En este blog se ofrecen contenidos rigurosos a la par que amenos para difundir los múltiples aspectos del extraordinario patrimonio biológico de nuestros ecosistemas, haciendo hincapié en la problemática en torno a su protección, conservación y uso sostenible.

Archiv para octubre, 2016

Tenerife alberga el 14% de la población española de la cotorra de Kramer, un ave invasora

Escrito por ServBiodiversidad el . Posteado en Noticias

Durante 2015, la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) realizó el primer censo nacional de cotorra de Kramer (Psittacula krameri). Tras prospectar más de 300 localidades pertenecientes a 150 municipios, se comprobó su presencia en siete comunidades autónomas y una ciudad autónoma, y se estimó que la población actual en España está en torno a 3.005 – 3.115 ejemplares.

En el caso de Canarias, cabe destacar que la provincia de Santa Cruz de Tenerife, con una población estimada de unas 425 – 434 cotorras, acumula casi el 14% de la población nacional. Estas aves se reparten entre Los Llanos de Aridane y Breña Alta en el caso de La Palma, y en Santa Cruz de Tenerife, Puerto de la Cruz y Arona en el de Tenerife. Sin embargo, la población a escala regional ha de ser mucho mayor, puesto que no se dispone de cifras recientes de las restantes islas, y al menos en Gran Canaria se conoce la existencia de importantes efectivos, en especial en los municipios de Las Palmas y San Bartolomé de Tirajana.

En Canarias está presente en Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, La Palma y Tenerife, mientras que en las restantes islas las observaciones se corresponden con escapes ocasionales. De todas ellas, los mayores contingentes de cotorras se concentran en Gran Canaria, La Palma y Tenerife, donde se encuentra establecida en áreas urbanas con jardines y arboledas.

La cotorra de Kramer es propia de África central y Asia, pero ha sido introducida con éxito en otros países, y en el caso de Europa ha conseguido establecerse en Gran Bretaña, Alemania y España, entre otros.

Según el Real Decreto 630/2013, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras, la cotorra de Kramer está incluida entre las especies cuya posesión, transporte, tráfico y comercio están prohibidos, ante posibles afecciones a la fauna autóctona, la vegetación y la agricultura.

El Grupo de Medio Ambiente (GRUMA) de la Policía Canaria realiza un seguimiento permanente para prevenir su comercio ilegal, tanto en tiendas como en internet, correspondiendo a los ayuntamientos y cabildos insulares el control de los individuos en libertad.

Taller sobre los sebadales de Canarias (10 y 11 de octubre de 2016)

Escrito por ServBiodiversidad el . Posteado en Biodiversidad, Canarias, Fuerteventura, Gran Canaria, La Gomera, Lanzarote, Medio marino, Tenerife

En el marco de un taller de trabajo organizado por la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, a través de su Dirección General de Protección de la Naturaleza, una treintena de gestores e investigadores del país, expertos en sebadales, acordaron establecer puentes de colaboración interadministrativa debido a la complejidad de desarrollar la estrategia de conservación de la seba (Cymodocea nodosa), una fanerógama marina protegida en Canarias.

Durante las jornadas, celebradas en Gran Canaria durante los días 10 y 11 de octubre, los expertos de diferentes administraciones, instituciones, centros de investigación y empresas debatieron y consensuaron diferentes aspectos relacionados con la conservación de la especie y su hábitat.

A lo largo de estos dos días, se definieron las bases para la generación de mapas de impacto que permitan una correcta gestión de la especie, teniendo en cuenta la necesidad de minimizar o eliminar los impactos como punto base para estabilizar la actual regresión en la que se encuentran los sebadales de Canarias.

En este encuentro se ha debatido, además, sobre la situación de la especie en el archipiélago, fuentes de perturbación más importantes, principales métodos para la protección y restauración de la misma, su genética local, etc., y se ha abordado de forma consensuada el contenido del Plan de Conservación de los sebadales, documento que detallará la estrategia a seguir para la conservación de esta especie que conforma un importante ecosistema marino en Canarias.

El taller ha contado con la participación del Gobierno de Canarias junto con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, como responsables de la redacción del Plan, además de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Instituto Español de Oceanografía, el Banco Español de Algas, el Instituto Tecnológico de Canarias, administraciones locales, así como empresas implicadas en la evaluación, seguimiento y conservación de la especie.

Este encuentro se ha estructurado en cuatro ejes temáticos: hábitats y especies, impactos, acciones de conservación y metodología de muestreo. Durante la primera jornada se procedió a la presentación del documento borrador del Plan de Conservación y de los resultados del seguimiento de las zonas de especial conservación y de la actualización de la cartografía de sebadales en las islas orientales, y en la segunda se disertó sobre las acciones de conservación y se procedió a la discusión general de objetivos.

 

Programa SEGA 2016: bencomia herreña (Bencomia sphaerocarpa Svent.)

Escrito por ServBiodiversidad el . Posteado en Biodiversidad, Canarias, Conservación, El Hierro, Flora, Medio terrestre, Programa de seguimiento

Especie vegetal exclusiva de la Isla del Meridiano, la bencomia herreña es un arbusto de 2-4 m de altura que suele presentar una ramificación abierta y abundante desde la base del tronco y un aspecto general cargado de tonalidades diversas (verdes, glaucos, grises, amarillos y pardos) que hacen que no destaque demasiado entre la vegetación de su entorno, ni siquiera cuando está en flor.

En el extremo de las ramas aparecen las hojas, agrupadas en rosetas. Las hojas son compuestas y están conformadas por un número impar de foliolos (13-15) opuestos y con el borde aserrado. Dichos foliolos son de forma oblonga a lanceolada y tienen el haz algo peloso y de color verde, mientras que el envés es de color glauco y más densamente pelosos. Las hojas más viejas amarillean, se secan y tardan en desprenderse de las ramas.

Las plantas de esta especie tardan en alcanzar la madurez sexual y se observan ejemplares de entre 1,5 a 2,5 m de altura en estado vegetativo y sin evidencias de haberse reproducido en años anteriores. Las flores son unisexuales y de muy pequeño tamaño, agrupándose en inflorescencias péndulas con forma de amento simple (de unos 10-25 cm de largo y 1 cm de ancho) y poco aparentes, al quedar semiocultas entre las hojas y tener tonalidades similares al resto de la planta. Estas inflorescencias pueden ser masculinas, femeninas e, incluso, bisexuales de modo que, en una misma subpoblación, pueden aparecer tanto plantas monoicas como dioicas . En las inflorescencias masculinas las flores aparecen dispuestas de forma laxa y son sésiles, de pétalos verdes y revolutos y con 40-45 estambres colgantes. Los frutos son carnosos y globosos (de unos 5 mm de diámetro), de color glauco-verdoso y, generalmente, monospermos.

El reciente estudio de seguimiento de poblaciones de Bencomia sphaerocarpa, realizado por el biólogo Juan Luis Silva Armas, se llevó a cabo mediante un trabajo de campo sistemático en el que se hicieron visitas a los lugares de presencia conocida y registrada para esta especie y áreas aledañas, así como a las inmediaciones del vivero forestal de La Frontera, procediéndose a realizar un censo de las distintas poblaciones basado en el conteo directo e indirecto de ejemplares y en el registro de las posiciones geográficas de los puntos en los que se observó su presencia.

El análisis comparativo de los resultados obtenidos, con respecto a los datos precedentes respecto al tamaño y distribución de las subpoblaciones de la bencomia herreña, evidencia que se ha producido un notable incremento del tamaño poblacional y un mínimo aumento de su área de ocupación como consecuencia de la constitución de una subpoblación introducida y asilvestrada en las inmediaciones del vivero forestal. Sin embargo, a partir de las observaciones y evidencias recopiladas in situ relativas al estado de las subpoblaciones naturales de esta especie (afectadas de forma especialmente acusada, debido al escaso número de ejemplares que conforma cada una de ellas, por la incidencia de factores de presión natural) y considerando, por otro lado, que ha finalizado el periodo de ejecución de su correspondiente plan de recuperación sin que se haya logrado alcanzar los objetivos previstos, se determina que tanto el estado de conservación de la población de Bencomia sphaerocarpa como su evolución previsible, a corto plazo, son desfavorables.