Estilo directo y estilo indirecto (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 3 de junio, vamos a ver la diferencia entre el estilo directo y el estilo indirecto. Estas diferencias has tenido que verlas al resumir textos narrativos que contuvieran diálogos.

Recuerda que estudiamos que en una narración el narrador nos cuenta lo que les sucede a unos personajes en un tiempo y un lugar determinados.

Cuando en esa historia el narrador quiere reproducir las palabras de los personajes, puede hacerlo de dos maneras:

  1. En estilo directo: reproduciendo las palabras de los personajes literalmente, en forma de diálogo.
  2. En estilo indirecto: contándonos con sus propias palabras, mediante un giro, lo que dijeron los personajes.

Veamos ejemplos de ambos estilos:

Estilo directo:

La niña llegó corriendo al jardín donde jugaba su hermano y le dijo:

—Juanito, vamos a coger unas flores para regalárselas a papá.

—¿Arrancar las flores del jardín con lo bonitas que están? Ni hablar.

Estilo indirecto:

La niña llegó corriendo al jardín donde jugaba su hermano Juan y le dijo que cogieran unas flores para regalárselas a su padre. Su hermano le contestó que no iba a arrancar las flores del jardín de ninguna manera porque estaban muy bonitas.

Cuando utilizamos el estilo indirecto, tenemos que hacer un mayor uso de conectores: que, si… Además, algunas palabras pueden sufrir cambios, como los pronombres, los verbos (de persona, tiempo…) o los adverbios de tiempo y espacio.

Practica primero con estos ejercicios en línea que se corregirán solos:

http://www.xtec.cat/~jgenover/indirecto1.htm

http://www.xtec.cat/~jgenover/directo1.htm

A continuación, escribe este fragmento en estilo indirecto y envíamelo en un documento de word a pidolapalabrasite@gmail.com.

Los dos muchachos se miraron con dulzura y Federico le dijo a Homero:

—No sé qué voy a hacer sin ti este verano. Me voy a quedar muy solo.

Homero sonrió y le contestó:

—El verano pasará tan rápido que no te darás ni cuenta de que me he ido. Además, siempre tienes a tus hermanos para distraerte.

—Eso es verdad; pero aun así, te echaré mucho de menos —replicó Federico.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo afectuoso de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.