Cuento para enseñar a los niños a manejar el enfado, la tristeza y el miedo

Había una vez … en un lugar muy muy lejano, unas inmensas montañas que cada mañana estaban acompañadas por un rebaño de ovejitas y su pastorcito. 

El pastorcito era muy amable con la gente del pueblo y todos lo conocían por lo bien que cuidaba de sus ovejitas. Era un niño muy bueno querido por todos, sobre todo por sus ovejitas, que le adoraban.

El niño pastor vivía con sus padres. A veces le entraba malhumor porque tenía que recoger su habitación.  Se molestaba con sus papás y no quería recoger. 

Las ovejitas olían el malhumor de pastorcito y ellas se ponían tristes porque no les gustaba que pastorcito se enfadara.

Una mañana, cuando las ovejitas salieron a pastar se lo contaron a sus amigos los enanitos de las montañas, y ellos se pusieron a pensar cómo le podían ayudar. 

A la mañana siguiente cuando pastorcito despertó una pluma en su mesilla encontró. Ponía una nota: “cuando tu calma se vaya sopla la pluma con ganas”.

El niño la cogió y en su bolsita la enganchó para no perderla.

Pastorcito y las ovejitas pasaron la mañana pastando y disfrutando de las inmensas montañas. 

Cuando llegó a casa se puso a jugar con sus trenes de madera. Antes de cenar, su mamá le dijo que los tenía que guardar. Pastorcito no quería y vio cómo su enfado aparecía.

De repente pastorcito se acordó de la pluma que le habían regalado los enanitos, la cogió y pensó :“cuando tu calma se vaya, sopla la pluma con ganas” y así lo hizo. 

Antes de enfadarse por no querer recoger, cogió aire por la nariz y lo soltó por la boca soplando la pluma con ganas. Observaba como se movía, lo volvió hacer, cogió aire y sopló la pluma, así hasta cinco veces. 

Pastorcito pronto pudo comprobar cómo su calma apareció, y su enfado se desvaneció. Entonces se puso a recoger los trenes cantando la canción:  “A guardar a guardar cada cosa en su lugar,sin romper, sin tirar….”

Ovejitas se pusieron muy contentas porque los enanitos ayudaron a pastorcito a calmar el enfado con la pluma, entonces pidieron a los enanitos que le obsequiaran con algo para quitar las penas.  

Pidieron esto, porque a veces olían a pastorcito triste, más callado, pensativo y sin ganas de jugar. Su corazón algunas veces se ponía a llorar, porque alguna pena tenía y no la sabía sacar. 

Entonces los enanitos de las montañas se pusieron a pensar cómo le podían ayudar.

A la mañana siguiente, Pastorcito encontró una piedrecita con forma de mariquita, que tenía una nota que ponía: “cuéntale las penas a Mary, quita penas”. 

Pastorcito asombrado por el gran regalo, pronto a mariquitapenas le contó su tristeza, y poco a poco mientras se lo contaba notaba como su corazón dejaba de llorar y podía sentir más ganas de jugar. Estaba más contento al sacar las penas fuera. Esto era muy importante porque luego se las podía también contar a sus papás y todavía se sentía muchísimo mejor.

Ovejitas estaban muy muy felices de todo lo que hacían los enanitos y les pidieron un último favor: “Queremos que ayudéis a pastorcito a abrazar el miedo cuando está solito en su habitación y aprenda que no pasará nada malo por estar sin sus papás”.

Cuando Ovejitas se lo contaron a sus amigos los enanitos de las montañas, ellos se pusieron a pensar cómo le podían ayudar.

Cuando llegó la noche, los enanitos dejaron una almendra dorada y una nota que ponía:  “Cuando el miedo se acerque, agarra la almendra fuerte”. 

Esa misma noche Pastorcito la agarró y apretándola dormido solito en su cuarto se quedó.

 Ovejitas estaban muy felices y les dijeron a los enanitos que ayudasen a más niños como Pastorcito a manejar sus enfados, sus penas y sus miedos. Y los enanitos se pusieron a pensar en cómo podían ayudar. 

Y …¿sabéis lo que hicieron? Los enanitos nos escribieron este lindo cuento para aprender a ser valientes, saber calmarnos y expresar nuestros sentimientos.

Y colorín colorado…este cuento se ha acabado.

Con cariño para todos los amigos grandes y chicos y en especial a mi chiquitín.

Escrito por Marina García, psicóloga del Instituto Psicode.

En esta bolsita está la pluma, Maryquitapenas y la almendra dorada. 

Uso de Internet y redes sociales

Consejos para prevenir los peligros de las TIC

Qué hacer para que los niños usen internet con seguridad

Artículo muy interesante de la web Rosapanos en el que nos dan recomendaciones y normas a educadores y familias para conseguir que los niños utilicen internet de una manera segura.

Kit para una internet segura

Excelente kit para conseguir navegar por internet con seguridad.

Navegación segura – Un juego para descubrir los peligros de Internet

Juego muy interesante para alumnos, familias y profesorado. Podemos encontrar consejos y mucha información sobre los peligros de internet: virus, chats, intercambio de información, etc.

Los niños y la tecnología – 10 consejos para un uso sin riesgos

http://www.infobae.com/2014/10/05/1599381-los-ninos-y-la-tecnologia-10-consejos-un-uso-riesgos
La mayoría de nuestros alumnos desconocen los riesgos reales que pueden encontrarse en la Red. Aquí os dejo un decálogo para una navegación segura por internet, realizado por Alejandro Schujman.

Guía para padres sobre el uso de Instagram

Cada vez es más frecuente el uso de Instagram en los adolescentes. Esta guía nos puede ayudar a orientarles y a conocer mejor esta red social.

Navega y aprende con seguridad

navega-y-aprende-con-seguridad

 

EDUCAR PARA PROTEGER

Consejos para Padres

Es posible que hayas escuchado historias sobre abusos a niños en Internet, ya sea mediante propuestas no deseadas provenientes de adultos o mediante el acceso a contenidos sexuales o violentos.

En cualquier caso, e igual que en el mundo real, los padres deberían supervisar a sus hijos. Por supuesto, esto es más fácil de decir que de hacer, sobre todo cuando los niños a menudo manejan las computadoras con más habilidad que sus padres. Si te das por aludido, no se deje intimidar por la tecnología. Esta es una serie de consejos que deberías llevar adelante para establecer buenas prácticas de uso y comportamiento en el uso de Internet junto con tus hijos:

  • Coloca la computadora en lugares de tránsito o visible y evitar que los niños chateen, naveguen o establezcan relaciones en Internet con la puerta cerrada o en su habitación.
  • Evita que los niños chateen después de horarios determinados que deberías acordar con ellos. Para eso puedes basarte en nuestros Contratos Familiares.
  • Permite a los menores conectarse sólo por un tiempo y en un horario predeterminado y acordado con ellos, siempre de día y no de noche.
  • Pregunta a tus hijos quienes son sus contactos y nuevos amigos y relaciones en Internet y quién esta detrás de cada correo electrónico pero, no invadas su privaciadad.
  • Evita que los niños se identifiquen con datos que delaten su edad u otro dato de caracter personal. Por ejemplo: ana_95 podría delatar que tu hija nació en 1995 o juan_13 podría delatar que tu hijo tiene 13 años de edad y es varón.
  • Intenta no dejar solos a los niños cuando estén conectados.
  • Habla habitualmente con los chicos sobre el uso de Internet y aconséjalos sobre las medidas de seguridad que deben tomar. Navega y aprende con ellos.
  • Verifica que los lugares públicos o cyber en donde navegan habitualmente dispongan de filtros de contenidos para menores de edad.
  • Explica a tus hijos que la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal es la misma en Internet que en la vida real.
  • Acompaña periódicamente a los chicos mientras están en Internet para conocer sus intereses y los amigos con quienes entablan comunicación.
  • Controla el uso de las cámaras web, su forma de habilitación y los contactos con quienes el menor la habilita. Si es posible limitar su utilización ya que puede ser la fuente de ataques como Grooming, Cyberbulling o Cybersexo por partes de abusadores.
  • Conoce algunos acrónimos que los menores podrían utilizar en el chat con personas mal intencionadas.
  • Construye junto a los niños reglas consensuadas para navegar y utilizar Internet. Para eso puedes basarte en nuestros Contratos Familiares.
  • Has que los menores conozcan y respeten la propiedad de los demás. Descargar o realizar copias ilegales del trabajos de otras personas (música, videojuegos y otros programas) puede ser considerado, según las leyes de cada país, plagio, robo o piratería y puede representar un problema legal para tí.
  • Intenta utilizar algún filtro o aplicación de Control Parental para que la misma controle los sitios a los que ingresas y su contenido.
  • Si utilizas un filtro, no lo consideres como sustituto de todo lo anterior, sino como una herramienta imperfecta destinada a ayudarte sólo cuando no puedes ejercer una supervisión directa, por falta de tiempo por ejemplo.

En el caso de las Redes Sociales, también deberías tener en cuenta estos aspectos cuando tú o tus hijos las utilizan:

  • Organiza tus contactos por grupos, y a la hora de publicar información, hacerla accesible de la forma más prudente. Por ejemplo, si es una foto personal, quizás no te convenga que la vean tus clientes.
  • Delimita quien vizualiza los datos publicados.
  • No coloques fotos de terceros, imágenes o caricaturas en el perfil personal.
  • No te contactes con el fin exclusivo de encuentro personal ya que puedes atraer a personas con males intenciones. No es aconsejable buscar gente por medio de Internet para conocer en la vida real, aunque dado el caso de que se desee hacer así, se recomienda fijar un lugar público y concurrido, a fines de tener asistencia ante un inconveniente desagradable.
  • A la hora de emitir una opinión en Internet, es necesario tomar en cuenta de que lo publicado podrá ser visto por muchas personas.
  • Las redes sociales han hecho muy fácil el proceso de aceptar una invitación a un grupo o aplicaciones. Lo mejor es medir la necesidad de suscribirnos o no.
  • No toleres comportamientos criminales o incorrectos y no abuses verbalmente de otros usuarios.
  • No añada contenidos pornográficos, de mal gusto, con publicidad o con spam a las redes.

En el caso de los juegos en línea también es recomendable considerar algunos puntos adicionales:

  • Lee cuidadosamente el nivel de clasificación del juego para obtener recomendaciones relacionadas a la edad apropiada del jugador.
  • Lee las cláusulas de privacidad, las condiciones de uso y los códigos de conducta de cada sitio.
  • Intenta limitar el tiempo de juego y que estas normas sean claras. Puedes basarte en nuestro Contrato Familiar.
  • Ten en cuenta que los juegos también suelen incorporar el chat y por ende sus riesgos asociados.
  • Pídele a tu hijo que te enseñe a jugar. Este ejercicio lo animara y te permitirá identificar posibles riesgos de seguridad, mientras te diviertes con él.

También puedes consultar las Preguntas Frecuentes que deberían conocerse sobre Internet y los menores.

Guía de formación TIC, creada por la Junta de Andalucía, para padres y madres de niños entre 3 y 11 años.

GUÍA FORMACIÓN TIC PARA PADRES

MEDIDAS PARA UN USO SEGURO DE INTERNET(Para los hijos)

Os recomiendo que leáis estas indicaciones y las tengáis siempre en cuenta. Es importante.

MEDIDAS PARA UN BUEN USO DE INTERNET

Un niño nunca pregunta lo que no quiere saber

Un niño nunca pregunta lo que no quiere saber

Por: Ana Pantaleoni

“Antes de nacer estamos en el cielo. Entonces nacemos. Y cuando morimos… pero eso no lo quiero, me da miedo porque no quiero quedarme para siempre allí”. Sentada en la silla detrás de la bicicleta, una niña de cuatro años habla de repente de la muerte. Tan de repente que su madre difícilmente sabe que contestar. Bastante tiene con aguantar en la bici. Es curioso la naturalidad con la que tratan los niños la muerte.

La niña de la bici estudió con tres años quién era Joan Miró. Y entonces descubrió que el pintor catalán estaba muerto. Así se acostumbró a hablar con él gritando al cielo el nombre de Miró. También ha descubierto rápidamente cómo nos acercamos a la muerte. “Son esas abuelitas”, dice, “que cada vez se hacen más mayores, su pelo se vuelve blanco y ellas se van haciendo más pequeñitas”.

¿Cómo abordar la muerte?

Desaconsejo tratar la muerte tipo: “ven, vamos a sentarnos a hablar” como si fuera un tema especial, sino más bien de forma cotidiana cuando se vaya terciando. La muerte debería tratarse como lo que es: algo natural. Y no apartar a los niños del abuelito enfermo, de los hospitales, de los funerales. Es muy adecuado utilizar las oportunidades que la vida brinda. Por ejemplo, la muerte de una mascota”. Así lo explica Begoña Elizalde, psicóloga especialista en duelo y pérdidas. Elizalde aboga por la sinceridad. Y se muestra rotunda: “Un niño nunca pregunta lo que no quiere saber”.

La psicóloga responde a la pregunta: “Dependiendo de su edad y su madurez, lo importante es transmitir con palabras que el niño entienda la idea de que la muerte es permanente e irreversible y que nunca más en la vida verá a esa persona. Por eso, hay que evitar eufemismos tipo “se ha ido” (porque entonces puede volver) o “está en el cielo, en una nube” (porque también puede volver perdiendo la idea de irreversibilidad). Si se contestan sus preguntas con sinceridad difícilmente se obsesionará con su muerte ni con la muerte en general. La integrará en su vida y la vivirá de forma natural”.