La mujer y la lucha de clases

En el siguiente texto escrito por Engels, hace referencia a una cita de Marx. ¿Qué relación existe entre la lucha de clases y la opresión de la mujer?.

F. Engels
EL ORIGEN DE LA FAMILIA,
LA PROPIEDAD PRIVADA
Y EL ESTADO

Por tanto, la monogamia no aparece de ninguna manera en la historia como una reconciliación entre el hombre y la mujer, y menos aún como la forma más elevada de matrimonio. Por el contrario, entra en escena bajo la forma del esclavizamiento de un sexo por el otro, como la proclamación de un conflicto entre los sexos, desconocido hasta entonces en la prehistoria. En un viejo manuscrito inédito, redactado en 1846 por Marx y por mí[16], encuentro esta frase: “La primera división del trabajo es la que se hizo entre el hombre y la mujer para la procreación de hijos”. Y hoy puedo añadir: el primer antagonismo de clases que apareció en la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer en la monogamia; y la primera opresión de clases, con la del sexo femenino por el masculino. La monogamia fue un gran progreso histórico, pero al mismo tiempo inaugura, juntamente con la esclavitud y con las riquezas privadas, aquella época que dura hasta nuestros días y en la cual cada progreso es al mismo tiempo un regreso relativo y el bienestar y el desarrollo de unos verifícanse a expensas del dolor y de la represión de otros. La monogamia es la forma celular de la sociedad civilizada, en la cual podemos estudiar ya la naturaleza de las contradicciones y de los antagonismos que alcanzan su pleno desarrollo en esta sociedad.
Esta entrada fue publicada en MARX. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La mujer y la lucha de clases

  1. Anonymous dijo:

    El texto no lo entendi muy bien pero bueno al menos lo intente: La monogamia es el régimen familiar que prohíbe tener más de un cónyuge al mismo tiempo o dicho de otra manera, es el estado del hombre o de la mujer que solo se ha casado una vez. Al ver el significado de monogamia veo que está terminantemente prohibido que la familia tenga más de un hijo. En el texto veo la palabra esclavizamiento (esclavizar), en el que vemos que lo esclavizado es la mujer, y como vemos no es una “moda” de estas que hay ahora actualmente sino que también se vivía en la época de Engel. Veo que aunque no habla mal de ningún sexo me gusta lo que Marx y Engel escribieron (“La primera división del trabajo es la que se hizo entre el hombre y la mujer para la procreación de hijos”) ya que se supone que para Marx, trabajo significa la actividad encaminada a solucionar las necesidades del hombre usando y transformando lo que hay, que es la naturaleza. Por eso las necesidades del hombre también es traer a sus hijos al mundo, cuidarlos, educarlos y enseñarles las cosas bonitas y maravillosas de la vida.Saludos, Jonay Cubas

  2. Tienes razón en que el texto es un tanto complejo. Para entender un texto, es preciso hacerse preguntas sobre lo que afirma. El texto trata sobre la monogamia como forma de organización familiar. Pero esta dando por sentado que en la historia ha habido otras formas (poligamia, poliandria, …). Esto ya nos lleva al planteamiento de varias preguntas, ¿cómo explicar la evolución histórica de las distintas formas de familia? ¿Por qué en las sociedades modernas buguesas es este tipo de familia el que ha terminado dominando?;¿Tiene algo que ver la estructura familiar monogámica(hombre-mujer), con el resto de estructuración de la sociedad?, ¿por qué afirma el texto que la familia monogámica significa progreso y retroceso a la vez?La frase señalada “La primera división del trabajo es la que se hizo entre el hombre y la mujer para la procreación de hijos”, habla de que la familia monogámica tiene una finalidad: la procreación. Es cierto que es una explicación “naturalista”. No podía ser menos en Marx. Pero la frase habla de la “división del trabajo” anterior a la “división del trabajo” que se produce en la sociedad capitalista. Aquí es donde esta la clave. El fin de la familia es procrear hijos, de igual modo, el fin de la sociedad es “producir y distribuir riqueza”, pero ¿que papel juegan los hombres y mujeres concretos en esta tarea? ¿Todos cumplen el mismo papel? ¿Qué pasa con la igualdad? ¿qué pasa con la libertad?…..¿Alguien se atreve a responder a estas cuestiones tal y como ha hecho Jonay?Una cuestión interesante que plantea Jonay y da mucho que pensar: ¿cuando se dice que “las necesidades del hombre también es traer sus hijos al mundo, cuidarlos, educarlos y enseñarles las cosas bonitas y maravillosas de la vida”, estamos hablando de algo ideal o real? ¿Esto lo pueden hacer todas las familias o sólo algunas? ¿Puede haber algo de “ideologia” o “falsa conciencia” en este pensamiento? Enhorabuena Jonay por tu “intento” porque es muy fructifero, en la medida en que ayuda a seguir pensando.

  3. Anonymous dijo:

    Muchas Gracias Vicente por su comentario pero yo pienso una cosa, el cuidar a un hijo es algo real, debes cuidarlo, enseñarles los obstáculos de la vida para que no tropiece y, sobretodo, todas las familias pueden traer hijos al mundo, aunque algunos no puedan por condiciones economicas, sociales, etc… pero todo el mundo puede tener un hijo. Para muchos el hijo es lo que une mas a una familia. Como he oido decir muchas veces a personas mayores: el hijo es la alegría de la casa.Saludos, Jonay Cubas =D

  4. Anonymous dijo:

    Puede que si sea verdad que el texto sea algo “lioso”. Por ejemplo no sé cómo entender expresiones como “la monogamia no aparece de ninguna manera en la historia como una reconciliación entre el hombre y la mujer, y menos aún como la forma más elevada de matrimonio” no sé si lo dice en el buen o en el mal sentido de la palabra. Es como si nos diera a entender de que en algún momento lo que se veía como “normal” era el hecho de que se mantengan relaciones amorosas y sexuales exclusivamente de dos personas. Aunque se sabe que hay algunos países en los que cada hombre puede llegar a tener hasta siete familias. No entiendo que quiere decir con lo de “la forma más elevada de matrimonio” pero luego cuando dice lo de “Por el contrario, entra en escena bajo la forma del esclavizamiento de un sexo por el otro” es como si diera a entender que lo que quiere es demostrar que en el momento en el que la monogamia se puso en vigencia, se hizo para que uno de los sexos se encuentre sumido al otro, porque deben tener una familia o lo que sea…tal vez tenga una mente un poco perversa y es posible que ni el pobre Engels ni Marx quisieran dar a entender esto, o puede que sí puesto que no se decir si sobre esto estaba de acuerdo o no. Aunque más adelante da a entender que la monogamia fue un gran progreso histórico. Por otra parte aunque a mi compañerísimo Jonay Cubas le pareciera maravillosa la frase de que “La primera división del trabajo es la que se hizo entre el hombre y la mujer para la procreación de hijos” ya que, aunque estemos hablando del 1846 por eso no quiero que salpique a Marx y Engels aún así en nuestros tiempos las familias siguen teniendo la mentalidad de que una vez que contraen matrimonio, y nace su hijo, cada uno debe hacer lo que debe hacer, que es el papá a trabajar y la mamá a cuidar de la casa y de los niños. Es verdad que en las nuevas generaciones esto está más compartido ¿pero por qué hay necesidad de que se dividan los trabajos? ¿No pueden ambos hacer lo mismo? Que es a lo que el profe se refería con lo de si tanto mujeres como hombre cumplen las mismas tareas, si todos cumplen el mismo papel. Y no sé porque se tiene la mentalidad de que “marido + mujer = procreación” la verdad que es una ecuación que no entiendo. En muchas ocasiones hay familias que piensan que los hijos no van a jugar parte en su vida, porque creen que tienen otras expectativas (trabajos, viajes…) y ya se les tacha de egoístas. Claro está que espero que todo el mundo no piense igual que yo o nos extinguiríamos, pero aunque sea verdad tal y como dijo Jonay que tener hijos es lo mejor que puede pasar a un ser vivo, no debemos tomárnoslo como una obligación.Bueno, creo que entre más leo el texto más me lio asique aquí lo dejo con este remolino de cosas que acabo de soltar.Maribel Gómez Hernández

  5. Anonymous dijo:

    Desde mi punto de vista, parece que Engels tiene razón al decir que la monogamia es la forma mínima y primera del capitalismo. Éste la ha impuesto a todos sus esclavos como una forma sometedora, fácil de digerir y sobre todo, íntima. Es una forma esencial que necesita existir en la sociedad capitalista para alienarlos desde sus relaciones más estrechas y emotivas, que son las que se producen entre hombres y mujeres. El capitalismo, en su forma de matrimonio, controla hasta el acto más extraordinario que puede realizar el ser humano: la procreación. El capitalismo nos dice cuántos hijos se deben tener, cómo tenemos que educarlos, cuáles deben ser sus aspiraciones, etc. Además, para más inrri, el capitalismo enseña a la clase obrera que el más fuerte es el hombre, y que su labor es la de dominar a la mujer. De esta manera también se asegura de que el matrimonio funcione como la misma sociedad capitalista: hace que el hombre se sienta como una especie de “burgués” que domina a la mujer, la cual tiene como función atender todo aquello que concierne al bienestar del hombre. Todos estos rasgos coinciden, sin duda, con las características de este sistema caduco. Ya lo dejó muy claro Engels en con la frase “La monogamia es la forma celular de la sociedad civilizada”. Si alguna vez existió entre el hombre y la mujer una relación parecida al matrimonio, tuvo que ser algo muy distinto al concepto que tenemos de él hoy en día. En todo caso puede que haya sido una relación de responsabilidad, de compromiso y cooperación para la supervivencia tanto de los individuos como de la especie. Así sería, a todo caso, la forma correcta de monogamia, en la que no existen diferencias, represiones ni explotaciones.En cuanto a la situación actual de este conflicto, yo creo que, como no podía de ser de otra manera, poco a poco va cambiando nuestro concepto de matrimonio: hoy en día existe una mayor libertad e igualdad entre cónyugues. Hoy en día podemos elegir si queremos una relación homosexual o heterosexual, y dentro de cualquiera de ellas cualquier acto de represión y de abuso es rápidamente sancionado. Además, también podemos darnos cuenta de que el concepto de matrimonio engendrado por el capitalismo ha estado siempre en contradicción con la propia naturaleza del hombre: el matrimonio es la representación oficial de la relación monogámica, pero extraoficialmente y por debajo de ella encontramos las infidelidades, los deseos de evadirnos del compromiso y ser libres para relacionarnos con quien queramos y como queramos. Éste seguramente es, conjuntamente con la esencia capitalista del matrimonio monogámico, uno de los causantes de los problemas de pareja. Lo que sí es verdad es que, poco a poco, a través de las reivindicaciones sexuales que han hecho posible la aceptación de las parejas homosexuales estamos recuperando la libertad e igualdad arrebatadas por el capitalismo. Es posible que por aquí sea por donde está empezando la revolución social que nos haga libres e iguales.Joel Trejo Falcón

  6. Muy bien Joel. Es cierto, de acuerdo con el texto de Engels, que existe un paralelismo entre la división de clases sociales en la sociedad capitalista y la estructura de la familia monogámica: burgués-capitalista/proletariado (sociedad capitalista) y marido/mujer (familia monogámica). Es decir, la familia reproduce la situación de dominación de la sociedad. Pero quizás es un poco exagerado afirmar que “el capitalismo nos dice cuántos hijos se deben tener, cómo tenemos que educarlos, cuáles deben ser sus aspiraciones, etc”. A finales del siglo XIX comienza a gestarse el movimiento feminista, que poco a poco entrará en contacto con el marxismo. Este feminismo marxista considerará que la mujer esta doblemente explotada en la sociedad capitalista: como trabajadora (obrera) y como mujer. Por otro lado, hay que señalar e que el predominio de un tipo de familia tiene que ver con la moral o la religión dominante. Según Marx, la sociedad es un puzzle donde todas la piezas encajan. Por supuesto, un orden aparente (ideologizado) que esconde en su seno un desorden, una contradición, que es preciso conocer y transformar (filosofia) en un orden racional y justo. Marx mirado desde el presente, estaría invitándonos a la actitud de sospecha permanente acerca de las relaciones de dominación que se esconden detrás del orden establecido. Miremos al mundo concreto, material si queremos explicar las formas de pensar, las ideas. Detrás de todo pensamiento se esconde un interés material. Otro filósofo muy contrario a Marx, como es Nietzsche, llegará a similar conclusión: detrás de nuestros pensamientos se esconde siempre un interés vital. Ya lo veremos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.