LA PIEDRA DE SOPA

En un pequeño pueblo, una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había llamado a su puerta un extraño, correctamente vestido, que le pedía algo de comer. ”Lo siento”, dijo ella, “pero ahora mismo no tengo nada en casa”.

“No se preocupe”, dijo amablemente el extraño.”Tengo una piedra de sopa en mi bolsillo, si usted me permitiera echarla en un puchero de agua hirviendo, yo haría la más exquisita sopa del mundo. Podría traer un puchero muy grande con agua, por favor”.

A la mujer le picó la curiosidad, puso el puchero al fuego y fue a contar el secreto de la piedra de sopa a sus vecinas. Cuando el agua rompió a hervir, todo el vecindario se había reunido allí para ver a aquel extraño y su piedra de sopa. El extraño dejó caer la piedra en el agua, luego le dio vueltas, probó una cucharada con verdadera delectación y exclamó: “¡Deliciosa! Lo único que necesita es unas cuantas patatas.”

“¡Yo tengo patatas en mi cocina!”, gritó una mujer. Y en pocos minutos estaba de regreso con una gran fuente de patatas peladas que fueron derechas al puchero. El extraño volvió a probar el brebaje.”¡Excelente!”, dijo; y añadió pensativamente: “Si tuviéramos un poco de carne, haríamos un cocido de lo más apetitoso….!”

Otra ama de casa salió zumbando y regresó con un pedazo de carne que el extraño, tras aceptarlo cortésmente, introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco y dijo: “¡Ah, que sabroso! Si tuviéramos unas cuantas verduras, sería perfecto, absolutamente perfecto…”

Una de las vecinas fue corriendo hasta su casa y volvió con una cesta llena de cebollas y zanahorias. Después de introducir las verduras en el puchero, el extraño probó nuevamente el guiso y, con tono autoritario, dijo: “La sal”. ”Aquí la tiene”, le dijo la dueña de la casa. A continuación dio orden: “Platos para todo el mundo”. La gente se apresuró a ir a sus casas en busca de platos. Algunos regresaron trayendo incluso pan y frutas.

Luego se sentaron a disfrutar de la espléndida comida, mientras el extraño repartía abundantes raciones de su increíble sopa .Todos se sentían extrañamente felices y mientras reían, charlaban y compartían por primera vez su comida. En medio del alborozo, el extraño se escabulló silenciosamente, dejando tras de sí la milagrosa piedra de sopa, que ellos podrían usar siempre que quisieran hacer la más deliciosa sopa del mundo.

Este cuento tradicional checo (extraído de http://conlaspalabras.files.wordpress.com/2008/02/la-piedra-de-sopa-cuento-checo.pdf)  nos habla de cómo las aportaciones de cada uno son necesarias para la comunidad. Si en lugar de una sopa, quisiéramos “cocinar” la paz, ¿qué ingredientes crees que necesitaríamos?

11 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Para conseguir “cocinar” lo principal sería que todos trataran de ser un poco mas tolerantes, al contrario de lo que se suele pensar, ya que a raíz de esto surgen muchos de los problemas, y en segundo lugar que poco a poco intentáramos ayudarnos entre nosotros, y sin que surja la violencia, pero en cambio, esto es solo una idea, porque aunque un grupo de personas quiera llevarlo acabo, con que solo uno valla a contra corriente ya no serviría de nada hacer el esfuerzo, porque seguiría habiendo peleas, pero, aun así, sería una sociedad más libre de guerras de lo que es ahora.
    De paso decir que me ha gustado la historia, la astucia de un hombre que quería comer, como consiguió unir a un vecindario.

  2. Se necesitan; solidaridad, bondad, humildad, igualdad, justicia y ganas de hacer cosas por los demás.
    En realidad es una receta muy simple y fácil pero no es la receta lo que falla. Hay otros ingredientes que se meten en la olla; Ambición, envidia, poder, egoísmo…
    Son muchos adjetivos con los que poder calificar los errores de la humanidad. No creo que la paz sea un camino, la paz esta ahi, esperando, pero todo la mantiene escondida. Muchos quieren la paz, otros no la necesitan, otros no saben lo que es y otros directamente no la quieren. No podemos estar todos contentos, ni tampoco contentar a todo el mundo. Que millones de personas pidan Paz no sirve de nada si los que la mantienen escondida la sigen manteniendo escondida.

  3. Pienso que se necesitaría igualdad en abundancia, humanidad, tolerancia, amistad,amor y una pizca de felicidad. Obtendríamos la receta perfecta.

  4. La receta perfecta para cocinar una sociedad ppacífica, se compone de cientos ingredientes, que son todas aquellas cualidades admirables en las personas de nuestro entorno.
    Básicamente, la paz no se compone de X número de ingredientes básicos
    Para vivir en una sociedad pacífica, y por lo tanto, disfrutar de la paz en estado puro, solo debemos ser buenas personas, tanto en lo personal como en lo exterior a nosotros.
    Y es que ser buena persona no se basa en hacer cosas buenas de vez en cuando, sino en ser. a la ves de generosos, un poco egoístas.
    Pero si tengo que poner la mano en el fuego y decir esos ”ingredientes” para construir la paz en si, mis ingredientes serían:
    Amor y bondad a raudales;
    Una pizca de egoismo (del bueno);
    Generosidad (cantidades generosas);
    Amor propio;
    Respeto, por todo y por todos;
    Y sobre todo, lo que se necesita en mayor medida, es que seamos b uenas personas.
    Eso es lo esencial.

  5. Se necesitan muchísimas cosas para lograr la paz, y un número muy grande de personas no estará de acuerdo con aportar algo para ello. Así que lo que podríamos hacer es empezar por nosotros mismos y nuestro pequeño mundo, el que nos rodea día a día. Cambiarnos nosotros mismos, para que el resto vea qué obtenemos con esto, y que ellos cambien también. Hacer siempre el bien, y respetar a todo el mundo, es motivo de unión, no de separación. Ser solidarios, generosos y un largo etcétera para estar contentos sea donde nos encontremos.

    • Eduardo en 22 enero, 2013 a las 10:20
    • Responder

    Para poder encontrar la paz lo primero es repetarse unos a los otros y luego llevarse bien entre todos.

    • Irimar en 22 enero, 2013 a las 10:24
    • Responder

    Pienso que en la receta para “cocinar” la paz necesitariamos humildad, amistad, esfuerzo bondad, solidaridad , respeto , amor y comprención..

    • Andrea en 22 enero, 2013 a las 10:40
    • Responder

    Cocinar la paz no sería tan sencillo como en la historia, hay demasiados contras, como las personas que se oponen a todo esto, prefieren la guerra matar pero no ser matado. Es muy complicado poner a tantas personas de acuerdo para lograr un mismo objetivo como es la paz.
    Serían necesarios el respeto, la NO violencia, solidaridad, igualdad… unos cuantos ingredientes bastante fáciles de conseguir si todos pusiéramos nuestro granito de arena.
    Cosa que actualmente parece imposible, muchos quieren la paz y otros muchos no la quieren pero tampoco quieren la guerra. El mundo es muy contradictorio.

  6. Si cada persona de este planeta pusiera un granito de arena, podríamos conseguir la Paz.

    • Eliana en 24 enero, 2013 a las 10:44
    • Responder

    Yo creo que para “cocinar” la paz necesitariamos añadir cada uno de su parte para así poder convivir con todo el mundo sin diferencias de razas, tamaños o formas de ser, aprender a compartir entre todos, compartir aquello que yo no tenga pero otro quizá si y ayudarnos.

    • Alejandro en 25 enero, 2013 a las 9:43
    • Responder

    Creo que para “cocinar” la paz todos deberíamos poner un poco de nuestra parte para conseguirlo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Ir a la barra de herramientas