Estilo directo y estilo indirecto (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 3 de junio, vamos a ver la diferencia entre el estilo directo y el estilo indirecto. Estas diferencias has tenido que verlas al resumir textos narrativos que contuvieran diálogos.

Recuerda que estudiamos que en una narración el narrador nos cuenta lo que les sucede a unos personajes en un tiempo y un lugar determinados.

Cuando en esa historia el narrador quiere reproducir las palabras de los personajes, puede hacerlo de dos maneras:

  1. En estilo directo: reproduciendo las palabras de los personajes literalmente, en forma de diálogo.
  2. En estilo indirecto: contándonos con sus propias palabras, mediante un giro, lo que dijeron los personajes.

Veamos ejemplos de ambos estilos:

Estilo directo:

La niña llegó corriendo al jardín donde jugaba su hermano y le dijo:

—Juanito, vamos a coger unas flores para regalárselas a papá.

—¿Arrancar las flores del jardín con lo bonitas que están? Ni hablar.

Estilo indirecto:

La niña llegó corriendo al jardín donde jugaba su hermano Juan y le dijo que cogieran unas flores para regalárselas a su padre. Su hermano le contestó que no iba a arrancar las flores del jardín de ninguna manera porque estaban muy bonitas.

Cuando utilizamos el estilo indirecto, tenemos que hacer un mayor uso de conectores: que, si… Además, algunas palabras pueden sufrir cambios, como los pronombres, los verbos (de persona, tiempo…) o los adverbios de tiempo y espacio.

Practica primero con estos ejercicios en línea que se corregirán solos:

http://www.xtec.cat/~jgenover/indirecto1.htm

http://www.xtec.cat/~jgenover/directo1.htm

A continuación, escribe este fragmento en estilo indirecto y envíamelo en un documento de word a pidolapalabrasite@gmail.com.

Los dos muchachos se miraron con dulzura y Federico le dijo a Homero:

—No sé qué voy a hacer sin ti este verano. Me voy a quedar muy solo.

Homero sonrió y le contestó:

—El verano pasará tan rápido que no te darás ni cuenta de que me he ido. Además, siempre tienes a tus hermanos para distraerte.

—Eso es verdad; pero aun así, te echaré mucho de menos —replicó Federico.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo afectuoso de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Uso de mayúsculas y minúsculas (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 2 de junio, vamos a repasar las reglas que rigen el uso de las mayúsculas y las minúsculas.

Si eres alumno de 1º de la ESO tienes estas reglas en la página 254 de tu libro de texto. Tanto si eres alumno de 1º de ESO como si eres de 3º de ESO, mira primero este vídeo que explica el uso de las mayúsculas:

Uso de las mayúsculas

Recuerda que los nombres de los días de la semana (martes), meses (febrero) y estaciones del año (verano) se escriben con minúscula. Así también los gentilicios (teldense, español), nombres de lenguas (inglés, italiano) y religiones (catolicismo).

A continuación, realiza estas actividades en línea. Se corregirán automáticamente, así que ve por la máxima puntuación.

http://www.aplicaciones.info/ortogra2/opal30.htm

http://www.aplicaciones.info/ortogra/ofrase47.htm

http://www.aplicaciones.info/ortogra/ofrase48.htm

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

El diálogo (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 1 de junio, vamos a repasar lo que ya sabemos sobre el diálogo y vamos a añadir alguna información más.

Si eres alumno de 1º de ESO tienes esta información en las páginas 206 y 207 de tu libro de texto.

Recuerda que un diálogo es un intercambio comunicativo entre dos o más personas a las que llamamos interlocutores. Como los implicados en el diálogo se van intercambiando el turno de palabra, pasan alternativamente también por los papeles de emisor (emite el mensaje) y receptor (recibe el mensaje).

Los diálogos pueden ser espontáneos o planificados. Vamos a ver en qué consiste cada uno y en qué se diferencian:

  1. Diálogo espontáneo: es el que tiene lugar en las conversaciones cotidianas, con amigos, familia, etc. No se prepara previamente, el lenguaje que se utiliza es más coloquial y expresivo, no se sigue un orden de turnos de palabra y cobra mucha importancia el lenguaje no verbal (gestos, entonación…).
  2. Diálogo planificado: es el que tiene lugar en contextos más formales y en los que se siguen unas normas, como en los debates, entrevistas, etc. Se prepara previamente el tema, se acuerda un orden en los turnos de palabra, se usa un lenguaje más formal y el lenguaje no verbal se usa de manera más controlada para apoyar lo que se dice.

Hoy, gracias a la tecnología, también podemos mantener diálogos escritos espontáneos. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el uso de los chats. En este caso, los interlocutores pueden estar en diferentes lugares y momentos, y el lenguaje no verbal se sustituye por el uso de emoticonos.

Recuerda que cuando escribimos un diálogo, debemos respetar ciertas normas. Cada una de las intervenciones del personaje que habla tiene que ir precedida de una raya (—):

—Ya he llegado.

—Bienvenida, Magnolia.

Cuando quieras aclarar quién habla, debes poner otra raya antes de la intervención del narrador:

—Ya he llegado —dijo Magnolia con alegría.

—Bienvenida, Magnolia —la saludó risueña la profesora.

Habrá que poner otra raya más al final de la intervención del narrador si el personaje sigue hablando. En este caso, los signos de puntuación se colocan detrás de la raya:

—Ya he llegado —dijo Magnolia con alegría.

—Bienvenida, Magnolia —la saludó risueña la profesora—. Siéntate detrás de Alfonso.

Realiza a continuación las siguientes actividades y envíamelas en un documento de word a pidolapalabrasite@gmail.com.

  1. ¿Qué es un diálogo?
  2. ¿Cuáles son las clases de diálogo que hemos visto? Elabora un esquema indicando las características que corresponden a cada uno.
  3. Escribe el diálogo que podrías mantener con un amigo o una amiga para contarle que te han invitado a una fiesta, pero no te apetece ir. Sigue las normas de escritura del diálogo que acabas de repasar. Su extensión debe estar entre 10 y 15 líneas en letra Times New Roman, cuerpo 12.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo afectuoso de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Crucigrama. Género dramático (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 29 de mayo, para terminar la semana, te propongo que realices un crucigrama para repasar la terminología relacionada con el género dramático o teatral y sus subgéneros, que has estudiado en las dos últimas semanas.

Descarga el archivo, imprímelo y mucha suerte. Si no tienes impresora, puedes dibujarlo en el cuaderno. No es necesario que me lo envíes.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Recibe un afectuoso saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Cuestionario de lectura 3ª evaluación (1º ESO A y C)

Buenos días, chicos. Hoy, día 28 de mayo, como habíamos acordado, tienen que hacer el cuestionario de comprensión lectora del libro que han escogido para esta tercera evaluación.

Descarguen el documento correspondiente a la lectura que han elegido, respondan las preguntas y envíenmelo durante el día de hoy a la dirección de correo pidolapalabrasite@gmail.com

También los tienen disponibles en el nuevo curso de Lengua de EVAGD (LENGUA 1º DE ESO – RAQUEL ALMEIDA) en el que todos están matriculados.

Opción 1: Una [estupenda] historia de dragones y princesas [… más o menos] de Jordi Sierra i Fabra.

Opción 2: El asesinato de la profesora de Lengua de Jordi Sierra i Fabra.

Opción 3: La isla del tesoro de Robert Louise Stevenson.

Mucho ánimo y no dejen de leer. Un saludo cariñoso de su profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Comprensión lectora: El Lazarillo de Tormes (3º ESO E)

En las semanas anteriores hemos leído y trabajado algunas cuestiones de El Lazarillo de Tormes. Hoy, día 28 de mayo, vamos a continuar con la lectura de esta obra con otro fragmento del Tratado Segundo. Léelo atentamente, consulta en el diccionario rae.es las palabras que no entiendas (las palabras en negrita las tienes aclaradas al final del texto) y contesta después las cuestiones que se te plantean al final. Debes enviármelas para su corrección en un documento de word al correo pidolapalabrasite@gmail.com.

TRATADO SEGUNDO (2ª parte)

Pues estando en tal aflicción, cual plega al Señor librar della a todo fiel cristiano, y sin saber darme consejo, viéndome ir de mal en peor, un día que el cuitado, ruin y lacerado de mi amo había ido fuera del lugar, llegóse acaso a mi puerta un calderero, el cual yo creo que fue ángel enviado a mí por la mano de Dios en aquel hábito. Preguntóme si tenía algo que adobar. “En mí teníades bien que hacer, y no haríades poco si me remediásedes”, dije paso, que no me oyó.

Mas como no era tiempo de gastarlo en decir gracias, alumbrado por el Espíritu Santo, le dije:

-Tío, una llave de este arca he perdido, y temo mi señor me azote. Por vuestra vida, veáis si en esas que traéis hay alguna que le haga, que yo os lo pagaré.

Comenzó a probar el angélico calderero una y otra de un gran sartal que dellas traía, y yo ayudalle con mis flacas oraciones. Cuando no me cato, veo en figura de panes, como dicen, la cara de Dios dentro del arcaz; y, abierto, díjele:

-Yo no tengo dineros que os dar por la llave, mas tomad de ahí el pago.

Él tomó un bodigo de aquellos, el que mejor le pareció, y dándome mi llave se fue muy contento, dejándome más a mí.

Mas no toqué en nada por el presente, porque no fuese la falta sentida, y aun porque me vi de tanto bien señor, parecióme que la hambre no se me osaba allegar. Vino el mísero de mi amo, y quiso Dios no miró en la oblada que el ángel había llevado.

Y otro día, en saliendo de casa, abro mi paraíso panal, y tomo entre las manos y dientes un bodigo, y en dos credos le hice invisible, no se me olvidando el arca abierta. Y comienzo a barrer la casa con mucha alegría, pareciéndome con aquel remedio remediar dende en adelante la triste vida.

Y así estuve con ello aquel día y otro gozoso. Mas no estaba en mi dicha que me durase mucho aquel descanso, porque luego, al tercero día, me vino la terciana derecha.

Y fue que veo a deshora al que me mataba de hambre sobre nuestro arcaz volviendo y revolviendo, contando y tornando a contar los panes. Yo disimulaba, y en mi secreta oración y devociones y plegarias, decía: “¡San Juan y ciégale!”.

Después que estuvo un gran rato echando la cuenta, por días y dedos contando, dijo:

-Si no tuviera a tan buen recaudo esta arca, yo dijera que me habían tomado della panes; pero de hoy más, solo por cerrar la puerta a la sospecha, quiero tener buena cuenta con ellos: nueve quedan y un pedazo.

“¡Nuevas malas te dé Dios!”, dije yo entre mí.

Parecióme con lo que dijo pasarme el corazón con saeta de montero, y comenzóme el estómago a escarbar de hambre, viéndose puesto en la dieta pasada. Fue fuera de casa. Yo, por consolarme, abro el arca, y como vi el pan, comencélo de adorar, no osando recebillo.

Contélos, si a dicha el lacerado se errara, y hallé su cuenta más verdadera que yo quisiera. Lo más que yo pude hacer fue dar en ellos mil besos y, lo más delicado que yo pude, del partido partí un poco al pelo que él estaba; y con aquel pasé aquel día, no tan alegre como el pasado.

Mas como la hambre creciese, mayormente que tenía el estómago hecho a más pan aquellos dos o tres días ya dichos, moría mala muerte; tanto, que otra cosa no hacía en viéndome solo, sino abrir y cerrar el arca y contemplar en aquella cara de Dios, que ansí dicen los niños. Mas el mesmo Dios, que socorre a los afligidos, viéndome en tal estrecho, trujo a mi memoria un pequeño remedio; que, considerando entre mí, dije: “Este arquetón es viejo y grande y roto por algunas partes, aunque pequeños agujeros. Puédese pensar que ratones, entrando en él, hacen daño a este pan. Sacarlo entero no es cosa conveniente, porque verá la falta el que en tanta me hace vivir. Esto bien se sufre.”

Y comienzo a desmigajar el pan sobre unos no muy costosos manteles que allí estaban; y tomo uno y dejo otro, de manera que en cada cual de tres o cuatro desmigajé su poco; después, como quien toma gragea, lo comí, y algo me consolé. Mas él, como viniese a comer y abriese el arca, vio el mal pesar, y sin duda creyó ser ratones los que el daño habían hecho, porque estaba muy al propio contrahecho de como ellos lo suelen hacer. Miró todo el arcaz de un cabo a otro y viole ciertos agujeros por do sospechaba habían entrado. Llamóme, diciendo:

-¡Lázaro! ¡Mira, mira qué persecución ha venido aquesta noche por nuestro pan!

Yo híceme muy maravillado, preguntándole qué sería.

-¡Qué ha de ser! -dijo él-. Ratones, que no dejan cosa a vida.

Pusímonos a comer, y quiso Dios que aun en esto me fue bien, que me cupo más pan que la laceria que me solía dar, porque ralló con un cuchillo todo lo que pensó ser ratonado, diciendo:

-Cómete eso, que el ratón cosa limpia es.

Y así, aquel día, añadiendo la ración del trabajo de mis manos, o de mis uñas, por mejor decir, acabamos de comer, aunque yo nunca empezaba.

Y luego me vino otro sobresalto, que fue verle andar solícito, quitando clavos de las paredes y buscando tablillas, con las cuales clavó y cerró todos los agujeros de la vieja arca.

“¡Oh, Señor mío! -dije yo entonces-, ¡a cuánta miseria y fortuna y desastres estamos puestos los nacidos, y cuán poco turan los placeres de esta nuestra trabajosa vida! Heme aquí que pensaba con este pobre y triste remedio remediar y pasar mi laceria, y estaba ya cuanto que alegre y de buena ventura. Mas no; quiso mi desdicha, despertando a este lacerado de mi amo y poniéndole más diligencia de la que él de suyo se tenía (pues los míseros por la mayor parte nunca de aquella carecen), agora, cerrando los agujeros del arca, cerrase la puerta a mi consuelo y la abriese a mis trabajos.”

Así lamentaba yo, en tanto que mi solícito carpintero, con muchos clavos y tablillas, dio fin a sus obras, diciendo:

-Agora, donos traidores ratones, conviéneos mudar propósito, que en esta casa mala medra tenéis.

  • plega: plazca.
  • acaso: por casualidad.
  • adobar: arreglar.
  • teníades: teníais.
  • cuando no me cato: cuando menos lo pienso.
  • oblada: panecillo de ofrenda.
  • en dos credos: en un santiamén.
  • terciana: fiebre que se repite cada tres días.
  • derecha: verdadera.
  • a deshora: de improviso.
  • San Juan: invoca al santo patrón de los criados.
  • de hoy más: a partir de hoy.
  • recebillo: recibirlo.
  • delicado: delgado.
  • al pelo que él estaba: en la dirección de lo cortado.
  • estrecho: aprieto.
  • trujo: trajo.
  • gragea: confite menudo.
  • muy al propio contrahecho: muy bien imitado.
  • do: donde.
  • cuanto que: algo.
  • trabajos: padecimientos.

A continuación, responde las siguientes cuestiones. Recuerda que las respuestas has de buscarlas en el texto, no en Internet:

  1. ¿Quién le facilita a Lázaro una copia de la llave del arca? ¿Con qué le paga?
  2. ¿Se da cuenta el clérigo de que alguien ha revuelto en el arca? ¿Qué hace para asegurarse?
  3. ¿Qué hace Lázaro para poderse comer el pan del arca sin que el clérigo sospeche?
  4. ¿Qué hace el clérigo para evitarlo?

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo afectuoso de tu profesora del Ámbito Sociolingüístico, Raquel Almeida.

Subgéneros teatrales. Ejercicios (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Tras haber repasado el lunes 25 de mayo los subgéneros teatrales, te propongo que hoy, 27 de mayo, continúes con unos ejercicios en los que tendrás que aplicar lo aprendido. Hazlos en un documento de word y envíamelos a la dirección de correo electrónico pidolapalabrasite@gmail.com.

1. Di a qué subgénero teatral pertenecen estos dos textos y por qué lo sabes.

TEXTO 1

SERVIDOR: Por compasión, oh señor, pensando que se lo llevaría a otra tierra de donde él era. Y este lo salvó para los peores males. Pues si eres tú, en verdad, quien él asegura, sábete que has nacido con funesto destino.

EDIPO: ¡Ay, ay! Todo se cumple con certeza. ¡Oh luz del día, que te vea ahora por última vez! ¡Yo que he resultado nacido de los que no debía, teniendo relaciones con los que no podía y habiendo dado muerte a quienes no tenía que hacerlo!

Edipo rey. Sófocles

TEXTO 2

BACO: ¿No es esto el colmo de la insolencia y de la flojedad? Yo, Baco, hijo del ánfora, voy a pie y me fatigo, mientras le cedo a ese sibarita mi asno para que vaya a su gusto y no tenga nada que llevar.

JANTIAS: Pues ¡qué! ¿no llevo yo nada?

BACO: ¿Cómo has de llevar si eres llevado?

JANTIAS: Sí, con este equipaje encima.

BACO: ¿Cómo?

JANTIAS: Que pesa mucho.

BACO: ¿Pero dejará de llevar el asno lo que tú llevas?

JANTIAS: Por Zeus, lo que yo llevo no lo lleva él.

BACO: ¿Pero cómo puedes llevar nada, siendo llevado por otro?

JANTIAS: No lo sé; pero lo cierto es que mi hombro no puede resistir más.

BACO: Pues aseguras que el asno no te sirve de nada, cárgate el asno y llévalo a tu vez.

JANTIAS: ¡Triste de mí! ¿Por qué no estuve en la última batalla naval? Ya me hubieras pagado esa bromita.

BACO: Apéate, bribón; voy a llamar a esta puerta, donde tengo que hacer mi primera parada. ¡Esclavo! ¡Eh! ¡Esclavo!

HERACLES: ¿Quieres derribar la puerta? Quienquiera que sea, llama como un centauro. Vamos ¿qué ocurre?

BACO: ¡Jantias!

JANTIAS: ¿Qué?

BACO: ¿No has advertido?

JANTIAS: ¿El qué?

BACO: El miedo que le he dado.

JANTIAS: ¡Bah! Tú estás loco.

HERACLES: Por Deméter, no puedo contener la risa; por más que me muerdo los labios, me río.

BACO: Acércate, amigo mío; te necesito

Las ranas. Aristófanes.

2. En el siguiente fragmento hay diálogo, un monólogo y acotaciones. Copia el texto y subraya cada parte con un color distinto. No olvides señalar a qué corresponde cada color.

(DON MARCELINO; luego, PICAVEA, por la puerta derecha.)

DON MARCELINO: Bueno, y cualquiera que me vea a mí con este periódico en la mano cree que yo sé alemán; pues no, señor. Es que me entretengo en contar las «pes», las «cus» y las «kas» que hay en cada columna. ¡Un diluvio! ¡Qué ganas de complicar! ¡Para qué tanta consonante, señor! Es como añadirle espinas a un pescado.

(Entra PABLITO PICAVEA, mozo vano y elegante, con una elegancia un poco provinciana. Entra anheloso, impaciente. Es sujeto rápido de expresión y de movimientos.)

PICAVEA: Buenos días, don Marcelino. (Deja el bastón y el sombrero, mira por el balcón de la izquierda, consulta su reloj, lo confronta con el del salón y empieza a revolver entre los periódicos.)

DON MARCELINO: Hola, Pablito. ¡Qué raro!… ¡Tú por el gabinete de lectura!

Carlos Arniches, La señorita de Trevélez

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Palabras homófonas (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 26 de mayo, vamos a repasar la ortografía de algunas palabras homófonas con las que sueles tener problemas.

Recuerda que las palabras homófonas son aquellas que suenan igual, pero se escriben de manera diferente y significan cosas distintas.

Mira el siguiente vídeo donde se te muestran algunos ejemplos, e intenta resolver los retos que se te proponen.

Palabras homófonas

A continuación, te propongo que realices los siguientes ejercicios en línea. Recuerda que se corrigen solos, así que intenta conseguir la máxima puntuación.

http://reglasdeortografia.com/homofonas02.html

http://reglasdeortografia.com/homofonas13.html

http://reglasdeortografia.com/homofonas15.html

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo cariñoso de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Subgéneros teatrales (1º ESO A/C y 3º ESO E)

La semana pasada vimos las características del género teatral o dramático. Hoy, día 25 de mayo, vamos a continuar repasando sus subgéneros.

Si eres alumno de 1º de ESO, tienes información sobre los subgéneros teatrales en las páginas 238 y 239 de tu libro de texto. Si eres alumno de 3º de ESO, recuerda que tienes esta información en tus apuntes sobre los géneros literarios de la primera evaluación.

Tanto si eres alumno de 1º de ESO como si eres de 3º de ESO, revisa primero el vídeo del pasado lunes para refrescar los conocimientos sobre los subgéneros teatrales. Te vuelvo a copiar aquí el enlace. Interesa para esta parte del tema que veas sobre todo desde el minuto 7 hasta el minuto 11 y 40 segundos.

Género teatral o dramático

A continuación, realiza, a partir de lo visto en el vídeo, en un documento de word, un esquema donde recojas los subgéneros mayores y los subgéneros menores y sus características, y envíamelo a pidolapalabrasite@gmail.com.

Sigue como en este ejemplo:

Subgéneros mayores:

1. Tragedia:

  • Pretende conmover al espectador.
  • Tiene un desenlace desgraciado (la muerte).
  • Sus personajes pertenecen a una clase social elevada (dioses, reyes, héroes…).
  • Se lucha contra un destino adverso del que no se puede escapar.

2. Comedia…

Mucho ánimo y no dejes de leer. Un saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.

Crucigrama. Palabras invariables (1º ESO A/C y 3º ESO E)

Hoy, día 22 de mayo, para terminar la semana, te propongo que realices un crucigrama para repasar las palabras invariables.

Descarga el archivo, imprímelo y mucha suerte. Si no tienes impresora, puedes dibujarlo en el cuaderno. No es necesario que me lo envíes.

Mucho ánimo y no dejes de leer. Recibe un afectuoso saludo de tu profesora de Lengua Castellana y Literatura, Raquel Almeida.