Crucigrama. Palabras con ‘g’ y ‘j’ (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 30 de abril, para terminar la semana (recuerda que los días 1 y 4 de mayo no habrá clases), te propongo que realices un crucigrama para repasar las reglas ortográficas de la g y la j.

Descarga el archivo, imprímelo y mucha suerte. Si no tienes impresora, puedes dibujarlo en el cuaderno. No es necesario que me lo envíes.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Recuerda que mañana y el día 4 de mayo son días festivos para nosotros, así que nos volveremos a ver el martes 5 de mayo. Recibe un afectuoso saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Comprensión lectora: El Lazarillo de Tormes (3º ESO E)

En las semanas anteriores hemos leído y trabajado algunas cuestiones de El Lazarillo de Tormes. Hoy, día 29 de abril, vamos a continuar con la lectura de esta obra con el siguiente fragmento del Tratado Primero. Léelo atentamente, consulta en el diccionario rae.es las palabras que no entiendas (las palabras en negrita las tienes aclaradas al final del texto) y contesta después las cuestiones que se te plantean al final. Debes enviármelas para su corrección en un documento de word al correo pidolapalabrasite@gmail.com.

TRATADO PRIMERO (4ª parte)

Y porque vea Vuestra Merced a cuánto se extendía el ingenio deste astuto ciego, contaré un caso de muchos que con él me acaecieron, en el cual me parece dio bien a entender su gran astucia. Cuando salimos de Salamanca, su motivo fue venir a tierra de Toledo, porque decía ser la gente más rica, aunque no muy limosnera. Arrimábase a este refrán: “Más da el duro que el desnudo.” Y vinimos a este camino por los mejores lugares. Donde hallaba buena acogida y ganancia, deteníamonos; donde no, a tercero día hacíamos San Juan.

Acaeció que, llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna. Y como suelen ir los cestos maltratados, y también porque la uva en aquel tiempo está muy madura, desgranábasele el racimo en la mano; para echarlo en el fardel, tornábase mosto, y lo que a él se llegaba. Acordó de hacer un banquete, ansí por no lo poder llevar como por contentarme, que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes. Sentámonos en un valladar y dijo:

-Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad, y es que ambos comamos este racimo de uvas, y que hayas dél tanta parte como yo. Partillo hemos desta manera: tú picarás una vez y yo otra; con tal que me prometas no tomar cada vez más de una uva. Yo haré lo mesmo hasta que lo acabemos, y desta suerte no habrá engaño.

Hecho ansí el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance; el traidor mudó de propósito, y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debría hacer lo mismo. Como vi que él quebraba la postura, no me contenté ir a la par con él, mas aun pasaba adelante: dos a dos, y tres a tres, y como podía, las comía. Acabado el racimo, estuvo un poco con el escobajo en la mano y, meneando la cabeza, dijo:

-Lázaro, engañado me has: juraré yo a Dios que has tú comido las uvas tres a tres.

-No comí -dije yo-; mas ¿por qué sospecháis eso?

Respondió el sagacísimo ciego:

-¿Sabes en qué veo que las comiste tres a tres? En que comía yo dos a dos y callabas.

(A lo cual yo no respondí.

Yendo que íbamos ansí por debajo de unos soportales en Escalona, adonde a la sazón estábamos, en casa de un zapatero había muchas sogas y otras cosas que de esparto se hacen, y parte dellas dieron a mi amo en la cabeza; el cual, alzando la mano, tocó en ellas, y viendo lo que era díjome:

Anda presto, mochacho; salgamos de entre tan mal manjar, que ahoga sin comerlo.

Yo, que bien descuidado iba de aquello, miré lo que era, y como no vi sino sogas y cinchas, que no era cosa de comer, díjele:

Tío, ¿por qué decís eso?

Respondióme:

Calla, sobrino; según las mañas que llevas, lo sabrás y verás como digo verdad.

Y ansí pasamos adelante por el mismo portal y llegamos a un mesón, a la puerta del cual había muchos cuernos en la pared, donde ataban los recueros sus bestias. Y como iba tentando si era allí el mesón, adonde él rezaba cada día por la mesonera la oración de la Emparedada, asió de un cuerno, y con un gran sospiro dijo:

¡Oh mala cosa, peor que tienes la hechura! ¡De cuántos eres deseado poner tu nombre sobre cabeza ajena, y de cuán pocos tenerte, ni aun oír tu nombre, por ninguna vía!

Como le oí lo que decía, dije:

Tío, ¿qué es eso que decís?

Calla, sobrino; que algún día te dará este, que en la mano tengo, alguna mala comida y cena.

No le comeré yo -dije- y no me la dará.

Yo te digo verdad; si no, verlo has, si vives.

Y ansí pasamos adelante hasta la puerta del mesón, adonde pluguiere a Dios nunca allá llegáramos, según lo que me sucedía en él.

Era todo lo más que rezaba por mesoneras, y por bodegoneras y turroneras y rameras, y ansí por semejantes mujercillas, que por hombre casi nunca le vi decir oración.)

Reíme entre mí, y aunque mochacho, noté mucho la discreta consideración del ciego.

  • A tercero día hacíamos San Juan: al tercer día nos marchábamos.
  • Lo que a él se llegaba: lo que con él entraba en contacto.
  • Partillo hemos: lo partiremos.
  • Debría: debería
  • Quebraba la postura: rompía el pacto.
  • Escobajo: raspa que queda después de comer las uvas.
  • Recueros: arrieros

A continuación, responde las siguientes cuestiones. Recuerda que las respuestas has de buscarlas en el texto, no en Internet:

  1. ¿En qué pueblo les regalan un racimo de uvas?
  2. ¿Cómo acuerdan repartírselas?
  3. ¿Respetan el pacto?
  4. ¿Crees que es honrado faltar a la palabra dada? Justifica tu respuesta.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo afectuoso de tu profesora del Ámbito Sociolingüístico, Raquel Almeida.

Comprensión lectora (1º ESO A y C)

Hoy, día 29 de abril, te voy a proponer que leas un texto y respondas unas preguntas sobre él. Tienes esta lectura en tu libro de texto, en las páginas 181 y 182. También puedes leerla en esta entrada a continuación:

SE BUSCAN PERIODISTAS

Yo era un niño feliz. Lo había sido creo que desde que nací. Mis padres me dijeron que había nacido sonriendo y costó varias tortas hacerme llorar. Y luego siempre me lo había pasado bien. Así que si tengo que resumir los primeros once años de mi vida, tengo que decir que fui plenamente feliz. Lo fui hasta el día 24 de marzo del curso pasado.

Ese día, que amaneció como un martes cualquiera de un día cualquiera de primavera, no se me ocurrió otra cosa que colocar un cartel en el patio del colegio en el que ponía:

DIRECTOR DE PERIÓDICO
BUSCA PERIODISTAS
PARA HACER UN PERIÓDICO.

Según mi padre, ese periódico iba a ser un desastre si el director era el mismo que había escrito el cartel. O sea, yo.

—¿A quién se le ocurre repetir tantas veces “periódico” y “periodista”? Así no se escribe un periódico —me dijo, y me sugirió que pusiera algo así como:

DIRECTOR DE PUBLICACIÓN
SELECCIONA REDACTORES
PARA LA EDICIÓN
DE UN MEDIO INFORMATIVO.
SE VALORARÁ EXPERIENCIA

—Pero papá —le dije, y yo creo que con razón—, eso no lo va a entender nadie y, además, ¿cómo voy a valorar experiencia si nunca en el colegio hemos hecho un periódico?

Se limitó a contestarme lo que parecía obvio:

—La experiencia es muy conveniente.

No me dejé llevar por el pesimismo. Me fascinaba la idea de hacer un periódico, así que tampoco me echó atrás el comentario de mi madre:

—¡Huy, qué cartel más soso, sin un dibujo! Además no tiene garra la frase. Sería mejor poner algo así como:

¿TE ABURRES? ¿TE SIENTES VACÍO?
¡TUS HORAS PUEDEN LLENARSE DE DIVERSIÓN!
APÚNTATE AQUÍ.

Su sugerencia me dejó sin habla. Al ver la cara de desconcierto que puse, me dijo:

—Conviene llamar la atención con el factor sorpresa, porque si ya les dices que es para hacer un periódico, no van a querer apuntarse a trabajar. Con una frase sugestiva puede que alguien sienta curiosidad y, ¡zas!, pique. En publicidad, un poquito de engaño siempre viene bien, ya sabes…

Pues no. No sabía y además no estaba de acuerdo. No creía que nadie en mi clase “se sintiera vacío”.

Mi padre es periodista y trabaja en un diario, y mi madre es publicista, es decir, que inventa anuncios. Creo que los dos son muy buenos profesionales y entienden mucho de lo suyo, pero la verdad, yo era un niño de once años y a los de once años de mi colegio el que los entendía era yo. Así que pensé que lo mejor era mantener mi cartel tal como lo había redactado:

DIRECTOR DE PERIÓDICO
BUSCA PERIODISTAS
PARA HACER UN PERIÓDICO.

Así y con letras grandes de muchos colores, lo pegué en una de las paredes del patio del colegio y esperé la respuesta.

Entonces, creo yo, fue cuando empecé a dejar de ser feliz.

Fuente: PILAR LOZANO: Siete reporteros y un periódico, SM

Ahora, realiza las actividades 2, 3 y 4 de la página 184 de tu libro de texto en un documento de word y envíamelas a pidolapalabrasite@gmail.com. Te las copio a continuación por si no tienes el libro.

1. El protagonista y sus padres tienen opiniones diferentes sobre cómo ha de ser el cartel.

a. ¿Por qué el cartel que ha hecho el protagonista no le gusta a su padre? ¿Y a su madre?

b. ¿Qué razones da cada uno para convencer al hijo sobre cómo ha de hacer el anuncio?

c. ¿Qué opina el hijo del cartel que propone el padre? ¿Y del que propone la madre? ¿Qué razones da para no estar de acuerdo con ellos? ¿En qué se basa para tomar su decisión al final?

2. ¿En qué trabaja el padre del protagonista? ¿Y la madre? ¿En qué momento y para qué lo explica el protagonista?

3. Elige cuál de las siguientes palabras tiene un significado parecido al de las resaltadas.

  • Se limitó a contestarme lo que parecía obvio.

a. correcto b. evidente c. pesado

  • Al ver la cara de desconcierto que puse…

a. desorden b. convencimiento c. perplejidad

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo cariñoso de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Ortografía de ‘g’ y ‘j’ (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 28 de abril, vamos a repasar las reglas de ortografía que rigen el uso de j.

Si eres alumno de 1º de la ESO tienes estas reglas en la página 104 de tu libro de texto. Tanto si eres alumno de 1º como si eres de 3º de la ESO, mira primero este vídeo:

A continuación, realiza estas actividades en línea. Se corregirán automáticamente, así que ve a por la máxima puntuación. Si pulsas en el botón “AYUDA” se te explicarán cuáles son las reglas que debes aplicar (esto es especialmente útil si eres alumno de 3º de la ESO E).

http://www.aplicaciones.info/ortogra2/opal62.htm

http://www.aplicaciones.info/ortogra/ofrase34.htm

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Más sobre los verbos. (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Buenos días, chicos:

Hoy, día 27 de abril, vamos a continuar con el repaso de los verbos. Fíjate bien en la tabla que tienes a continuación y, sirviéndote de ella, realiza las dos actividades que se te proponen. Deberás enviármelas en un documento de word al correo electrónico pidolapalabrasite@gmail.com.

Tabla resumen de los tiempos verbales

1. Realiza una tabla como la que tienes abajo donde pongas TODOS LOS VERBOS que encuentres en el texto siguiente y analízalos, como en el ejemplo, diciendo su persona (1ª, 2ª o 3ª), número (singular o plural), tiempo (míralo en la tabla), modo (indicativo, subjuntivo o imperativo) y conjugación (1ª, 2ª o 3ª):

La profesora preguntó a Mateo por qué había llegado tarde. Él no contestaba, sino que la miraba como si no le hablaran a él.
-Yo… tengo sueño –le dijo.
-Ya… y yo también, y sin embargo, he llegado temprano. Te pondré una anotación de retraso. Mañana, madruga y llega puntual, por favor.

Texto para buscar todos los verbos.
Verbopers.núm.tiempomodo conjug.
preguntósing.Pret.
Perf. simple
Indicativo

2. Busca en el siguiente texto diez FORMAS NO PERSONALES del verbo y realiza una tabla como la de abajo, diciendo si son infinitivos, gerundios o participios. Di también a qué conjugación pertenecen. Fíjate en el ejemplo:

No sé cómo expresar lo que siento por ti. Creo que te quise nada más ver tus ojos clavándose en los míos a través de los barrotes de la jaula. Eras pequeño y estabas jugando cuando me acerqué a mirar. Tenías las orejas levantadas. En seguida supe que eras tú. Me dejaste enamorada. Entonces te acercaste y empezaste a ladrar. Qué gracioso fue cuando me di cuenta de que estabas arrastrando tu camita. Parecía que me estuvieras diciendo: “Al fin has venido a buscarme”.

Texto para buscar diez formas no personales del verbo.
Verboforma no personalconjugación
CantarInfinitivo

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Crucigrama. Tiempos verbales (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 24 de abril, para terminar la semana, te propongo que realices un crucigrama para repasar los tiempos verbales. Lee muy bien las definiciones para que no te equivoques y ayúdate de la siguiente tabla:

Tabla resumen con los tiempos verbales | Verbos en espanol ...
Tabla resumen de los tiempos verbales regulares

Descarga el archivo, imprímelo y mucha suerte. Si no tienes impresora, puedes dibujarlo en el cuaderno. No es necesario que me lo envíes.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Recibe un afectuoso saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Comprensión lectora (1º ESO A y C)

Hoy, día 23 de abril, te voy a proponer que leas un texto y respondas unas preguntas sobre él. Tienes esta lectura en tu libro de texto, en las páginas 159 y 160. También puedes leerla en esta entrada a continuación.

UN JUEZ JUSTO

Un rey argelino llamado Bauakas quiso averiguar si era cierto o no, como le habían dicho, que en una de sus ciudades vivía un juez justo que podía discernir la verdad en el acto, y que ningún pillo había podido engañarle nunca. Bauakas cambió su ropa por la de un mercader y fue a caballo a la ciudad donde vivía el juez.

A la entrada de la ciudad, un lisiado se acercó al rey. […]

–Déjame montar contigo hasta la plaza principal, ya que de otro modo los caballos y camellos pueden pisotearme.

Bauakas sentó al lisiado detrás de él sobre el caballo y lo llevó hasta la plaza. Allí detuvo su caballo, pero el lisiado no quiso bajarse.

–Hemos llegado a la plaza, ¿por qué no te bajas? – preguntó Bauakas.

–¿Por qué tengo que hacerlo? –contestó el mendigo–. Este caballo es mío. Si no quieres devolvérmelo, tendremos que ir a juicio. […]

Había más gente ante el tribunal […].

Cuando llegó su turno, Bauakas contó lo que había sucedido. El juez lo escuchó y después pidió al mendigo que hablara.

–Todo lo que ha dicho es falso –dijo el mendigo–. Él estaba sentado en el suelo y yo iba a caballo por la ciudad, cuando me pidió que lo llevase. […]

El juez pensó un momento, luego habló:

–Dejad el caballo conmigo y volved mañana.

Al día siguiente, fue mucha gente al tribunal a escuchar las sentencias del juez. […]

A continuación llamó a Bauakas y al lisiado.

–¿Reconocerías tu caballo entre otros veinte? –preguntó a Bauakas.

–Sí –respondió.

–¿Y tú? –preguntó al mendigo.

–También –dijo el lisiado.[…]

Fueron al establo. Bauakas señaló inmediatamente a su caballo entre los otros veinte. Luego el juez llamó al lisiado al establo y le dijo que señalara el caballo. El mendigo también reconoció el caballo y lo señaló. El juez volvió a su asiento.

–Coge el caballo, es tuyo –dijo a Bauakas. […]

Cuando el juez salió del tribunal y se fue a su casa, Bauakas le siguió.

–¿Qué quieres? –le preguntó el juez –. ¿No estás satisfecho con mi sentencia?

–Estoy satisfecho –dijo Bauakas-. Pero me gustaría saber cómo supiste […] que el caballo era mío. […]

–Yo no os llevé al establo para ver cuál de los dos conocía al caballo, sino para ver cuál de los dos era reconocido por el caballo. Cuando te acercaste, volvió su cabeza y estiró el cuello hacia ti; pero cuando el lisiado lo tocó, echó hacia atrás sus orejas y levantó una pata. Por lo tanto supe que tú eras el auténtico dueño del caballo.

Fuente: “Un juez Justo” por León Tolstoy de Fábulas y Cuentos de Hadas, tomado de www.oecd.org.

Ahora, realiza las actividades 1, 4 y 6 de la página 162 de tu libro de texto en un documento de word y envíamelas a pidolapalabrasite@gmail.com. Te las copio a continuación por si no tienes el libro.

  • Este relato tiene la estructura típica de la narración. Observa sus partes con atención.
1º. Planteamiento:
Presentación del protagonista.
2º. Nudo:
Conflicto: mentira del mendigo.
Hechos causados por el conflicto: investigación y juicio.
3º. Desenlace:
Sentencia y explicación.

Indica las líneas del texto que abarca cada parte. Después, redacta un resumen del relato siguiendo las partes explicadas.

  • Asocia en tu cuaderno estos adjetivos con cada personaje basándote en su comportamiento.
Bauakas, mendigo, juez
generoso-atento-observador-embaucador- ecuánime-atento-malicioso-compasivo
  • ¿Se cumple el objetivo del viaje del rey? ¿Crees que se dice explícitamente en el relato? ¿Por qué lo sabemos?

Mucho ánimo y no dejes de leer. Recibe un afectuoso saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Comprensión lectora: El Lazarillo de Tormes (3º ESO E)

En las semanas anteriores hemos leído y trabajado algunas cuestiones de El Lazarillo de Tormes. Hoy, día 23 de abril, vamos a continuar con la lectura de esta obra con el siguiente fragmento del Tratado Primero. Léelo atentamente, consulta en el diccionario rae.es las palabras que no entiendas (las palabras en negrita las tienes aclaradas al final del texto) y contesta después las cuestiones que se te plantean al final. Debes enviármelas para su corrección en un documento de word al correo pidolapalabrasite@gmail.com.

TRATADO PRIMERO (3ª parte)

[El ciego] Usaba poner cabe sí un jarrillo de vino cuando comíamos, y yo, muy de presto, le asía y daba un par de besos callados y tornábale a su lugar. Mas turóme poco; que en los tragos conocía la falta, y por reservar su vino a salvo, nunca después desamparaba el jarro, antes lo tenía por el asa asido. Mas no había piedra imán que así trajese a sí como yo con una paja larga de centeno, que para aquel menester tenía hecha, la cual, metiéndola en la boca del jarro, chupando el vino, lo dejaba a buenas noches. Mas, como fuese el traidor tan astuto, pienso que me sintió, y dende en adelante mudó propósito, y asentaba su jarro entre las piernas, y atapábale con la mano, y ansí bebía seguro.

Yo, como estaba hecho al vino, moría por él, y viendo que aquel remedio de la paja no me aprovechaba ni valía, acordé en el suelo del jarro hacerle una fuentecilla y agujero sotil, y delicadamente con una muy delgada tortilla de cera taparlo; y al tiempo de comer, fingiendo haber frío, entrábame entre las piernas del triste ciego a calentarme en la pobrecilla lumbre que teníamos, y al calor della luego derretida la cera, por ser muy poca, comenzaba la fuentecilla a destilarme en la boca, la cual yo de tal manera ponía, que maldita la gota se perdía. Cuando el pobreto iba a beber, no hallaba nada. Espantábase, maldecía, daba al diablo el jarro y el vino, no sabiendo qué podía ser.

-No diréis, tío, que os lo bebo yo -decía-, pues no le quitáis de la mano.

Tantas vueltas y tiento dio al jarro, que halló la fuente, y cayó en la burla; mas así lo disimuló como si no lo hubiera sentido.

Y luego otro día, teniendo yo rezumando mi jarro como solía, no pensando en el daño que me estaba aparejado ni que el mal ciego me sentía, sentéme como solía. Estando recibiendo aquellos dulces tragos, mi cara puesta hacia el cielo, un poco cerrados los ojos por mejor gustar el sabroso licor, sintió el desesperado ciego que agora tenía tiempo de tomar de mí venganza, y con toda su fuerza, alzando con dos manos aquel dulce y amargo jarro, le dejó caer sobre mi boca, ayudándose, como digo, con todo su poder, de manera que el pobre Lázaro, que de nada desto se guardaba, antes, como otras veces, estaba descuidado y gozoso, verdaderamente me pareció que el cielo, con todo lo que en él hay, me había caído encima.

Fue tal el golpecillo, que me desatinó y sacó de sentido, y el jarrazo tan grande, que los pedazos dél se me metieron por la cara, rompiéndomela por muchas partes, y me quebró los dientes, sin los cuales hasta hoy día me quedé.

Desde aquella hora quise mal al mal ciego, y aunque me quería y regalaba y me curaba, bien vi que se había holgado del cruel castigo. Lavóme con vino las roturas que con los pedazos del jarro me había hecho, y sonriéndose, decía:

-¿Qué te parece, Lázaro? Lo que te enfermó te sana y da salud.

Y otros donaires, que a mi gusto no lo eran.

Ya que estuve medio bueno de mi negra trepa y cardenales, considerando que, a pocos golpes tales, el cruel ciego ahorraría de mí, quise yo ahorrar dél; mas no lo hice tan presto por hacello más a mi salvo y provecho. Y aunque yo quisiera asentar mi corazón y perdonalle el jarrazo, no daba lugar el maltratamiento que el mal ciego dende allí adelante me hacía, que sin causa ni razón me hería, dándome coscorrones y repelándome. Y si alguno le decía por qué me trataba tan mal, luego contaba el cuento del jarro, diciendo:

-¿Pensaréis que este mi mozo es algún inocente? Pues oíd si el demonio ensayara otra tal hazaña.

Santiguándose los que lo oían, decían:

Mirá, quién pensara de un muchacho tan pequeño tal ruindad!

Y reían mucho el artificio, y decíanle:

Castigaldo, castigaldo, que de Dios lo habréis.

Y él con aquello nunca otra cosa hacía. Y en esto yo siempre le llevaba por los peores caminos, y adrede, por le hacer mal y daño: si había piedras, por ellas; si lodo, por lo más alto, que aunque yo no iba por lo más enjuto, holgábame a mí de quebrar un ojo por quebrar dos al que ninguno tenía. Con esto, siempre con el cabo alto del tiento me atentaba el colodrillo, el cual siempre traía lleno de tolondrones y pelado de sus manos. Y aunque yo juraba no lo hacer con malicia, sino por no hallar mejor camino, no me aprovechaba ni me creía más: tal era el sentido y el grandísimo entendimiento del traidor.

  • Usaba poner cabe sí: solía poner junto a él.
  • Besos: tragos.
  • Turóme: duróme.
  • Dende: desde entonces.
  • Pobreto: infeliz.
  • Luego otro día: Al día siguiente.
  • Desatinó: atontó.
  • Ya que: tan pronto como.
  • Trepa: moradura de los golpes.
  • Ahorraría de mí: se libraría de mí.
  • Mirá: mirad.
  • Castigaldo: castigadlo.
  • Que de Dios lo habréis: Que de Dios tendréis la recompensa.
  • Con el cabo alto del tiento me atentaba el colodrillo: con el extremo del bastón me buscaba la parte posterior de la cabeza.
  • Tolondrones: chichones.

A continuación, responde las siguientes cuestiones. Recuerda que las respuestas has de buscarlas en el texto, no en Internet:

  1. Escribe las estrategias de Lázaro para beber vino del jarro.
  2. ¿Qué hizo el ciego cuando comprendió que Lázaro se bebía su vino?
  3. ¿Perdonó Lázaro al ciego el jarrazo que le rompió los dientes?
  4. ¿Cómo se vengó Lázaro del ciego a partir de entonces?

Mucho ánimo y no dejes de leer. Recibe un saludo afectuoso de tu profesora del Ámbito Sociolingüístico, Raquel Almeida.

Escribir un correo electrónico (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 22 de abril, vamos a repasar cómo se escribe un correo electrónico. Esto es especialmente importante en estos tiempos en los que nos comunicamos casi todo el tiempo a través de este medio, así que atención a la explicación.

Cómo escribir un correo electrónico

Recuerda que a principios de curso se te explicó esta infografía y se colocó en un sitio visible del aula para que la consultaras cada vez que tuvieras una duda.

Vamos a repasar los pasos más importantes que tenemos que tener en cuenta al escribir un nuevo mensaje:

1. Donde pone ASUNTO debes escribir, de manera muy breve (máximo cuatro o cinco palabras), el tema del que trata tu correo. Por ejemplo: “Tarea del 23 de abril” o “Duda sobre la tarea”.

Paso 1: asunto

2. Debajo del “asunto” hay un hueco donde podrás escribir el cuerpo del correo. Ahí podrás extenderte cuanto desees, pero recuerda saludar al comenzar a escribir. Hay una persona al otro lado que está leyendo tu correo y se merece tu respeto, así que salúdala: “Buenos días, Carolina:”, “Estimado profesor:” son algunas de las fórmulas de cortesía que puedes utilizar.

Paso 2: saludo

3. A continuación podrás escribir tu correo, que podrá ser todo lo extenso que se precise, pero intenta no irte por las ramas. Ve directamente a lo que te interesa.

Paso 3: escritura del correo

4. Por último, no olvides despedirte. Las normas de educación no deben perderse nunca, ni siquiera cuando estamos utilizando medios de comunicación virtuales como este. Bastará con fórmulas como esta: “Un saludo”, “Atentamente se despide”, etc.

Paso 4: despedida

5. No nos podemos olvidar de firmar nuestro correo poniendo nuestro nombre y apellidos porque muchas veces nuestra dirección de correo electrónico no sirve para identificarnos. Ayuda mucho también que pongamos el curso. Algo así sería ideal: “Javier Crisóstomo Luján. 1º ESO F”.

Paso 5: nos identificamos con nuestro nombre, apellidos y curso

6. Si tienes que enviar un archivo no te olvides de adjuntarlo pinchando en el clip que tienes en la parte de abajo:

Gadgets: Del clip al Bic: 15 objetos perfectos del diseño
Paso 6: adjuntar los archivos pinchando en el clip

7. Ya solo queda que envíes tu correo dándole a ENVIAR. Este sería el resultado final:

Paso 7: enviar

Muy bien. Espero que hayas recordado las normas y que a partir de ahora las utilices siempre que tengas que escribir un correo electrónico se lo envíes a quien se lo envíes.

La tarea que te propongo es muy sencilla. Se trata de que me escribas un correo a mí, tu profesora, y me lo envíes a pidolapalabrasite@gmail.com. En el asunto debes poner “Mi experiencia en casa” y en el cuerpo del mensaje me debes contar cómo lo estás llevando en estos días de confinamiento. Si no quieres contarme tu realidad porque es algo muy íntimo y no lo quieres compartir, puedes inventarte lo que sea, pero recuerda seguir todos los pasos que hemos repasado sin saltarte ni uno.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo cariñoso de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Ortografía de ‘c’/’k’/’q’/’z’ (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 21 de abril, vamos a ver las reglas de ortografía que rigen el uso de c, k, q y z.

Si eres alumno de 1º de la ESO tienes estas reglas en la página 168 de tu libro de texto. Tanto si eres alumno de 1º como si eres de 3º de la ESO, mira primero estos vídeos:

Uso de c/q/k
Uso de c/z/s

A continuación, realiza estas actividades en línea. Se corregirán automáticamente, así que ve a por la máxima puntuación. Si pulsas en el botón “AYUDA” se te explicarán cuáles son las reglas que debes aplicar (esto es especialmente útil si eres alumno de 3º de la ESO E).

http://www.aplicaciones.info/ortogra2/opal24.htm

http://www.aplicaciones.info/ortogra/ofrase04.htm

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.