Comprensión lectora (1º ESO A y C)

Hoy, día 11 de junio, te propongo que leas y hagas algunas actividades sobre unos fragmentos de una obra llamada Firmin del escritor Sam Savage, publicada en 2006.

FIRMIN

Firmin es una rata que nace en el sótano de una librería. Aprende a leer devorando las páginas de los libros. Pronto descubre que leer lo puede transportar a mundos distintos del suyo. Cuanto más lee, más cerca se siente de los humanos y más lejos de su condición de rata.

Firmin lee

FRAGMENTOS:

No me ha sido posible desplazarme mucho por el llamado mundo real, pero sí que he hecho un montón de viajes en la cabeza, conduciendo mis pensamientos por este o aquel camino. Cierta vez, durante uno de tales viajes, conocí en un bar a un hombre que me contó una historia de cuando era pequeño, en Berlín, Alemania, justo al final de la guerra. La Segunda Guerra Mundial, tuvo que ser. […]

La ciudad entera había quedado reducida a escombros tras los bombardeos, (…) y era invierno y hacía frío y no había nada de comer. Su casa –lo que quedaba de ella– estaba oscura y fría, así que el muchachito se pasaba la mayor parte del tiempo sentado en el bordillo de la acera al abrigo de una pared soleada, donde hacía un poco más de calor. Se pasaba horas allí sentado, todos los días, soñando con comida. Delante de su casa, una bomba había abierto un enorme agujero. Lo habían rellenado en parte, pero seguía siendo un agujero, y un día llegó por la calle aquella una camioneta cargada de carbón. El conductor no vio el cráter a tiempo y el vehículo se metió en él, ¡kerbang! Se produjo un tremendo barquinazo[1] y cayó al suelo mucho carbón. Pero la camioneta no se detuvo. Se perdió en la curva siguiente, y por unos instantes no hubo más que una calle vacía donde el sol alumbraba una alfombra de carbón. Un pedacito había llegado rodando hasta quedar cerca del pie del muchacho. […]

Y de pronto, como si alguien hubiera dado la señal, se abrieron las puertas a todo lo largo de la calle y empezaron a salir hombres y mujeres, más bien mujeres, a todo correr. El chico se quedó mirando, asombrado, mientras recogían los trozos de carbón en delantales y cestas, peleándose incluso entre ellas. El chico tapó con el pie el pedacito que yacía en el suelo junto a él y, más adelante, cuando todas habían vuelto a meterse en sus casas, se lo guardó en el bolsillo. Del comportamiento de aquellas mujeres había deducido que se trataba de algo muy valioso, aun sin tener ni idea de qué podía ser. Luego volvió la esquina y se lo sacó del bolsillo e intentó comérselo.

[1] Barquinazo: Vuelco

Sam Savage. Firmin. Seix Barral.

Realiza a continuación las siguientes actividades en un documento de word y envíamelas a pidolapalabrasite@gmail.com.

  1. Resume con tus palabras lo que sucede en estos fragmentos.
  2. ¿A qué tipo de género literario pertenecen? ¿Por qué?
  3. ¿Quién es el narrador?
  4. ¿Quién es el personaje principal de lo que se cuenta?
  5. ¿Por qué crees que el muchacho intenta comerse el carbón?

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.