintió, sino que además se llevó nuestro dinero…); también puede ser un sustantivo que significa ‘destino’ (su sino era morir en aquel accidente…). Al pronunciar esta palabra ponemos la fuerza de voz en la sílaba si-.

http://www.xtec.cat/~jgenover/sino.htm

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo afectuoso de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Expreso oralmente mi opinión (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, 9 de junio, te propongo que veas el vídeo que tienes a continuación y que trata el tema del acoso escolar.

Sobre el acoso escolar

Ahora te pido que hagas una breve exposición oral comentando qué opinión tienes sobre el tema que trata el vídeo.

Puedes ayudarte contestando a estas preguntas, aunque no es obligatorio.

  • ¿Conoces a alguien que haya sufrido acoso escolar?
  • ¿Te has visto alguna vez, como Martín, en una situación en la que sintieras que se te acosaba?
  • ¿Qué harías si tú o algún compañero de clase sufriera acoso?
  • ¿Crees que estas situaciones de acoso en la escuela nos pueden influir de mayores?

Puedes grabar un vídeo o un audio. Vocaliza y no hables demasiado rápido. Recuerda mantener un tono de voz adecuado para que se te escuche correctamente. Intenta no usar lenguaje coloquial ni muletillas como “o sea” o “en plan”. Debes enviármelo a pidolapalabrasite@gmail.com.

Ánimo y no dejes de leer. Un saludo cariñoso de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Expresión escrita. Una reflexión (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Estamos en junio y ya está terminando este curso tan raro. El más raro, seguramente, que has tenido hasta ahora.

Hemos tenido que pasar de ir a clase a diario relacionándonos con nuestros compañeros y profesores, a trabajar a distancia viéndonos a través de una pantalla o leyendo nuestras palabras a través de distintas aplicaciones.

Lo que te voy a proponer hoy, 8 de junio, es que redactes una reflexión sobre qué ventajas e inconvenientes has encontrado en este cambio de modelo educativo.

Debes analizar los pros y los contras (es decir, las ventajas e inconvenientes) de trabajar a distancia a través de internet.

Para ello, puedes ayudarte de las siguientes preguntas, pero no las copies en tu redacción. Son solo una orientación para que sepas cómo empezar. También puedes escribir otras cosas que se te ocurran y que no estén aquí, pero siempre relacionadas con este tema.

¿Qué te ha parecido la experiencia de las clases a distancia a través de internet? ¿Crees que has aprendido más así o consideras que no has aprendido nada? ¿Qué cosas crees que se podrían mejorar? ¿Qué es lo que más te ha gustado? ¿Y lo que menos? Si el año que viene tuviéramos que continuar con este tipo de enseñanza, ¿qué sugerirías a tus profesores para que fuera más llevadera?

Redacta un texto de entre 15 y 20 líneas en Times New Roman 12 y envíamelo en un documento de word al correo pidolapalabrasite@gmail.com. Recuerda distribuir la información en párrafos y utilizar los puntos y las comas cuando sea necesario.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Crucigrama. Términos lingüísticos (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 5 de junio, te propongo que realices un crucigrama que te va a servir para repasar algunos términos lingüísticos que hemos trabajado en este curso.

Descarga el archivo, imprímelo y mucha suerte. (Si no tienes impresora, hazlo en el ordenador). No es necesario que me lo envíes.

Mucho ánimo y no te olvides de leer. Volveremos a estar por aquí el lunes. Buen fin de semana de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Comprensión lectora: El Lazarillo de Tormes (3º ESO E)

En las semanas anteriores hemos leído y trabajado algunas cuestiones de El Lazarillo de Tormes. Hoy, día 4 de junio, vamos a continuar con la lectura de esta obra con un nuevo fragmento del Tratado Segundo. Léelo atentamente, consulta en el diccionario rae.es las palabras que no entiendas (las palabras en negrita las tienes aclaradas al final del texto) y contesta después las cuestiones que se te plantean al final. Debes enviármelas para su corrección en un documento de word al correo pidolapalabrasite@gmail.com.

TRATADO SEGUNDO (3ª parte)

De que salió de su casa, voy a ver la obra y hallé que no dejó en la triste y vieja arca agujero ni aun por dónde le pudiese entrar un mosquito. Abro con mi desaprovechada llave, sin esperanza de sacar provecho, y vi los dos o tres panes comenzados, los que mi amo creyó ser ratonados, y dellos todavía saqué alguna laceria, tocándolos muy ligeramente, a uso de esgremidor diestro. Como la necesidad sea tan gran maestra, viéndome con tanta siempre, noche y día, estaba pensando la manera que ternía en sustentar el vivir. Y pienso, para hallar estos negros remedios, que me era luz la hambre, pues dicen que el ingenio con ella se avisa y al contrario con la hartura, y así era por cierto en mí.

Pues estando una noche desvelado en este pensamiento, pensando cómo me podría valer y aprovecharme del arcaz, sentí que mi amo dormía, porque lo mostraba con roncar y en unos resoplidos grandes que daba cuando estaba durmiendo. Levantéme muy quedito y, habiendo en el día pensado lo que había de hacer y dejado un cuchillo viejo que por allí andaba en parte do le hallase, voyme al triste arcaz, y por do había mirado tener menos defensa le acometí con el cuchillo, que a manera de barreno dél usé. Y como la antiquísima arca, por ser de tantos años, la hallase sin fuerza y corazón, antes muy blanda y carcomida, luego se me rindió, y consintió en su costado, por mi remedio, un buen agujero. Esto hecho, abro muy paso la llagada arca y, al tiento, del pan que hallé partido hice según de yuso está escrito. Y con aquello algún tanto consolado, tornando a cerrar, me volví a mis pajas, en las cuales reposé y dormí un poco, lo cual yo hacía mal, y echábalo al no comer; y ansí sería, porque, cierto, en aquel tiempo no me debían de quitar el sueño los cuidados del rey de Francia.

Otro día fue por el señor mi amo visto el daño, así del pan como del agujero que yo había hecho, y comenzó a dar a los diablos los ratones y decir:

-¿Qué diremos a esto? ¡Nunca haber sentido ratones en esta casa sino agora!

Y sin duda debía de decir verdad; porque si casa había de haber en el reino justamente de ellos privilegiada, aquella, de razón, había de ser, porque no suelen morar donde no hay qué comer. Torna a buscar clavos por la casa y por las paredes y tablillas a atapárselos. Venida la noche y su reposo, luego era yo puesto en pie con mi aparejo, y cuantos él tapaba de día, destapaba yo de noche.

En tal manera fue, y tal priesa nos dimos, que sin duda por esto se debió decir: “Donde una puerta se cierra, otra se abre.” Finalmente, parecíamos tener a destajo la tela de Penélope, pues cuanto él tejía de día, rompía yo de noche; ca en pocos días y noches pusimos la pobre despensa de tal forma, que quien quisiera propiamente della hablar, más corazas viejas de otro tiempo que no arcaz la llamara, según la clavazón y tachuelas sobre sí tenía.

De que vio no le aprovechar nada su remedio, dijo:

-Este arcaz está tan maltratado y es de madera tan vieja y flaca, que no habrá ratón a quien se defienda; y va ya tal que, si andamos más con él, nos dejará sin guarda; y aun lo peor, que aunque hace poca, todavía hará falta faltando, y me pondrá en costa de tres o cuatro reales. El mejor remedio que hallo, pues el de hasta aquí no aprovecha, armaré por de dentro a estos ratones malditos.

Luego buscó prestada una ratonera, y con cortezas de queso que a los vecinos pedía, contino el gato estaba armado dentro del arca, lo cual era para mí singular auxilio; porque, puesto caso que yo no había menester muchas salsas para comer, todavía me holgaba con las cortezas del queso que de la ratonera sacaba, y, sin esto, no perdonaba el ratonar del bodigo.

Como hallase el pan ratonado y el queso comido, y no cayese el ratón que lo comía, dábase al diablo, preguntaba a los vecinos qué podría ser comer el queso y sacarlo de la ratonera, y no caer ni quedar dentro el ratón, y hallar caída la trampilla del gato. Acordaron los vecinos no ser el ratón el que este daño hacía, porque no fuera menos de haber caído alguna vez. Díjole un vecino:

-En vuestra casa yo me acuerdo que solía andar una culebra, y esta debe de ser sin duda. Y lleva razón que, como es larga, tiene lugar de tomar el cebo; y aunque la coja la trampilla encima, como no entre toda dentro, tórnase a salir.”

Cuadró a todos lo que aquel dijo, y alteró mucho a mi amo; y dende en adelante no dormía tan a sueño suelto, que cualquier gusano de la madera que de noche sonase, pensaba ser la culebra que le roía el arca. Luego era puesto en pie, y con un garrote que a la cabecera, desde que aquello le dijeron, ponía, daba en la pecadora del arca grandes garrotazos, pensando espantar la culebra. A los vecinos despertaba con el estruendo que hacía, y a mí no me dejaba dormir. Íbase a mis pajas y trastornábalas, y a mí con ellas, pensando que se iba para mí y se envolvía en mis pajas o en mi sayo, porque le decían que de noche acaecía a estos animales, buscando calor, irse a las cunas donde están criaturas y aun mordellas y hacerles peligrar.

Yo las más veces hacía del dormido, y en la mañana decíame él:

-Esta noche, mozo, ¿no sentiste nada? Pues tras la culebra anduve, y aun pienso se ha de ir para ti a la cama, que son muy frías y buscan calor.

-Plega a Dios que no me muerda -decía yo-, que harto miedo le tengo.

De esta manera andaba tan elevado y levantado del sueño, que, mi fe, la culebra (o culebro, por mejor decir) no osaba roer de noche ni levantarse al arca; mas de día, mientras estaba en la iglesia o por el lugar, hacía mis saltos. Los cuales daños viendo él, y el poco remedio que les podía poner, andaba de noche, como digo, hecho trasgo.

Yo hube miedo que con aquellas diligencias no me topase con la llave que debajo de las pajas tenía, y parecióme lo más seguro metella de noche en la boca. Porque ya, desde que viví con el ciego, la tenía tan hecha bolsa que me acaeció tener en ella doce o quince maravedís, todo en medias blancas, sin que me estorbasen el comer; porque de otra manera no era señor de una blanca que el maldito ciego no cayese con ella, no dejando costura ni remiendo que no me buscaba muy a menudo.

Pues ansí, como digo, metía cada noche la llave en la boca, y dormía sin recelo que el brujo de mi amo cayese con ella; mas cuando la desdicha ha de venir, por demás es diligencia.

  • esgremidor: esgrimidor.
  • ternía: tendría.
  • se avisa: se despierta.
  • de yuso: arriba.
  • echábalo: achacábalo.
  • de ellos privilegiada: libre (de ratones).
  • atapárselos: tapar los agujeros.
  • ca: pues.
  • armaré por de dentro: armaré por dentro (una trampa).
  • contino el gato: continuamente el cepo.
  • puesto caso que: aunque.
  • sin esto: aparte de esto.
  • dende: desde entonces.
  • trastornábalas: revolvíalas.
  • tan elevado y levantado el sueño: tan ensimismado y desvelado.
  • mi fe: a fe mía.
  • trasgo: duende.

A continuación, responde las siguientes cuestiones. Recuerda que las respuestas has de buscarlas en el texto, no en Internet:

  1. ¿Qué hacía el clérigo al principio para evitar que los supuestos ratones se comieran su pan?
  2. ¿Por qué dice Lázaro que aquella casa con razón estaba libre de ratones?
  3. ¿Qué le sugieren los vecinos al clérigo sobre el hecho de que desaparezca el queso y sigan royendo el pan, pero no caiga ningún ratón en la trampa?
  4. ¿Qué hace el clérigo por las noches para intentar espantar al nuevo animal, supuesto ladrón del pan?
  5. ¿Dónde decide Lázaro entonces esconder la llave del arca?

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo afectuoso de tu profesora del Ámbito Sociolingüístico, Raquel Almeida.

Comprensión lectora (1º ESO A y C)

Hoy, día 4 de junio, te voy a proponer que leas un texto y respondas unas preguntas sobre él. Tienes esta lectura en tu libro de texto, en las páginas 223 y 224. También puedes leerla en esta entrada a continuación:

Un mal presentimiento

Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:

-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo.

Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:

-Te apuesto un peso a que no la haces.

Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta:

-Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo.

Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, donde está con su mamá o una nieta o, en fin, cualquier pariente. Feliz con su peso, dice:

-Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto.

-¿Y por qué es un tonto?

-Hombre, porque no pudo hacer una carambola sencillísima estorbado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.

Entonces le dice su madre:

-No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.

La pariente lo oye y va a comprar carne. Ella le dice al carnicero:

-Véndame una libra de carne -y en el momento que se la están cortando, agrega-: Mejor véndame dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado.

El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar una libra de carne, le dice:

-Lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas. […]

El carnicero en media hora agota la carne, mata otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor. Llega el momento en que todo el mundo, en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto, a las dos de la tarde, hace calor como siempre. Alguien dice:

-¿Se ha dado cuenta del calor que está haciendo?

-¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor! […]

-Sin embargo -dice uno-, a esta hora nunca ha hecho tanto calor.

-Pero a las dos de la tarde es cuando hay más calor.

-Sí, pero no tanto calor como ahora.

Al pueblo desierto, a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:

-Hay un pajarito en la plaza.

Y viene todo el mundo, espantado, a ver el pajarito.

-Pero señores, siempre ha habido pajaritos que bajan.

-Sí, pero nunca a esta hora.

Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse. […]

Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.

Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:

-Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa -y entonces la incendia y otros incendian también sus casas.

Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, clamando:

-Yo dije que algo muy grave iba a pasar, y me dijeron que estaba loca.

Gabriel García Márquez. Algo muy grave va a suceder en este pueblo. www.ciudadseva.com

Ahora realiza las siguientes actividades en un documento de word y envíamelas a pidolapalabrasite@gmail.com.

  1. Resume el texto. Recuerda que, para hacerlo correctamente, primero tienes que tener clara su estructura (planteamiento, nudo y desenlace), y que en un resumen no debes copiar los diálogos en estilo directo, sino que, si quieres reproducirlos, debes transformarlos al estilo indirecto.
  2. En este relato, el narrador introduce las voces de los personajes con verbos como preguntar, responder, contestar, agregar, clamar; sin embargo, utiliza sobre todo el verbo decir. Localiza en el texto los fragmentos en que se utiliza el verbo decir y sustitúyelo por alguno de estos otros:
retaranunciaraconsejarpedir
preguntarobjetarexclamar

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo cariñoso de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.